Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Creciente interés en el mundo del automóvil por arreglar sus defectos

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Julio César Rivas

Toronto (Canadá), 9 abr (EFE).- Toyota llamó hoy a revisión 2,25 millones de vehículos en Norteamérica, parte de una masiva revisión de 6,4 millones de automóviles en todo el mundo, el último capítulo de lo que parece ser un creciente interés en el mundo del automóvil por arreglar sus defectos.

Al menos en Norteamérica, las llamadas a revisión están al alza. En 2012, los vehículos afectados por defectos sumaron 16,4 millones. En 2013 la cifra subió a 22 millones. En lo que va de 2014 ya son 9 millones.

Los vehículos de Toyota afectados por la llamada a revisión en Norteamérica sufren dos problemas distintos. La mayoría de los 2,25 millones de automóviles afectados en Estados Unidos y Canadá sufren un defecto con un cable del sistema de airbag que puede ser dañado por el giro del volante.

En caso de que el cable resulte dañado, los airbag de los vehículos afectados (de los modelos RAV4, Tacoma, Yaris, Corolla y Matrix) no funcionaría.

El segundo defecto afecta a los asientos delanteros de los modelos Yaris y Scion xD. Un muelle defectuoso puede provocar que los asientos parezcan estar en la posición correcta pero en caso de accidente las butacas se pueden desplazar provocando lesiones a sus ocupantes.

Estas dos llamadas a revisión de Toyota se producen en un momento de gran alerta entre los fabricantes de automóviles en Norteamérica sobre las consecuencias de retrasar, o parecer que se retrasan, acciones para reparar defectos en sus vehículos.

General Motors (GM) está siendo investigado por el Departamento de Justicia, el Congreso y la Administración Nacional de la Seguridad en la Carretera (NHTSA) por su retraso en la reparación de un defecto en el sistema de encendido de sus vehículo que ha provocado al menos 13 muertos en Estados Unidos.

GM parece que sabía desde el año 2001 que el sistema de ignición que estaba instalando en sus vehículos tenía un problema de diseño que lo hacía propenso a colocarse en la posición de apagado de forma inesperada mientras el automóvil estaba en funcionamiento.

La desconexión del vehículo en plena marcha no sólo suponía una creciente dificultad para controlar el vehículo por la falta de dirección asistida sino que también suponía la desconexión del sistema de airbag por la falta de corriente eléctrica.

Tras años de ignorar el problema, finalmente en febrero de este año GM decidió llamar a revisión un total de 2,6 millones de automóviles para resolver el problema.

Pero la lenta reacción del fabricante de automóviles para arreglar un defecto que se ha revelado mortal ha enfurecido a los congresistas y consumidores estadounidenses, que quieren ver rodar cabezas en General Motors.

Las autoridades federales tampoco están impresionadas con las acciones de GM. Las consecuencias a la imagen de GM pueden ser especialmente graves para un fabricante que hace sólo cuatro años se declaró en suspensión de pagos y estuvo al borde de la desaparición.

Toyota ya vivió un momento similar en 2009-2010 cuando llamó a revisión millones de vehículos en Norteamérica para arreglar un defecto que provocaba que el pedal del acelerador se quedase atascado, provocando aceleraciones involuntarias y graves accidentes.

Precisamente hace escasas semanas Toyota llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por el que reconoció que mintió a las autoridades y público estadounidense sobre el defecto y aceptó una multa sin precedentes de 1.200 millones de dólares.

"En vez de revelar rápidamente y corregir los problemas de seguridad que conocía, Toyota realizó declaraciones públicas engañosas y proporcionó datos inexactos a miembros del Congreso" dijo el pasado 19 de marzo el fiscal general de Estados Unidos, Eirc Holder.

Esa multa y la situación en la que se encuentra GM puede haber ayudado a que Toyota realizase la llamada a revisión masiva de hoy.

No en vano, en 2012 Toyota ya llamó a revisión alrededor de medio millón de "pickup" Tacoma en Estados Unidos para arreglar el mismo problema con el cable del airbag.

Y en 2008, Toyota en Japón ya había detectado el problema con el muelle roto que afecta al funcionamiento de los asientos delanteros de los modelos Yaris y Scion xD. EFE

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon