Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Valores que no son nuevos en francisco

Tiempo Argentino Tiempo Argentino 27-05-2014 Guillermo Marcó


El diálogo interreligioso es muy interesante y se da desde las bases. Me animaría a decir desde la escuela pública que nosotros hemos ido construyendo lentamente, venciendo todo tipo de prejuicios y fundamentalismos.
Vemos con enorme felicidad esta iniciativa del Papa Francisco de convocar a las partes a rezar en Roma por la paz, que es un bien de todos. Ya que, como dice el Sumo Pontífice, no tenerla es una tragedia.
Lo cierto es que estos valores que viene inculcando Francisco desde que llegó al Papado no son nuevos en la vida de Bergoglio. Son los mismos que toda la vida sostuvo. Es la continuidad de lo que hizo acá, cuando era menos conocido, y lo que hoy hace allá. Si uno rastrea sus viejos discursos notará que la cultura del diálogo y del encuentro siempre estuvo presente en su cabeza.  Asimismo, su amor por los pobres y los más desprotegidos, la lucha contra la trata de personas y la identidad religiosa también estuvieron siempre en su agenda.
Todo lo que está haciendo el Papa Francisco tiene una correlación con su historia y con sus valores. No son algo nuevo en su vida. Lo que pasa es que ahora, desde el lugar  que ocupa en Roma, sus acciones alcanzan una visibilidad y una llegada mucho más grande.
Respecto a lo que pueda pasar entre Israel y Palestina, considero que todo paso que se dé será motivo de optimismo. Y es que esto es algo que en algún momento de la historia se tendrá que dar, porque se trata de dos pueblos que comparten no sólo una tierra, sino también muchas tradiciones. En algún momento tendrán  que ponerse de acuerdo para llegar a una paz que satisfaga a todos.
La novedad del asunto es la decisión de reunir a las partes, porque hasta ahora los acercamientos que había planteado Estados Unidos no incluía reunirlos. El hecho de que después de muchos años ambas partes vuelvan a verse las caras es un dato sumamente alentador para la paz en la región.

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon