Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Turquía acusa al Papa de ser un “cruzado”

dw.com dw.com 26-06-2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

El uso de la palabra genocidio para referirse a la masacre de un millón y medio de armenios a manos del Imperio Otomano volvió a molestar en Ankara.

Las referencias del papa Francisco al genocidio armenio durante su visita a Armenia, que finalizó hoy (26.06.2016), generaron nuevamente molestia en Turquía. Así lo hizo saber el viceprimer ministro del Gobierno turco, Nurettin Canikli, quien acusó al papa de tener la “mentalidad de un cruzado”. De acuerdo con la agencia de noticias Anadolu. Canikli explicó que la declaración dada por Francisco sobre lo ocurrido en 1915 no es objetiva.

Francisco ya había llamado la persecución de los cristianos armenios como genocidio al inicio de su visita de tres días a la ex república soviética, reforzando sus palabras de 2015. Además, visitó un monumento recordatorio del genocidio en Eriwan. “Rezo con dolor en mi corazón por que no vuelvan a suceder tragedias como ésta”, escribió el papa en el libro de visitas del monumento.

Al cierre de su visita a Armenia, Francisco firmó hoy una declaración junto al líder de la Iglesia armenia, Catholicos Karekin II. En ella recuerdan una vez más la masacre y emplean la palabra genocidio. Después, en un gesto de reconciliación, el papa soltó en un convento cercano de la frontera cerrada turca palomas de la paz.

La respuesta del Vaticano

El Vaticano, por su parte, rechazó las acusaciones provenientes del Gobierno de Ankara. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que Francisco no es un cruzado. “El Papa no está en ninguna cruzada. Él no está tratando de organizar guerras o construir muros, sino que quiere construir puentes”, afirmó y además agregó que el Papa “no ha dicho ninguna palabra contra el pueblo turco”.

Francisco utilizó por primera vez la palabra genocidio el año pasado, en una ceremonia en el Vaticano. Una enfurecida Turquía respondió retirando a su embajador en el Vaticano, al que mantuvo alejado de sus funciones durante 10 meses.

Turquía acepta que muchos cristianos armenios, que vivían en el Imperio Otomano murieron en los enfrentamientos con las fuerzas otomanas durante la Primera Guerra Mundial, pero discrepa en las cifras y niega que las muertes hayan sido orquestadas sistemáticamente y que constituyan un genocidio.

MN (efe, Reuters)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon