Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sudán del Sur intenta volver a la normalidad

dw.com dw.com 12-07-2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Después de los numerosos enfrentamientos, los habitantes de Yuba ven cómo el alto al fuego ha hecho que algunos comercios abran sus puertas.

El aeropuerto internacional de la capital de Sudán del Sur, así como algunos comercios, abrieron hoy (12.07.2016) sus puertas, después de que la relativa calma volvió a la ciudad, esto tras el cese de las hostilidades declarado ayer (11.06.2016) por las fuerzas enfrentadas desde el pasado jueves.

El aeródromo está de nuevo operativo y “no ha sufrido ningún daño pese a los fuertes enfrentamientos que tuvieron lugar en sus proximidades”, indicó la Autoridad Civil de Aviación. Asimismo, hoy se espera “un éxodo masivo de trabajadores nacionales e internacionales”, después de que muchas embajadas y organizaciones aconsejaron a su personal dejar las instalaciones, quedando sólo funcionarios esenciales en estos edificios.

Los gobiernos de Uganda y Japón tienen previsto evacuar a sus ciudadanos, una medida que se espera repliquen otros países.

Después del llamado del presidente, Salva Kiir, las fuerzas gubernamentales están volviendo a sus unidades, después de que su opositor, Riek Machar aceptara el alto el fuego, terminando en el cese de hostilidades, al menos provisionalmente.

Abandono masivo

Según Naciones Unidas, hasta ahora 36 mil personas han huido de Yuba desde el viernes, cuando estallaron los enfrentamientos más fuertes. Este número se incrementará durante la jornada de hoy con el escape de habitantes internacionales que trabajan en Sudán del Sur.

Los desplazados que no pueden salir del país, han buscado refugio en sitios administrados por la ONU, siendo los más afectados mujeres y niños. A la violenta situación se agregan las lluvias incesantes que han complicado más el día a día de los civiles en la zona.

Hasta ahora se sabe en forma oficial que han muerto 300 personas a raíz de los enfrentamientos que tienen su inicio el 2013, cuando el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, denunció que su vicepresidente, Rieck Machar, intentaba un golpe de Estado.

MN (efe, afp)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon