Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los vinos de España, Chile y Argentina en las mesas de Australia

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Los vinos de España, Chile y Argentina en las mesas de Australia

Sídney (Australia), 17 jul (EFE).- Los vinos de España, Chile y Argentina llegan a las mesas de Australia gracias a la inclinación del consumidor a descubrir nuevos caldos y a la diversificación de un mercado enológico que está en alza.

La bodega española Bosque de Matasnos presentó hoy en Sídney el Crianza 2009, un tinto con la denominación de origen Ribera del Duero elaborado por el prestigioso enólogo Tomás Postigo con un 95 por ciento de tempranillo y un 5 por ciento de merlot.

"El mercado australiano siempre ha sido un objetivo interesante, siempre ha tenido la ambición de conocer y probar lo que se hace a lo largo y ancho del mundo", dijo a Efe durante la presentación el gerente general de Bosque de Matasnos, Jaime Postigo, primo del citado enólogo.

Postigo reconoció que el mercado enológico australiano es muy exigente, pero añadió que "un vino bien elaborado, siempre es bien recibido".

El 4 por ciento de la producción mundial de vino sale de Australia y además es un exportador importante en términos de volumen después de los grandes: Italia, España y Francia.

Con sus poco más de 22 millones habitantes, Australia es un país joven, pujante y culturalmente diverso que ha dejado atrás la imagen de ser una nación en la que solamente se comen barbacoas y se bebe cerveza.

En los últimos años se ha desarrollado entre la población la inquietud por catar nuevos sabores, tanto de platos como de bebidas, una disposición de ánimo que ha contado con el empujón proporcionado por el auge de los programas de cocina.

El giro en las costumbres se refleja en una reciente encuesta que apunta que en la actualidad un 40 por ciento de los australianos prefiere beber vino, por un 22 por ciento que escoge la cerveza.

En este contexto, en el año 2010, una de cada cinco botellas de vino procedía del extranjero y las demás se producían en los viñedos nacionales.

Según la Oficina Australiana de Estadísticas, las importaciones de vino crecieron en un 4,2 por ciento, hasta los 67 millones de litros, en el año fiscal 2010-11, mientras que las exportaciones bajaron un 5,2 por ciento, hasta los 746 millones de litros, en el mismo periodo.

En este exigente mercado, España se convirtió en la punta lanza al ser el primer país de habla hispana en entrar en Australia y abrir restaurantes con comida típica.

Héctor Muñoz, director gerente de la empresa Wines of Chile/Argentina (WoCA), que importa Crianza 2009 de Bosque de Matasnos, indicó que después comenzaron a llegar los vinos de Chile y Argentina, que en términos de calidad-precio "tienen una ventaja muy grande".

Muñoz, cuya compañía trabaja con otras marcas como Valdivieso, Santa Rita, Terra Andina, Rutini y Finca Flichman, señaló que los caldos latinoamericanos favoritos del paladar australiano son el Malbec de Argentina y el Carmener de Chile, siempre presentes en los "mejores restaurantes" del país.

No obstante el aumento de las importaciones de vinos de España, Chile y Argentina, Muñoz opinó que la presencia de estos caldos en la mesa australiana aún tiene mucho espacio para mejorar.

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon