Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Qué hizo la canadiense Maggie MacDonnell para convertirse en la "Mejor maestra del mundo"

logotipo de BBC Mundo BBC Mundo 20-03-2017

 

Maggie MacDonnell: MacDonnell dio las gracias a Fundación Varkey por "prestar atención a una comunidad indígena tan pequeña y única".

MacDonnell dio las gracias a Fundación Varkey por "prestar atención a una comunidad indígena tan pequeña y única".
© AFP

Salluit, una remota localidad en el Ártico canadiense con poco más de 1.300 habitantes, apareció este lunes en medios de todo el mundo gracias a una profesora.

Se trata de Maggie MacDonnell, quien acaba de recibir el premio a la "Mejor maestra del mundo" que otorga la Fundación Varkey y que está dotado con US$1 millón.

Durante su discurso de aceptación del premio en una ceremonia que se llevó a cabo este domingo en Dubái, MacDonnell dijo que había enseñado en países como Tanzania, Botswana y El Congo, pero que nunca había visto nada igual a lo que experimentó en la comunidad indígena inuit que reside en Salluit.

"He sido testigo de 10 suicidios en tan solo dos años (...) El recuerdo que aún me persigue es haber visto a estos jóvenes canadienses enterrando a sus propios compañeros de clase", dijo.

La comunidad aborigen inuit se ha enfrentado en años recientes a grave un problema de suicidios juveniles.     

Solo en 2015, seis jóvenes entre 18 y 25 años se suicidaron en Salluit.

Además de esta crisis, MacDonnell también se encontró con unos altos niveles de deserción escolar, embarazos juveniles y abuso sexual cuando se mudó hace siete años a la fría y aislada localidad, donde solo es posible llegar en avión.

La maestra puso en marcha nuevas modalidades de enseñanza en la escuela Ikusik y estas empezaron a dar buenos resultados.

Alternativas al aula

MacDonnell implementó programas que iban más allá de actividades dentro del aula de clases.

El Consejo Escolar de Kativik, al que pertenece la escuela donde trabaja, reconoció a la profesora en su página web por haber logrado "con éxito" tres proyectos.     

En primer lugar, estableció un centro de entrenamiento y un club de corredores, con el objetivo de que los estudiantes aprovecharan el ejercicio físico para desarrollar resiliencia.

Según el ente educativo, varios miembros de dicho club participaron en competencias dentro del país y en el extranjero, triunfando en algunas de ellas.

Además, creó un programa de liderazgo para mujeres e impulsó que se estableciera una cocina comunitaria y se impartieran clases de mecánica para bicicletas.     

"El enfoque educativo de Maggie ha motivado a los niños que tienen una vida difícil en casa", dijo el maestro y colega de MacDonnell, Iain Campbell, en un video publicado en el sitio web de la Fundación Varkey.

Premio

Cuando figuró entre los 10 finalistas del premio Global Teacher Prize, MacDonnell pidió asistir a la ceremonia con tres de sus exalumnos.

La maestra compitió con otros 20.000 educadores que fueron considerados por los organizadores del galardón.

Al recibirlo el premio, MacDonnell dio las gracias a Fundación Varkey por "prestar atención a una comunidad indígena tan pequeña y única".     

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, felicitó a la maestra momentos después y aseguró que MacDonnell está "moldeando el futuro".

Desde Dubái, MacDonnell habló en una entrevista de radio sobre lo que quiere hacer con el US$1 millón que obtuvo como recompensa por su trabajo.

"Mi sueño sería crear una ONG con mis estudiantes que se enfocara en traer de vuelta la cultura del kayak a la comunidad, pero a través el cuidado del medio ambiente y el compromiso de los jóvenes", le dijo a la emisora Quebec AM.

Más de BBC Mundo

image beaconimage beaconimage beacon