Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Subastan estampilla por US$9,5 millones

BBC News BBC News 17-06-2014 BBC Mundo
© Reuters

Una estampilla magenta de un centavo de la Guayana Británica -que data de 1856- fue subastada el martes en Nueva York por una cifra récord de US$9,5 millones.

La casa de subastas Sotheby's fue la encargada de organizar la puja.

Con este precio, el sello impreso en negro sobre papel magenta y de 2,5 cm por 3,2 cm, se convierte en la estampilla más cara jamás subastada y en el objeto de mayor valor por su peso y tamaño, de acuerdo con la casa de subastas Sotheby's.

"El sello postal fue vendido por aproximadamente US$9,5 millones, lo que significa que ha establecido un nuevo récord mundial para una estampilla", anunció David Redden, el subastador y director de proyectos especiales de Sotheby's.

En solo dos minutos, informó Sotheby's, un coleccionista anónimo adquirió telefónicamente la pieza cuyo precio inicial fue de US$4,5 millones.

La estampilla es la única superviviente de una serie especial reducida que fue impresa en la entonces colonia británica ubicada en el norte de Sudamérica.

Su último dueño fue John E. du Pont, heredero de la fortuna generada por la empresa de químicos DuPont y quien fue a prisión por matar de varios disparos en 1984 a un luchador olímpico.

Tony Bray, un comerciante internacional de estampillas con sede en el Reino Unido, explicó a la BBC por qué esta pieza en particular es tan buscada por los coleccionistas.

"Es un asunto de escasez en este caso", dice. "Hay sólo una estampilla en el mundo. Supuestamente había dos, pero entendemos que supuestamente du Pont destruyó una, para asegurarse de que quedara solo una en el mundo. Ha sido buscada por años y años y años; todo el mundo quería obtenerla".

La pieza -que muchos califican como la "Mona Lisa de las estampillas"- fue vendida por los albaceas de du Pont, quienes destinarán buena parte del dinero a la Fundación para la Conservación de la Fauna del Pacífico Euroasiático, una causa con la que du Pont simpatizaba.

A pesar de haber quedado por debajo de las previsiones, que establecían su precio entre US$10 millones y 20 millones, esta pieza volvió a batir el récord de precio pagado por un solo sello, como había conseguido cada vez que había salido a la venta, la última en 1980 por US$935.000.

Aun así, su precio está muy por encima de los US$2,2 millones pagados en 1996 por el llamado "Treskilling Amarillo", un sello sueco de 1855 que hasta hoy ostentaba el récord.

Nick Britton, editor de la revista What Investment, dijo a la BBC que el hecho de que la estampilla no haya sido exhibida durante un largo tiempo le confiere un valor especial.

"Nadie la ha visto, solo hay una. No hay muchas estampillas en el mundo con un solo ejemplar y el conocimiento de esto te ubica en un momento particular de la historia. Las estampillas tienen esa cualidad que quizás no tienen otras inversiones", dice Britton.

Una larga historia

El sello entró en circulación luego de que en 1856 se retrasara el envío de un lote de sellos desde Londres y el jefe de correos pidió a los impresores del diario Royal Gazette, en Georgetown, Guayana Británica, producir tres sellos hasta que llegara el envío: uno magenta de un centavo, uno magenta de cuatro centavos y uno azul de cuatro centavos.

La estampilla tiene la imagen de un buque de tres mástiles y el lema en latín de la colonia que rezaba: "Damos y esperamos de vuelta".

Su primer propietario fue un niño de 12 años que vivía en Sudamérica y quien la añadió a su colección tras hallarla entre unos documentos familiares en 1873.

Poco después la vendió a un coleccionista local, Neil McKinnon, por unos pocos chelines.

McKinnon la conservó por cinco años antes de venderla a un comerciante de Liverpool que reconoció la rareza de aquel sello postal. Pagó 120 libras y la vendió rápidamente por 150 libras al conde Philippe la Renotiere von Ferrary, uno de los más grandes coleccionistas de estampillas del mundo.

Tras su muerte en 1917, Ferrary -austríaco de habla italiana y residente en París- había donado su colección al Museo Postal de Berlín, pero las autoridades francesas la confiscaron como reparación tras la Primera Guerra Mundial.

La colección fue subastada en diversas fases entre 1921 y 1926 y el sello fue comprado en 1922 por un magnate textil estadounidense, Arthur Hind, quien pagó US$35.000, una cifra récord para este tipo de piezas.

En aquella puja, la oferta de Hind superó a la del rey George V.

Después de pasar por otros propietarios, el millonario estadounidense John E. du Pont, muerto en diciembre de 2010, pagó US$935.000 por el sello en una subasta en 1980, la última vez que este ejemplar único fue puesto a la venta hasta este martes.

Más de BBC News

image beaconimage beaconimage beacon