Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Unión Europea: ¿quién será el próximo presidente de la Comisión?

dw.com dw.com 27-05-2014 Bernd Riegert (CP)
Jean-Claude Juncker (izq.) y Martin Schulz. © 2014 DW.DE, Deutsche Welle Jean-Claude Juncker (izq.) y Martin Schulz.

Luego de las elecciones para el Parlamento Europeo, los partidos negocian quién ocupará la presidencia de la Comisión Europea.

Ambos son, en realidad, buenos amigos en el escenario político europeo: Jean-Claude Juncker y Martin Schulz. El ex primer ministro de Luxemburgo y el presidente del Parlamento Europeo (PE) se conocen desde hace décadas, pero ahora se disputan la presidencia de la Comisión Europea. Schulz quiere ser presidente de la Comisión, a pesar de que el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) solo logró 189 escaños de los 751, por lo cual es la segunda mayor fuerza en el PE. Juncker, del Partido Popular Europeo (PPE) obtuvo 214 escaños, y cuenta con el mayor respaldo.

Ninguno de los dos candidatos podrá lograr la presidencia de la CE sin el apoyo de una coalición. Solo si los dos grandes grupos se unen obtendrán la mayoría absoluta necesaria. Todas las otras constelaciones posibles –alianzas con la izquierda, con los liberales o con los verdes- no son suficientes. El jefe del Partido de los Socialistas Europeos, Sergéi Stánishev, anunció el lunes en conferencia de prensa que tanto Martin Schulz como Jean-Claude Juncker buscarán una mayoría. “Ahora comenzaremos con las conversaciones con otros partidos políticos para crear las condiciones para una mayoría democrática y estable en el Parlamento Europeo”, dijo.

Martin Schulz es respaldado por el SPD alemán, cuyo presidente, Sigmar Gabriel, dijo en Berlín que los conservadores deben “hacer ofertas a los socialistas”. La canciller alemana, Angela Merkel, quien lidera la coalición de democristianos y socialdemócratas en Alemania, apoya al candidato conservador Juncker de manera oficial, pero sin gran entusiasmo: “Iremos a las negociaciones con Jean-Claude Juncker a la cabeza”, dijo Merkel. Este martes, los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la UE se ocuparán de negociar los cargos, no solo el de presidente de la CE, sino también el de presidente del Consejo Europeo, el de Alto representante para Asuntos Exteriores y el de presidente dle Eurogrupo.

Frenar avance de la extrema derecha y de euroescépticos

Para poder tomar las decisiones correctas y lograr un Parlamento que trabaje de manera eficiente y esté en condiciones de aprobar leyes, los conservadores, los socialistas, los liberales y los verdes tendrán que cooperar entre sí, opina Daniel Gros, jefe del equipo de expertos “Centre for European Policy Studies”, de Bruselas. “Para obtener una mayoría, dos o cuatro de los partidos establecidos tendrán que negociar entre ellos de manera algo menos transparente que hasta ahora. Eso es inevitable, pero podría dar la impresión de que el proceso no es del todo democrático”, señaló Gros en entrevista con Deutsche Welle. Solo así, los partidos lograrían, según él, reaccionar adecuadamente a los fuertes avances de los partidos radicales y euroescépticos en el parlamento. El xenófobo Frente Nacional en Francia, el euroescéptico UKIP en Reino Unido y el Partido Popular danés son una “catástrofe” para dichos países. Pero para la totalidad del Parlamento Europeo, es algo que no tiene demasiada significancia. “Son mensajes a los Gobiernos nacionales, pero no a Europa”.

Tampoco el candidato principal, Jean-Claude Juncker, quien podría ser el próximo presidente de la CE, ve en esos resultados un cambio drástico de rumbo. “No creo que el resultado electoral en Francia influya en al política de crecimiento y consolidación económica que definimos en los últimos años en Europa. El Gobierno francés sabe muy bien que tiene que sanear su presupuesto”, explicó Juncker.

El líder de la fracción liberal en el Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, llamó a las dos grandes fracciones y a los jefes de Estado y de Gobierno a ponerse de acuerdo rápidamente. Un proceso demasiado largo, después del cual tal vez ni Juncker ni Schulz resulten presidentes de la Comisión Europea, sería perjudicial para la democracia. “La lucha electoral no fue solo un juego. No podemos hacerle eso a los electores”. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que se jubilará en noviembre, dijo hace tres semanas a Deutsche Welle que “aún serán necesarias dos cumbres extraordinarias en julio, y tal vez también en septiembre, para poder llegar a una solución en octubre.”

Autor: Bernd Riegert (CP)

Editor: Pablo Kummetz

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon