Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Parto confidencial: ¿ayuda para embarazadas en problemas?

dw.com dw.com 30-04-2014 Carla Bleiker / José Ospina-Valencia
Trabajo y embarazo, cada vez más compatibles. © 2014 DW.DE, Deutsche Welle Trabajo y embarazo, cada vez más compatibles.

Este 1° de mayo de 2014 entra en vigor en Alemania una Ley que permite el parto confidencial, más no anónimo. Una práctica que busca garantizar los derechos, tanto de la madre como del niño.

Las mujeres que han mantenido en secreto su embarazo entran en pánico cuando se acerca el parto. Gabriele Stangl, que asiste a estas mujeres en problemas cuenta que, una vez, “una mujer a punto de dar a luz se subió a un puente para suicidarse. Otra que, presa de la desesperación, quería estrellar su auto contra un árbol camino al hospital en donde debía dar a luz”. Ante el callejón sin salida en el que, aparentemente, se encuentran las mujeres que no quieren dar a conocer su embarazo, Stangl fundó, hace 14 años, la ONG “Babywiege”, en el Hospital Waldfriede de Berlín.

En esta “cuna con ventanilla” se pueden poner los bebés recién nacidos sin que se pueda ver a la persona que lo hace. Una vez que el niño está en el pequeño lecho, el personal de enfermería recibe una alarma acústica y puede acudir a atenderlo. Un lugar seguro, según sus defensores, de lo contrario, las mamás dejarían a los bebés en la calle y sin protección.

Stangl es maestra, pastora de la Iglesia luterana y mediadora. Ella supervisa la administración de la ventanilla para bebés y aconseja a las mujeres que llaman porque desean un parto anónimo en el hospital de Berlín-Zehlendorf. Stangl coordina todo con los médicos, las agencias de adopción y ayuda a las mujeres a perder el miedo, sin obligarlas a nada. "No puede obligar a una mujer en una situación tan crítica a que diga su nombre", dice Stangl.

No hay sustento jurídico

Ni las “ventanillas para bebés” ni el parto totalmente anónimo tienen una base jurídica en Alemania. Según la Constitución, todos los niños tienen derecho a conocer su propia ascendencia. Un derecho del cual se priva a los bebés que son depositados en las ventanillas anónimas o que nacen en el absoluto anonimato. Aún así, estas prácticas son toleradas en Alemania.

Terre des Hommes y el Consejo de Ética de Alemania protestan desde hace años contra la escotilla para bebés y los nacimientos completamente anónimos que, según dichas organizaciones, “anonimiza también la identidad de un niño”, dice Michael Heuer, portavoz de Terres des Hommes. Algo que, según Heuer, "está prohibido por la ley.

En Alemania, los padres están obligados a registrar el nacimiento de un niño, con los nombres de la madre y el padre. Pero con la introducción oficial de un “parto confidencial”, ya no serán necesarias las “ventanillas secretas” para bebés, apunta Heuer.

Garantía de los derechos de la madre y el bebé

Este 1° de mayo de 2014 entra en vigor la Ley que permite el parto confidencial, más no anónimo en Alemania. Así, una mujer puede dar a luz en una clínica o centro de maternidad sin tener que dar allí sus datos completos, como nombre y dirección. La condición es que la mujer debe haber pasado primero por un proceso de asesoramiento previo en el que le revela su identidad solo a una asistente que - bajo juramento - está obligada a mantener el secreto. Los datos con la identidad de la futura madre son guardados en un sobre sellado que es depositado en una caja de seguridad. Mínimo 16 años.

La madre debe firmar además un documento en el que aprueba la adopción del bebé. Una vez cumplidos los 16 años de edad, el (otrora) bebé nacido en el anonimato tiene el derecho a conocer y que le sean revelados los nombres de sus padres. Solo entonces las autoridades podrán abrir el sobre con las identidades de la madre o sus padres.

Una solución que busca respetar los deseos y los derechos, tanto de las madres en problemas, como de los futuros jóvenes. A partir de este jueves el ministerio alemán de Familia habilitará una línea telefónica de asistencia en alemán, inglés, turco, ruso y árabe.

Autor: Carla Bleiker / José Ospina-Valencia

Editor: Pablo Kummetz

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon