Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mazda CX-5 2.2 D 2WD, con voluntad pionera

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Mazda CX-5 2.2 D 2WD, con voluntad pionera

Madrid, 12 jun (EFE).-Como toda marca inquieta Mazda no reposa en la regeneración de conceptos que mejor puedan definir sus modelos, atributos que, o conviven entre sí, o se suceden unos a otros.

Esta marca presume así de un carácter pionero en la filosofía del automóvil, rompedor de esa imagen que se tiene de la poca o nula originalidad de los asiáticos y, particularmente, de los japoneses.

Skyactiv es la última de sus creaciones y el modelo crossover CX5 el primero en aplicarla. Responde a un compendio de actuaciones en motores, transmisiones, carrocería y chasis que buscan una plena optimización en facetas como la reducción de peso, la seguridad, el ahorro de carburantes y una implicación ecológica traducida en un menor nivel de emisiones.

La generación del Skyactiv se complementa de lleno con el lenguaje de diseño Kodo, término nipón que transmite la sensación del alma en movimiento.

Esta especie espiritualidad oriental está, pues, en plena efervescencia en el Mazda CX-5, pero los responsables de la marca ya han adelantado que será el sello identificativo de toda una gama de modelos de la firma de Hiroshima.

Skyactiv y Kodo tiene su primera demostración a la vista en el propio diseño del CX-5. Los ojos se detienen especialmente en una nueva parrilla frontal muy dimensionada y rompedora respecto a su hermano mayor de segmento, el CX-7. Todo el juego de líneas y trazos en esta zona delantera van a parar a esa parrilla que no puede evitar ser el gran señuelo.

El dibujo del coche tiene poderosos argumentos en unas rutilantes defensas o paragolpes hechas en resina especial, y que eliminan un 20 % de peso, conservando la misma rigidez. He aquí una de las primeras aplicaciones de la filosofía Skyactiv.

Visto en posición lateral, la silueta del CX-5 se identifica por una alta línea de cintura que progresa sin recortes de adelante hacia atrás, lo mismo que unos pasos de rueda que añaden mucho músculo a la carrocería.

En parecidos términos puede expresarse una trasera de ventanilla pequeña y un portón abombado que seduce por una fuerte imagen de musculatura, atributo del que no se desvían los pilotos muy extendidos en el portón y mordiendo buena parte del lateral.

En resumen, en estas formas hay guiños continuistas respecto a la arquitectura del CX-7, pero son muchos más los elementos disociados que confieren al nuevo modelo esa personalidad propia que se pretende conseguir con la amalgama de nuevos conceptos.

Del interior choca una sobriedad que aporta pocas novedades respecto al estilo tradicional de Mazda. Por ejemplo, el salpicadero ofrece una superficie muy diáfana y en los relojes de la zona del cuentakilómetros, con tres esferas, no se ha hecho un gran desgaste de imaginación. La calidad de algunos componentes queda en entredicho por el dominio de plásticos duros, poco refinados.

La botonadura es simple y, por tanto, de fácil manejo y rápida familiaridad. En el centro del salpicadero se coloca una pantalla grande, de mas de cinco pulgadas, con información precisa y sencilla en el manejo sobre las distintas utilidades del coche en conectividad, sonido y navegación.

El objetivo Skyactiv sigue predominando con unos asientos aligerados, que en la zona delantera resultan muy cómodos y bien conseguidos en cuanto al recogimiento de la zona corporal, pero en la trasera, aparte de quedar inutilizada la plaza central, por su muy escasa anchura, el confort arrastra el contrapunto de unos respaldos demasiado verticales y algo duros para reposar la espalda.

El coche está muy bien medido en las longitudes, ciertamente sobrantes, entre filas y en la altura, por lo que no se puede negar un logro en este aspecto del confort, ya que la posición corporal de los viajeros en todo momento ayuda a movimientos perfectamente naturales.

Ese objetivo de la amplitud no se agota en el habitáculo, pues el maletero ofrece una superficie muy apta para desarrollar a plenitud la fuerte característica de ocio de este coche. Queda en el alero el inconveniente de no alojar mas que un kit antipinchazos que lleva al quebradero de cabeza una operación sencilla de recambio de rueda.

Mazda no ha dejado al albur otro factor que debe acompañar a un crossover y es el de la modularidad del espacio, pues la incorporación del llamado sistema Karakuri facilita un espacio de carga importante con el abatimiento de la segunda fila de asientos, incluso por porciones, con un muy simple manejo de los dispositivos en el maletero destinados a tal fin.

La versión asignada para la prueba correspondía al motor diesel 2.2 de 150 CV (se compagina con otro de la misma capacidad con 175 unidades de potencia, pero vinculado sólo a caja automática), transmisión manual de seis velocidades y a un sistema de tracción sencilla 4x2, que, para la firma, constituye la unidad de mayor volumen de ventas a priori.

Este motor, novedoso no en cuanto a sus características numéricas, sino en la manipulación de algunos de sus componentes para reflejar fielmente la filosofía Skyactiv, está fuertemente influenciado en su comportamiento por el logro de una relación de compresión, sorprendente para este tipo de modelos, de 14:1. No se puede desdeñar la rebaja de un 10 % en el peso y del 20 % en sus fricciones.

En la mecánica del bloque otro protagonismo está en un turbocompresor de dos etapas destinado a una mejora de la entrega de par y a aumentar la potencia hasta altos registros por encima de las 5.000 revoluciones.

Efectivamente, circulando, el motor, puede que al principio rompa las buenas sensaciones que en teoría transmite con un arranque demasiado diesel, pero en marcha se revela como un coche de aceleraciones notables y recuperaciones sobresalientes.

No acaban ahí sus ponderadas virtudes, pues aúna un consumo magnífico que en prueba se fijó en 7 litros a los cien kilómetros, con la inestimable ayuda de un sistema i-stop, de parada y arranque automáticos, francamente eficaz, rápido y discreto en el cumplimiento de sus funciones.

La caja manual de seis velocidades estira bien los desarrollos y permite el concurso de las relaciones más largas a muy bajo régimen sin ahogos perceptibles. Juega su papel en el ahorro facilitando un 7 % menos de consumo. El contrapunto está en el uso de la palanca, que tiende a algún que otro, por de más, fallo de engranaje.

La prueba del algodón de las pretensiones del Skyactiv reside en que un 61 % de su estructura cuenta con aceros de ultra-alta resistencia que, al mismo tiempo que reduce significativamente pesos, gana en rigidez.

Esta rigidez se nota en el comportamiento general del coche, que rueda muy asentado en cualquier circunstancia y se hace notar especialmente en trayectos curvilíneos muy exigentes donde la nobleza de tracción está presente en todo momento.

Las suspensiones, fieles al esquema McPherson (delante) y multibrazo (detrás), pero con modificaciones en su diseño, tienen el punto adecuado de dureza, aunque tirando levemente a cierta blandura cuando se trata de exigirle un plus en apoyos. El tacto de la dirección puede resultar algo blando.

Reiterar aquí que su condición de tracción 4x2 le faculta para una más que buena trayectoria por el asfalto y también un aceptable aval para atreverse con senderos de poca dificultad, pues las características todoterreno que ofrece la carrocería le permiten ir a ese más allá sin otras pretensiones de más calado.

En cuestión de precio, la gama tiene un amplio abanico de tarifas, pero, por lo que se refiere a esta versión específica, llamada ser el núcleo de ventas, francamente queda en muy buen lugar respecto a la competencia en precio de venta, al margen de promociones ocasionales. Este Mazda CX-5 posee en su comportamiento general un interesante efecto llamada en una categoría que gana atractivo por momentos.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,555 m

Anchura 1,840 m

Altura 1,710 m

Distancia entre ejes 2,700 m

Vía delantera 1,585 m

Vía trasera 1,590 m

Peso 1.445 kgs

Capacidad depósito l.

Capacidad maletero 503 l.

Coef. aerodinámico 0,33

Posición motor Delantero, transversal

Alimentación Inyección directa diesel por

conducto común con

turbocompresor de geometría

variable e intercooler

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 2.191 c.c.

Potencia máxima 150 CV a 4.500 r.p.m.

Par máximo 380 Nm entre 1.800 y 2.600 r.p.m.

Velocidad máxima 202 km/h

Aceleración 0-100 9,2 seg.

Consumo medio 4,6 l./100 kms

Emisiones CO2 119 g/km

Impuesto de Matriculación Exento

Dirección Asistida eléctrica

Diámetro de giro 11,2 m (entre bordillos)

11,7 m (entre muros)

Frenos Discos ventilados 297 mm (DEL.)

Discos 303 mm (TRAS.)

Suspensión delantera Tipo McPherson

Suspensión trasera Multibrazo

Tracción Delantera

Neumáticos 225/65 R 17

Transmisión Manual de seis velocidades

Equipamiento de serie ABS con EBD, sistema de control

de estabilidad, asistente del

arranque en cuesta, asistente

de frenada en ciudad, sistema

i-stop, airbag frontales,

laterales y de cortina

Precio 26.900 euros

CARACTERÍSTICAS TODO TERRENO

----------------------------

Altura libre del suelo 215 mm

Ángulo de ataque 18,6 grados

Ángulo de salida 24,4 grados

Ángulo ventral 18,6 grados

RESTO DE GAMA

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Gasolina:

CX-5 2.0 Style 2WD 1.997 c.c. 165 CV 24.790

CX-5 2.0 Style 4WD 1.997 c.c. 160 CV 27.790

CX-5 2.0 Luxury 4WD Automático 1.997 c.c. 160 CV 32.890

Diesel:

CX-5 2.2 D Style 2WD Aut. 2.191 c.c. 150 CV 28.990

CX-5 2.2 D Style 4WD 2.191 c.c. 150 CV 29.990

CX-5 2.2 D Style 4WD Aut. 2.191 c.c. 150 CV 31.990

CX-5 2.2 D Luxury 4WD 2.191 c.c. 150 CV 33.090

CX-5 2.2 D Luxury 4WD Aut. 2.191 c.c. 150 CV 35.090

CX-5 2.2 D Luxury 4WD Aut. 2.191 c.c. 175 CV 35.690

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Audi Q5 2.0 TDI 1.968 c.c. 143 CV 35.840

Chevrole Captiva 2.2 D 4x2 2.231 c.c. 163 CV 29.160

Ford Kuga 2.0 TDCI 2WD 1.997 c.c. 140 CV 29.250

Hyundai ix35 2.0 CRDI 4x2 1.995 c.c. 136 CV 27.540

Jeep Compass 2.2 CRD 4x2 2.143 c.c. 136 CV 26.900

Kia Sorento 2.0 CRDI 4x2 1.995 c.c. 150 CV 26.100

Range Rover Evoque eD4 2WD 2.179 c.c. 150 CV 43.300

Nissan Qashqai +2 1.6 dCi 4x2 1.598 c.c. 130 CV 25.650

Opel Antara 2.2 CDTI 4x2 2.231 c.c. 163 CV 29.500

Renault Koleos 2.0 dCi 4x2 1.995 c.c. 150 CV 24.350

SsangYong Korando D20T 2WD 1.998 c.c. 175 CV 23.050

Toyota RAV 4 D-4D 4x2 2.231 c.c. 150 CV 29.250

VW Tiguan 2.0 TDI 4x2 1.968 c.c. 140 CV 30.290

Ángel Alonso

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon