Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Australia intenta mantener producción de Toyota tras salida de General Motors

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Sídney (Australia), 12 dic (EFE).- El primer ministro de Australia, Tony Abbott, dijo hoy que negocia con Toyota para que la empresa siga fabricando coches en el país, un día después de que Holden, filial de General Motors, anunciara el cese de su producción local a finales de 2017.

Abbott dijo al Canal 9 que habló anoche con el director ejecutivo de Toyota en Australia, Max Yasuda, para expresarle el deseo del Gobierno de que se queden en el país.

El primer ministro aseguró que el caso de Toyota en Australia "es diferente" al de Holden porque "mucha de su producción local es para la exportación".

Abbott lamentó que la ayuda que se le ha dado a Holden como parte de las medidas para mantener a flote la industria automotriz en el país no hayan sido suficiente para mantener la producción más allá del 2017.

Según un estudio del Instituto Nacional de Investigación Económica e Industrial, el cierre de Holden, que solo mantendrá en Australia su negocio de ventas, distribución de recambio y diseño, supondrá la pérdida de unos 2.900 empleos directos y 65.400 indirectos.

El cese de las operaciones dentro de cuatro años supondrá para la economía australiana pérdidas de unos 3.626 millones de dólares (2.629 millones de euros), según el estudio citado por el diario "The Australian Financial Review".

El Gobierno no ha aclarado si ofrecerá financiación a Toyota, que en será el único fabricante de coches que seguirá operando en el país después de 2017, después de que supuestamente rechazará dar a Holden una ayuda suplementaria de unos 135 millones de dólares (98 millones de euros).

El ministro de Industrias, Ian Macfarlane, dijo a la ABC que el dinero que se iba a destinar para Holden a través del Plan de Transformación Automotriz podría pasar a manos de Toyota.

Pero Abbott indicó que Toyota no tendrá dinero extra tras asegurar que la industria automotriz tiene una financiación generosa y que, en todo caso, el futuro del gigante del motor en Australia es asunto de ellos.

"Una cosa que no vamos a hacer es tirar más dinero en este problema", acotó Abbott.

El Gobierno todavía dispone de 904 millones de dólares (655 millones de euros) hasta 2015 del plan de asistencia para el sector automotriz que ha implementado la coalición gobernante y una cifra similar para después de esa fecha.

Además de Holden, Ford anunció con anterioridad que cerrará sus plantas australianas de ensamblaje de coches en 2016, medida que ya tomó Mitsubishi hace cuatro años.EFE

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon