Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tras una violenta marcha, Rousseff garantizó seguridad en el Mundial

Tiempo Argentino Tiempo Argentino 29-05-2014 Tiempo Argentino
Tras una violenta marcha, Rousseff garantizó seguridad en el Mundial © INFOnews Tras una violenta marcha, Rousseff garantizó seguridad en el Mundial

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, reiteró ayer que su gobierno garantizará la seguridad durante el Mundial de Fútbol, luego de la violenta manifestación del martes frente al estadio mundialista de Brasilia, cuando se enfrentaron efectivos de las fuerzas de seguridad y Activistas del Comité Popular contra la Copa, que comenzará dentro de 14 días. Además, el entrenador del seleccionado brasileño fue víctima de hackers que divulgaron algunas informaciones personales. La Iglesia responsabilizó por los hechos a la policía, por haber reprimido a los manifestantes.
"No va a ocurrir en la Copa del Mundo lo que pasó en la Copa de las Confederaciones", prometió Rousseff, según lo indicaron empresarios que fueron recibidos ayer por la mandataria. En esa competición, realizada en junio de 2013, se habían llevado a cabo multitudinarias manifestaciones en las calles, que concluyeron con violentos enfrentamientos con la policía.
Lo cierto es que el clima de tensión por las cada vez más masivas manifestaciones anti-Mundial pareciera cobrar mayor relevancia a medida que se acerca el inicio de la competición, el próximo 12 de junio, cuando se enfrentarán en el partido inaugural el seleccionado local frente a Croacia.
El martes se registraron fuertes enfrentamientos en las cercanías del Estadio Nacional Mané Garrincha, ubicado a dos kilómetros del Palacio del Planalto, entre Activistas del Comité Popular contra la Copa, del Movimiento de Trabajadores Sin Techo, militantes de izquierda e indígenas, y efectivos de la policía, dejando un saldo de un efectivo lastimado por recibir un flechazo y cuatro manifestantes heridos.
Fueron al menos 2500 las personas que marcharon en repudio a la realización de la Copa del Mundo en Brasil, debido a los altos costos que implica su preparación, y que fueron reprimidas con gases lacrimógenos por los más de 900 efectivos de las fuerzas de seguridad brasileñas. Las cámaras de seguridad captaron la increíble imagen de un militante que reaccionó a los gases lacrimógenos lanzándole una flecha a un policía, que resultó malherido. Además, un camión del Cuerpo de Bomberos irrumpió velozmente ante una columna de personas, que reaccionaron con puntapiés e insultos ante la agresión.
El estadio, donde se jugarán siete partidos del Mundial y cuya construcción demandó el doble del costo previsto en el presupuesto original, se encuentra situado sobre el Eje Monumental, principal arteria de la capital, a unos dos kilómetros de la Presidencia de la República.
Estos disturbios generaron un caos vehicular en las principales avenidas de la capital y tornaron imposible que el público presente pudiera visitar la Copa del Mundo que es exhibida en varios estados, según informó la oficina de prensa de la Policía Militarizada. Además, el embotellamiento de cerca de 30 kilómetros en Brasilia afectó incluso al automóvil de uno de los empresarios que asistían a una reunión con Rousseff.
Por último, hackers divulgaron ayer datos personales del entrenador del seleccionado, Luiz Felipe Scolari, que incluyeron informaciones sobre sus supuestas cuentas bancarias. De esa forma, los piratas cibernéticos repudiaron a "Felipao", quien hace algunos días declaró que no se preocupa por las protestas y cuestionó a quienes se oponen a la Copa del Mundo.  «

     

Más huelgas de transporte

Una huelga de choferes de autobús afectó ayer a cuatro ciudades brasileñas, entre las que están Río de Janeiro y Salvador de Bahía, dos de las 12 sedes del Mundial de fútbol de Brasil 2014, que empieza dentro de dos semanas.
La situación más grave es la de la capital del estado de Bahía, donde los 2,8 millones de habitantes vivieron el tercer día consecutivo de caos a raíz del paro de los trabajadores, que demandan un aumento salarial del 12 por ciento y rechazan la oferta del 9 por ciento presentada por los propietarios de las empresas.
En Río de Janeiro, la tercera huelga de conductores de autobús convocada en lo que va del mes de mayo –en demanda de un aumento salarial del 40%– tuvo ayer adhesión parcial. Según la secretaría de Transportes de la ciudad y la asociación de los propietarios de las empresas de autobús, casi la totalidad de la flota circuló normalmente.
Además, paros similares ocurrieron en la norteña ciudad de San Luis –capital del estado de Maranhao– y en la capital del sureño estado de Santa Catarina, Florianópolis.

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon