Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El yen, la crisis y la tensión con China pasan factura a Nissan y Suzuki

EFE EFE 04/07/2014 EFE

El yen, la crisis y la tensión con China pasan factura a Nissan y Suzuki

Tokio, 6 nov (EFE).- El grupo Nissan Motor revisó hoy a la baja sus previsiones de resultados para este ejercicio fiscal, en medio de un difícil entorno para la industria nipona del motor que ha llevado también a Suzuki a anunciar que dejará de vender coches en EEUU.

Nissan, segundo fabricante automovilístico japonés por detrás de Toyota, obtuvo entre abril y septiembre un beneficio neto de 1.770 millones de euros, un 2,8 por ciento menos que el año anterior, y un beneficio operativo de 2.860 millones de euros, un 7,3 por ciento menos.

El fabricante de modelos como el Serena o el eléctrico Leaf ha tenido que afrontar escollos como la fortaleza del yen frente al euro y el dólar, la crisis en Europa y la disputa territorial con Pekín, que ha supuesto la caída en picado de ventas de coches nipones en China.

Solo entre julio y septiembre Nissan vendió 269.000 vehículos en el gigante chino, un 13,8 por ciento menos que el mismo periodo de 2011, tras el impacto de las protestas antijaponesas a mediados de septiembre y los llamamientos al boicot de productos de este país.

La firma de Yokohama calcula que la tensión con el país vecino va a pasarle factura económica, con un impacto negativo de unos 585 millones de euros en su resultado operativo este año fiscal.

El complicado contexto ha llevado a la empresa a reducir un 20 por ciento su pronóstico de beneficio neto para este ejercicio, que espera cerrar con una ganancia de 3.140 millones de euros, un 6 por ciento menos que en 2011.

Además, el grupo que preside Carlos Ghosn calcula que venderá 5,08 millones de unidades, menos de los 5,35 millones que había apuntado en su estimación anterior pero, en cualquier caso, algo más que los 4,84 millones vendidos el año pasado en todo el mundo.

Nissan difundió sus resultados después de que lo hicieran en días pasados los otros dos grandes del motor en Japón, Toyota y Honda, que también acusaron la debilidad del mercado en Europa, la conflictiva situación con China y un yen por las nubes.

De entre todos ellos, solo Toyota ha revisado al alza su estimación de beneficio para este año fiscal 2012 gracias a sus actividades para "mejorar el rendimiento", con las que espera contrarrestar un descenso de las ventas.

El oscuro panorama ha afectado también a otro de los nombres emblemáticos del sector en Japón, Suzuki Motor, que hoy, tres días antes de publicar sus resultados semestrales, anunció que dejará de vender coches en Estados Unidos para centrarse en el mercado de las motocicletas, motores de barcos y ATV (cuadriciclos todoterreno).

El yen, que desde el año pasado ha rondado máximos frente al euro y el dólar, es de nuevo el gran causante de esta retirada, unido a la caída de la demanda de un mercado en el que el año pasado Suzuki colocó tan solo unos 26.000 coches, muy por debajo de lo que vendieron rivales como Toyota, Honda o Nissan.

Agobiada por una deuda de 346 millones de dólares, la rama distribuidora de Suzuki en EEUU (American Suzuki Motor Corporation) decidió este lunes acogerse a la ley de bancarrota y reorganizar así sus operaciones, según anunció hoy el grupo nipón en un comunicado.

Hawai es el único territorio estadounidense en el que se mantendrán distribuidores de Suzuki, que entre abril y junio de este año obtuvo de Norteamérica tan solo el 4 por ciento de sus ingresos en el extranjero.

En la actualidad la compañía está más concentrada en potenciar sus ventas en Asia y, en concreto, en mercados como el Indio, país que se ha convertido en uno de sus pilares de crecimiento exterior gracias a su alianza con el fabricante local Maruti.

Por eso, su salida del mercado estadounidense de coches no tendrá un gran reflejo en las cuentas del grupo, aunque sí deja ver el bache por el que atraviesa uno de los sectores que tradicionalmente ha abanderado la industria de Japón, tercera economía mundial.

El año pasado los fabricantes nipones del motor ya sufrieron un serio revés a causa del devastador tsunami de marzo, que paralizó la cadena de suministros y con ella la producción de muchas de sus instalaciones en el archipiélago nipón.

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon