Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Temen un WikiLeaks en Brasil por un ataque de hackers a Itamaraty

INFOnews INFOnews 28-05-2014 INFOnews
Photo © infonews Photo Photo © infonews Photo

Nota de Tiempo Argentino

En el gobierno de Brasil temen que un ataque informático masivo a la Cancillería de ese país desate un nuevo "WikiLeaks tropical", es decir, una filtración y publicación de documentos clasificados como la que impulsó la organización comandada por Julian Assange pero que ponga en riesgo información privilegiada del país sudamericano y de sus relaciones internacionales.

La Cancillería brasileña confirmó ayer que "hackers" infiltraron el sistema de comunicaciones internas, archivos y correos electrónicos del Palacio de Itamaraty, donde funciona el Ministerio de Exteriores en Brasilia, y también de las embajadas en varios países. La noticia sobre el ataque cibernético fue publicada primero por la edición electrónica del diario Folha de São Paulo, donde se informa que uno de los sistemas invadidos es el llamado Intradocs, en el que circulan documentos reservados. Entre este material aparecen, por ejemplo, los textos preparatorios de la visita a Brasil del vicepresidente estadounidense Joe Biden durante el Mundial de 2014. El diario agregó que hasta ahora no se informó a qué tipo de información lograron acceder los "hackers" y cuál es el riesgo de filtraciones de comunicaciones secretas o confidenciales ni siquiera de dónde serían.

Voceros de la Cancillería lo confirmaron al canal televisivo Globo News y apuntaron que el sistema fue desconectado y volvería a operar en las próximas horas. El ataque es investigado por la Policía Federal y por el Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia.

Si bien no está determinada la cantidad de correos afectados, se calcula que el potencial de víctimas supera a los 1500 diplomáticos brasileños en todo el mundo. La cifra podría triplicarse si se tienen en cuenta a los empleados pertenecientes a la Cancillería y los que trabajan en las diferentes embajadas.

Un documento interno de la Cancillería al que tuvo acceso Folha afirma que los ataques se iniciaron el 19 de mayo pasado, mediante el envío de falsos mensajes oficiales a las cuentas institucionales @itamaraty.gov.br, que al ser abiertos, permitían a los hackers capturar las cuentas individuales de los usuarios, en un método conocido como "phishing".

En el texto de esos e-mails se mencionaba el acto de vandalismo sufrido por la representación brasileña en Alemania, el pasado 12 de mayo, en el marco de una protesta por los gastos del Mundial. "Al abrir el archivo adjunto, se capturaba la contraseña", indicó el diario.

Un diplomático consultado afirmó, bajo condición de anonimato, que todavía se ignora el alcance de los perjuicios causados. "Y si se supiera no se divulgaría. Ese tipo de información es útil para la defensa propia y a la vez preciosa el hacker, ya que puede evaluar lo que obtuvo. No se muestran las cartas al enemigo", subrayó. A su vez, advirtió que "uno de los temores es el de que estemos ante un nuevo WikiLeaks", en referencia a la organización que publicó en Internet documentos diplomáticos secretos de Estados Unidos.

En el mismo medio se afirma que el sistema informático de la Cancillería era considerado "precario" por los propios funcionarios, y que recién en enero pasado se produjo la migración de cuentas personales a la extensión institucional @itamaraty.gov.br.

Aquel viaje suspendido

En septiembre del año pasado, la presidenta brasileña Dilma Rousseff decidió postergar una visita oficial a la Casa Blanca, programada para octubre, debido a que no estaban "dadas las condiciones" para realizar el viaje. Durante esos días, la revelación sobre el espionaje realizado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a varios gobiernos –entre ellos el de Brasil y especialmente la presidenta– sacudía a la diplomacia internacional, gracias a la filtración del ex topo de la CIA, Edward Snowden.

Dilma justificó su decisión al afirmar que hasta ese momento no había recibido "explicaciones" de Estados Unidos en torno al caso de espionaje, ni tampoco "el compromiso de que cesarán las actividades de interceptación" de mensajes, llamadas y correos electrónicos. La decisión fue tomada en forma conjunta por Rousseff y el presidente estadounidense, Barack Obama.

Meses después, el propio Snowden elogió la actitud tomada por la mandataria brasileña. Snowden y recordó la forma en que Brasil fue afectado por el espionaje estadounidense. "La NSA y otras agencias dicen que, por nuestra propia seguridad, en nombre de la seguridad de Rousseff y de la Petrobras, revocaron nuestro derecho a la privacidad e invadieron nuestras vidas, y lo hicieron sin pedir permiso a la población de ningún país", dijo.

Más de INFOnews

image beaconimage beaconimage beacon