Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sector del motor de EE.UU. encadena su tercer año de subidas de ventas en 2012

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Sector del motor de EE.UU. encadena su tercer año de subidas de ventas en 2012

Washington, 3 ene (EFE).- El sector del motor estadounidense cerró 2012 con subidas de ventas generalizadas a nivel nacional, con lo que encadena su tercer año consecutivo de mejora y emerge poco a poco de una profunda crisis desatada en 2008.

Como se esperaba, el año que acaba de finalizar ha vuelto a demostrar que Estados Unidos está saliendo del pozo de la recesión con fuerza y las ventas de automóviles, tanto de compactos como de todoterrenos urbanos, son una muestra que permite optimismo a una industria que a punto estuvo de quedar en un recuerdo.

General Motors (GM), el primer fabricante de automóviles de Estados Unidos, mejoró su ventas un 3,7 % con respecto a 2011, con cerca de 2,6 millones de vehículos comercializados, mientras que Ford cerró el año con un aumento del 4,7 % y 2,25 millones de automóviles nuevos en las carreteras.

El resurgir más rápido está siendo el del Grupo Chrysler, ahora propiedad de la italiana Fiat, cuyas ventas se recuperaron un 21 % hasta 1,65 millones de vehículos y registró su mejor año de ventas desde 2007, el último año antes de la crisis para los tres grandes de Detroit.

Los analistas esperan que, una vez se conozcan todos los resultados de ventas del sector, el mercado del motor estadounidense cierre el año 2012 con 14,5 millones de vehículos nuevos vendidos, por encima de los 13,1 millones de 2011.

Para 2013, el optimismo sobre la marcha de la primera economía mundial no decae y GM espera que el tamaño del mercado oscile entre los 15 y 15,5 millones de vehículos, un baremo fiel del sentimiento de los consumidores y del acceso al crédito.

No obstante, esas cifras no son las de 2007 y sus 16,5 millones de vehículos vendidos, que marcaron la antesala de una fuerte caída que hizo temblar los cimientos de Detroit en 2009 con el proceso de bancarrota de GM y de Chrysler.

Hoy esos fantasmas parecen quedar lejos como indicó el vicepresidente de ventas de GM, Kurt McNeil, para el que "el final de 2012, el buen momento de la industria y la salud general de la economía estadounidense nos permite ser optimistas sobre 2013".

Según McNeil, el acuerdo "in extremis" en el Congreso el día de Año Nuevo para evitar el "abismo fiscal" les anima a tener objetivos más ambiciosos para 2013, pese a que GM reconoce que la solución es solo a corto plazo.

En una conferencia posterior al anuncio de los resultados de ventas, el economista de GM Mustafa Mohatarem indicó que las facilidades de acceso al crédito y el optimismo de los consumidores incluso permite adelantar mejores ventas de todoterrenos de gran tamaño, un signo de que los estadounidenses están dispuestos a gastar más y ya no les quita el sueño el precio del combustible.

Mientras tanto, la economista jefe de Ford, Ellen Hughes-Cromwick, advirtió que la incertidumbre política en EE.UU. sobre los planes fiscales y presupuestarios puede "pesar en los consumidores y la confianza de los negocios en los próximos meses".

Pero, por el momento, las buenas noticias se llevan el protagonismo, como la mejora para GM de las ventas de Chevrolet, su marca estrella, con una subida del 4,3 % en 2012 hasta los 1,85 millones de vehículos.

Asimismo, destaca la buena acogida de los modelos de bajo consumo, que pueden recorrer 13 kilómetros por litro, de los que GM dijo que por primera vez superaron el millón de unidades vendidas.

La marca de todoterrenos urbanos GMC consiguió avanzar un 4 por ciento anual.

El Chevrolet Volt, el primer vehículo de GM que da protagonismo al motor eléctrico asistido por uno de gasolina para alargar la autonomía, consiguió triplicar sus ventas en 2012, con unas 23.000 unidades, aún por debajo del objetivo de 45.000 unidades.

Mientras tanto para Ford, las buenas noticias están centradas en su Focus, del que vendió un 40 % más, hasta las 245.922 unidades; el todoterreno urbano Escape, que mejoró un 2,6 % hasta las 261.008 unidades, y los todoterrenos de la serie F, que subieron un 10 %, hasta las 645.316 unidades.

El punto negro para Ford ha sido la marcha de Fusion (Mondeo, en Europa), que tras sufrir llamadas a revisión cerró el año 2012 con una caída del 2,7 %, aunque los responsables de Ford confían en registrar mejoras a partir de enero.

Los tres grandes de Detroit atribuyeron su buen año a la rápida adaptación de su oferta de vehículos a las necesidades de un menor consumo, debido a la incertidumbre económica, al tiempo que sus modelos más grandes, del gusto del mercado estadounidense, recuperan lentamente su fuerza.

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon