Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mítico bar cubano Floridita, favorito de Hemingway, cumple 195 años

EFE EFE 04/07/2014 EFE

El mítico bar cubano Floridita, favorito de Hemingway, cumple 195 años

La Habana, 6 jul (EFE).- El mítico bar cubano "Floridita" cumple hoy 195 años de existencia con sus famosos daiquiris como producto estrella y con el espíritu del escritor estadounidense Ernest Hemingway siempre presente en la que fuera su barra favorita en La Habana.

Enclavado en La Habana Vieja, en la esquina de las calles Obispo y Monserrate, el "Floridita" presume de ser "la cuna del daiquiri", el cóctel a base de ron blanco, limón, azúcar y hielo frappé que cientos de turistas degustan a diario en su paso por un lugar obligado si se visita la capital cubana.

"Floridita es más que un bar", según dijo hoy a Efe su director, Andrés Arencibia, en referencia a la historia y patrimonio de un local que abrió sus puertas en 1817 bajo el nombre "La Piña de Plata" y que en sus 195 años de historia ha visto pasar a numerosas personalidades del mundo de la política, la literatura, el arte, la música o el cine.

Los actores Errol Flynn, Ava Gadner o Gary Cooper fueron solo algunos de los ilustres clientes de este establecimiento que en 1953 fue declarado uno de los siete bares más famosos del mundo y que en 1992 obtuvo el galardón "Mejor de los mejores cinco estrella diamante" de la Academia de Ciencias Gastronómicas de Estados Unidos como "Rey del Daiquirí" y restaurante especializado en pescados y mariscos.

Pero quien sin duda marcó la historia del "Floridita" fue el Nobel de Literatura Ernest Hemingway, que frecuentaba casi a diario este local durante sus largas estancias en Cuba a lo largo de unos 20 años.

Al autor de "El viejo y el mar" se debe una de las variantes más famosas del daiquiri que ofrece el "Floridita": el "Papa Hemingway" que, a diferencia de la receta original, no lleva azúcar y al que se añade jugo de toronja y marrasquino y una porción doble de ron, además del zumo de limón.

"Mi daiquiri, en el Floridita", decía Hemingway, que sigue presente en el bar gracias a una escultura en bronce a tamaño natural recostada en el extremo izquierdo de la barra junto a la que se fotografían los turistas que acuden a este bar, que conserva la decoración estilo "regency" estrenada en los años 50 del pasado siglo.

Con motivo de su 195 aniversario, el "Floridita", que pertenece a la empresa estatal Palmarés, tiene previsto preparar el 21 de julio, fecha del natalicio de Hemingway, un daiquiri gigante con la aspiración de inscribirlo en el libro de los récords mundiales Guinnes. EFE

sam/cav

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon