Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La cerveza de chufa de los faraones

EFE EFE 04/07/2014 EFE

La cerveza de chufa de los faraones

Valencia, 29 abr (EFE).- En el siglo IV antes de Cristo, los egipcios elaboraban una cerveza de cebada a la que añadían chufas para darle sabor y ahora, más de 2.000 años después, su receta ha sido recuperada para dar un nuevo uso a uno de los productos más característicos de la huerta valenciana.

La cerveza de los faraones vuelve veinticinco siglos después con el nombre de Antara y con ingredientes ecológicos entre los que se cuenta, por supuesto, la chufa, y también la cebada, las flores de lúpulo, el trigo y el agua de manantial de las Hoces del Cabriel.

La idea de recuperar esa receta egipcia que el filósofo griego Teofrasto recoge en su obra "La historia de las plantas" surgió de una empresa valenciana que comercializa todo tipo de productos derivados de la chufa ecológica, como aceite o harina, según ha explicado a EFE el comercial de Terra i Xufa, Francisco Planells.

"Si los egipcios pueden, nosotros también", pensaron en esa empresa al leer que en el siglo IV a.C. se elaboraba en Egipto una bebida de cebada a la que se añadían chufas en el momento de hervir el cereal.

Las chufas, que se extraían antes de destilar la bebida, dejaban su sabor en la cerveza, y ésta impregnaba con su sabor las chufas, que se comían aparte como acompañamiento y se consideraban, como relata Teofrasto, "un manjar exquisito".

Ahora la elaboración es distinta. La empresa ha homogeneizado la fermentación del trigo, la cebada y la chufa, que primero fermentan en barrica y después lo hacen en botella, en un proceso que dura más de dos meses y que se realiza en el municipio valenciano de Casas del Rey, junto a las Hoces del Cabriel.

Planells explica que Antara es una cerveza con mucho cuerpo y baja graduación (4,2 grados) en la que la chufa apaga el amargor del lúpulo y deja mayor dulzor en la boca, aunque el sabor del tubérculo solo se encuentra en el "retrogusto" final.

Defiende además que la cerveza de chufa es sana porque aporta un alto valor proteico, que genera una espuma muy consistente, y su materia grasa tiene un gran contenido en ácido oleico, que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

El sabor de esta cerveza remite al campo valenciano y también su nombre, puesto que "antara" es la palabra que los agricultores de la huerta valenciana dan a los límites de sus campos, lugar de convivencia donde los trabajadores aprovechan para almorzar y charlar mientras se toman un descanso.

Antara se comercializa desde noviembre del año pasado en todo el país y ha tenido, según la empresa, una gran acogida entre los cerveceros, sobre todo entre aquellos dispuestos a experimentar con un sabor nuevo y diferente al de la cerveza común.

Además, la nueva bebida de chufa captó la atención internacional en la feria de productos ecológicos más importante del mundo, Biofach, que se celebró en febrero en Nuremberg (Alemania).

"Fue muy chocante", explica el creador de Antara recordando su participación en el certamen: "Íbamos a promocionar nuestra horchata y lo que más éxito tuvo fue la cerveza".

A raíz de su presentación en esa feria alemana, a la empresa Terra i Xufa le surgieron diferentes propuestas de exportación, que se han ido concretando desde entonces y que permitirán que Antara también se comercialice en Bélgica y Alemania.

Antara cuenta con la certificación ecológica del Comité de Agricultura Ecológica valenciano y ha recibido el premio de la Asociación de Diseñadores de la Comunitat a la mejor presentación de un producto de alimentación.

Blanca Mayor

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon