Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

TLC con Corea genera optimismo y también temores en empresarios colombianos

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Bogotá, 21 feb (EFE).- El Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado hoy en Seúl por los Gobiernos de Corea del Sur y Colombia genera esperanzas a los cafeteros del país suramericano, pero suscita grandes temores en el sector automotor, que reclama mayores medidas de protección por parte del Gobierno de Juan Manuel Santos.

Estos dos sectores se encuentran en los extremos de los efectos del acuerdo comercial para Colombia, que debe ser ratificado por los parlamentos de los dos países para su entrada en vigor.

El TLC eliminará los aranceles del 96,1 % de los productos colombianos en Corea del Sur y del 96,7 % de los surcoreanos en Colombia en un plazo de 10 años.

El presidente de la Federación Nacional de Cafeteros, Genaro Muñoz, consideró que este acuerdo trae una "gran oportunidad" para este gremio, del que viven medio millón de familias colombianas.

Según explicó, se suprimirá de manera inmediata el arancel para el café verde (2 %) y en un plazo de tres años se eliminarán los de café tostado (8 %), así como los de café instantáneo y demás preparaciones de café (8 %).

"Corea del Sur actualmente consume 1.600.000 sacos de café de todas las procedencias del mundo, el colombiano fue el 20 % de esa cantidad el año pasado", dijo Muñoz.

Con las nuevas condiciones la tasa de crecimiento del sector "rondaría el 5 % anual", agregó.

Por contra, el presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes (Asopartes), Tulio Zuloaga, dijo que la firma de este acuerdo sin una respuesta proteccionista del Gobierno colombiano puede "arrasar completamente esta industria", que emplea a 4,3 millones de personas y supone el 23 % de la fuerza laboral y el 10 % de la población.

"El TLC es un acuerdo bastante delicado porque hoy en día, sin TLC, Corea es supremamente competitiva", comentó al resaltar que los vehículos y las partes para ensamblar son "más baratos que los nacionales".

"Todo esto se da porque el Gobierno coreano protege a su industria de una forma generosa y le subsidia el 50 % de los impuestos, el 50 % de los servicios públicos, especialmente de la energía, y no les cobra parafiscales", explicó Zuloaga, quien pidió esas mismas medidas al Ejecutivo de Santos.

Colombia tiene vigente un TLC con EE.UU. desde mayo de 2012 y negocia un acuerdo de integración económica con Japón, pero ninguno de esos pactos pueden ser tan dañinos para la industria automotor del país suramericano como el firmado con Corea del Sur, advirtió Zuloaga.

En cuanto al sector agrícola se encuentra a la expectativa, pues tendrá que competir en Corea del Sur con los cereales estadounidenses, la leche y la carne neozelandesas y las hortalizas chinas, entre otros productos.

El presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores, Andrés Fernando Moncada, dejó claro el desafío que plantean los exigentes controles de las autoridades sanitarias surcoreanas.

Además, señaló que el sector avícola colombiano tendrá 12 años hasta que empiece la desgravación de aranceles para perfilar una "buena estrategia de valor agregado", poder competir con los líderes de Brasil y EE.UU. y conquistar el mercado coreano "que consume grandes cantidades de huevo y pollo".

El comercio entre Colombia y Corea del Sur se cuadruplicó entre 2002 y 2011. El año pasado el intercambio alcanzó los 1.890 millones de dólares, de los que casi 1.500 millones de dólares fueron exportaciones surcoreanas.

Las ventas colombianas a Corea del Sur son principalmente de productos como carbón, café y metales, mientras la cuarta economía de Asia, cuna de grandes conglomerados como Hyundai, Samsung o LG, exporta principalmente a la nación suramericana vehículos, autopartes, maquinaria y tecnología. EFE

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon