Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Renault Grand Scenic 2.0 dCi 150 CV, las innovaciones del innovador

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Renault Grand Scenic 2.0 dCi 150 CV, las innovaciones del innovador

Madrid, 2 oct (EFE).- Cuatro millones de coches vendidos desde su lanzamiento en 1997, de ellos medio millón en España, es suficiente aval para que el Renault Scenic haya evolucionado de forma muy interesante en sus tres generaciones y en la última remodelación que se ha acometido a principios de año.

El cambio más importante operado en este pionero de un segmento ya muy popular, el de los monovulmenes compactos, fue la introducción de una versión de siete plazas, que recibió la lógica distinción de Grand Scenic.

Scenic y Grand Scenic ya no es sólo una única diferenciación de tamaños y de número de pasajeros y en la última remodelación se han establecido otros parámetros distintivos, tendentes al desenfado del ocio en el pequeño y a la seriedad del coche familiar en el segundo.

Hay un ejemplo visible, y puede que determinante, en este juego de las diferencias y es que, mientras que en los cambios de frontal llevados a cabo en la última remodelación, el Scenic se acoge a un capó más pequeño y aerodinámico, el Grand Scenic toma las formas de una delantera más plana para acentuar esa búsqueda de filosofías en un modelo y en otro.

En ambos se conserva el distingo ya operado al presentar la última generación de los pilotos de la zaga más clásicos y pequeños en el Scenic y más complejos en geometría, grandes e invasivos del lateral del Grand Scenic.

Constante en las novedosas transformaciones han sido los nuevos faros, las aletas, el ya citado capó, los paragolpes y se ha optado por unas inserciones en los bajos de la carrocería cromadas y en negro brillante. Este lavado de cara ha dado un aire interesante al modelo, o mejor dicho ya, a los modelos.

La prueba se ha ceñido al Grand Scenic en su versión motriz diesel dCi de 2.0 litros y 150 CV, con el nuevo cambio automático EDC, de la marca del rombo, asociado a las leyes del doble embrague, que tanto empiezan a contribuir a cambiar el sentimiento de los usuarios respecto a este tipo de transmisiones, aunque todavía hay muchas voluntades que vencer.

Otra característica del Grand Scenic probado es el nivel de equipamiento Privilege, lo que coloca a esta unidad como la más alta de la gama y receptora de un equipamiento tecnológico de serie profuso y muy avanzado.

Estandarte del mismo es llamado Visio System, que ofrece al conductor la doble función de regular los faros, con la ayuda de una cámara de 600 metros de alcance, para ajustar automáticamente la intensidad de las luces largas y las de cruce, al aproximarse a un vehículo que viene de frente o que circula por detrás.

La otra misión de este sistema es un avisador acústico y visual de pisada de la raya discontinua de la carretera, que ayuda a mantener en todo momento la línea adecuada en plena rodadura. El detalle alcanza a que esta función se invalida cuando se conecta el intermitente, ya que detecta que es maniobra voluntaria para adelantar y evita distracciones y alarmas.

A estos beneficios del Visio System se unen otras ayudas como los sistemas de retención al arrancar en pendiente y de evaluación de la calidad del aire acondicionado que advierte si el climatizador opera en una zona de aire contaminado.

El Grand Scenic mantiene en toda su pureza las condiciones de monovolumen, con una habitabilidad para el pasaje de suficiente amplitud, y una modularidad bien llevada a la práctica con la inteligente disposición de los asientos de la segunda fila en sus funciones de deslizamiento longitudinal y escamoteo para ampliar la superficie de carga.

Asimismo, la tercera fila, opcional a 500 euros, se pone con un simple movimiento de tiradores y se retira con la misma facilidad dejando un maletero de suelo plano, con una capacidad de carga en el modo de cinco plazas de hasta 702 litros.

Las tareas de carga encuentran otro aliado con una serie de huecos portaobjetos repartidos por todo el habitáculo, con una superficie añadida de 92 litros.

Conducir el Grand Scenic ha ganado un plus de comodidad que ya estaba en una alta consideración. Por ejemplo, un revestimiento de Teflon en los asientos, aparte de ofrecer una mejor textura, sobre todo en estas fechas de calores veraniegos, cuenta con la propiedad añadida de ser fáciles de limpiar y rehuir las manchas.

El ambiente dentro del coche resulta muy agradable, con detalles vanguardistas en la decoración, como una consola que distribuye muy bien sus distintos elementos.

La información del coche queda en la zona mediana y se deja ver con prontitud y rápida familiarización. Gusta especialmente el sistema para controlar una conducción económica con unas variaciones de color en el cuentavueltas digital que resulta mejor de otros sistemas de flechas o de colores sin orientación tan precisa.

Es original como el mismo cuentavueltas desaparece para facilitar informaciones de otro tipo, como la pisada involuntaria de la línea discontinua o facilitar un resumen de viaje al desconectar el coche en la llegada a destino.

Elemento en contra, quizás un pequeño detalle: la prominente visera del cuadro de mandos cumple muy bien con el funcionamiento de evitar reflejos, pero llega a tapar información importante como la temperatura del motor o la exterior, situadas en la parte superior.

En materia motriz, el Grand Scenic ya adelantó los excelentes condicionantes que presentó la novedad del 1.6 dCi de 130 CV y ahora en la remodelación de gama llega también como muy llamativo el blloque 1.5 dCi de 110 CV.

Con todo, la unidad de prueba equipaba el 2.0 dCi de 150 CV, un buen referente de propulsor refinado, suave en cualquiera de sus manifestaciones, muy agradable de llevar y silencioso hasta en las esporádicas subidas de vuelta que necesita, porque en recuperaciones, incluso desde la parte más baja, anda más que sobrado.

Sin embargo, queda descolocado en el juego de Renault por controlar consumo y emisiones. En el primero dejó el resultado en prueba de una media de 8,5 litros, más propia de otros tiempos y puede que tributo a pagar por carecer un sistema start and stop. En las segunda apunta el dato de 184 g/km, que lleva el impuesto de matriculación al alto tramo del 9,75 %, además de quedar muy descolgado de otros propulsores de la gama que no pasan por la caja de Hacienda en este apartado.

Sensacional, en cambio, el comportamiento de la transmisión. Muy bien aplicados los criterios del doble embrague que lleva a hacer una cambio de marchas totalmente suave y ausente de deslizamientos incómodos. Destaca también por lo ajustado de los engranajes y la oportunidad de los mismos en función del régimen de giro.

La dinámica ya ha sido alabada y ahora sigue sin desmarcarse de los buenos calificativos. El Scenic se apoya muy bien en las trazadas, por exigentes que sean, y en unas exigencias mayores, todo lo más se descoloca algo de la parte trasera, pero con la fácil corrección de un leve movimiento de volante toma rápidamente el rumbo preciso.

Sobre la escasa competencia de las versiones de monovolumenes compactos en esta arquitectura "king size", el Grand Scenic 2.0 dCi de 150 CV Privilege, con caja automática de doble embrague se coloca en lo más alto de precio nominal, pero compensa con un equipamiento de serie propio del nivel más alto de la gama. Caro, sí, pero con carisma e innovaciones que se agradecen a la hora de disfrutarlo.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,573 m

Anchura 1,845 m

Altura 1,845 m

Distancia entre ejes 2,770 m

Vía delantera 1,545 m

Vía trasera 1,547 m

Peso 1.583 kgs

Capacidad depósito 60 l.

Capacidad maletero 564/702 l.

Coef. aerodinámico N.D.

Posición motor Delantero, transversal

Alimentación Inyección directa diesel por

conducto común con turbo de

geometría variable e intercooler

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 1.995 c.c.

Potencia máxima 150 CV a 4.000 r.p.m.

Par máximo 360 Nm a 2.000 r.p.m.

Velocidad máxima 200 km/h

Aceleración 0-100 9,7 seg.

Consumo medio 7 l./100 kms

Emisiones CO2 184 g/km

Impuesto de Matriculación 9,75 %

Dirección Eléctrica de asistencia variable

Diámetro de giro 11,3 m

Frenos Discos ventilados 296 mm (DEL.)

Discos 274 mm (TRAS.)

Suspensión delantera Pseudo McPherson con triángulo

inferior

Suspensión trasera Eje flexible

Tracción Delantera

Neumáticos 225/50 R 17

Transmisión Automática/manual secuencial de

seis velocidades

Equipamiento de serie ABS con EBD, sistema de control

de estabilidad y tracción,

airbag frontales, laterales y de

cortina, visio system, sistema

de retención en pendiente,

automatismos en luces y

limpiaparabrisas

Precio 28.600 euros

RESTO DE GAMA (Grand Scenic)

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Gasolina:

G.Scenic 1.6 Expression 1.598 c.c. 110 CV 19.500

G.Scenic 1.4 TCE Dynamique 1.397 c.c. 130 CV 22.220

G.Scenic 2.0 Privilege 1.997 c.c. 140 CV 24.700

Diesel:

G.Scenic 1.5 dCi Expression 1.461 c.c. 110 CV 21.300

G.Scenic 1.5 dCi Dynamique 1.461 c.c. 110 CV 22.800

G.Scenic 1.5 dCi Dynamique EDC 1.461 c.c. 110 CV 24.600

G.Scenic 1.6 dCi Dynamique 1.598 c.c. 130 CV 24.100

G.Scenic 1.6 dCi Privilege 1.598 c.c. 130 CV 25.700

COMPETENCIA DIRECTA

--------------------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

----------------------------------------------------------------

Citroen G. C4 Picasso 2.0 HDI 1.997 c.c. 150 CV 26.890

Ford G. C-MAX 2.0 TDCI 1.997 c.c. 140 CV 26.600

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon