Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sangre roja, azul y hasta vampiros

dw.com dw.com 14-06-2016 Brigitte Osterath (rml/ers)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

En el Día Mundial del Donante de Sangre, que se celebra cada 14 de junio, le presentamos ocho curiosidades sobre la sangre, que nos parecieron fascinantes. ¿A usted también?

Los hombres tienen más sangre que las mujeres

Nuestra sangre constituye entre el siete y el ocho por ciento de nuestro peso corporal. Un hombre adulto, que pesa 70 kilogramos y mide 1,80 metros, tiene unos cinco litros de sangre en su cuerpo. Las mujeres del mismo tamaño y peso corporal tienen alrededor de medio litro menos. La cantidad exacta depende de la talla y el peso de la persona. Usted puede calcular su volumen exacto de sangre aquí.

El cuerpo sustituye rápidamente la sangre perdida

Durante una donación de sangre, el médico toma cerca de medio litro de sangre del paciente, alrededor del diez por ciento del volumen total de sangre en su cuerpo. El cuerpo reacciona reponiendo la sangre donada. Los diferentes componentes de la sangre se reponen en lapsos de diferente duración: los glóbulos blancos se reponen totalmente tras pocos días y lo mismo pasa con la parte líquida de la sangre, que contiene nutrientes, entre otros componentes. Los glóbulos rojos necesitan más tiempo: solo tras dos meses, su conteo vuelve a equipararse con el momento antes de la donación.

Perder dos litros de sangre puede ser fatal

Si el cuerpo pierde mucha sangre de una vez tras una lesión, no podrá recuperarse. A partir de una pérdida del 40 por ciento –cerca de dos litros−, el corazón es incapaz de mantener la circulación sanguínea, los órganos fallan y el paciente cae en coma. Solo una transfusión puede ayudarlo entonces.

¿Por qué (no) es roja la sangre?

Todos los vertebrados –incluidos aves, peces y reptiles− tienen sangre roja, pues su sangre contiene un pigmento: la hemoglobina. Esta proteína ferrosa transporta a través del cuerpo el oxígeno adherido a los glóbulos rojos.

La sangre de insectos, arañas, conchas, caracoles y cefalópodos como los pulpos, sin embargo, es azul, pues en vez de hemoglobina ferrosa, contiene hemocianina, cargada de cobre. La hemocianina, que cumple la misma función que la hemoglobina (aunque menos eficientemente), parece transparente si no está oxigenada, y azul verdoso si lo está.

¿Por qué tiene la sangre un olor metálico?

Científicos suecos y alemanes creen haber identificado la sustancia que da su olor característico a la sangre humana. Esta sustancia sería la trans-4,5-Epoxy-(E)-2-Decenal, un compuesto químico altamente volátil que atrae, evidentemente, a depredadores como los perros salvajes y los tigres.

¿Qué es una septicemia?

La sabiduría popular cree que una línea roja que conduce de la mano al corazón puede ser síntoma de un envenenamiento de la sangre. Pero no es cierto. Esa línea roja señala una linfangitis, una inflamación de los vasos linfáticos, que es bastante frecuente, pero se puede tratar con antibióticos.

Un verdadero envenamiento de la sangre, una septicemia, consiste en una inflamación de todo el cuerpo. La causa puede estar en cualquier infección, desde un un diente purulento a una neumonía, o una herida quirúrgica infectada con bacterias. Los patógenos y sus toxinas se extienden por el cuerpo a través de los vasos sanguíneos y la septicemia puede conducir rápidamente al shock y la muerte.

No solo los vampiros beben sangre

El murciélago vampiro es el único maífero que se alimenta de sangre. Vive en Sudamérica y Centroamérica. Ataca de noche, por ejemplo, al cuello y patas de caballos y reses. Pero también existe una especie de ave cantora bebedora de sangre: el pinzón vampiro, una subespecie de la familia del pinzón de Darwin, endémico de las Islas Galápagos. Se alimenta de la sangre de otros pichones de aves a los que picotea de forma desagradable pero no peligrosa para sus vidas. Para el pichón vampiro, esta práctica es vital: En las islas Wolf y Darwin, donde habita, no dispone de agua dulce, así que esta es su forma de ingerir líquido.

La sangre de toro fue utilizada como pintura

Los campesinos alemanes solían pintar sus casas con sangre de toro. Para ello, acumulaban la sangre de reses sacrificadas, la mezclaban con cal y algunos otros ingredientes y listo: el resultado era una pintura resistente a la intemperie, particularmente apreciada para entramados y suelos de madera.

Autor: Brigitte Osterath (rml/ers)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon