Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Toyota ve con optimismo 2012, pese a la crisis en Europa y la tensión con China

EFE EFE 04/07/2014 EFE

Toyota ve con optimismo 2012, pese a la crisis en Europa y la tensión con China

Tokio, 5 nov (EFE).- El gigante del motor Toyota multiplicó casi por siete su ganancia de abril a septiembre, y revisó al alza su previsión de beneficio para este ejercicio fiscal, en el que espera obtener unos 7.500 millones de euros pese a la crisis en Europa, la tensión con China y la fortaleza del yen.

El fabricante nipón, que el año pasado perdió el liderazgo mundial del motor tras la repercusión que tuvo para su producción el tsunami que asoló el noreste de Japón, registró en el primer semestre fiscal unos resultados positivos reflejo de su rápida recuperación.

La ganancia neta de Toyota fue de casi 5.310 millones de euros, al tiempo que su beneficio operativo alcanzó los 6.718 millones de euros, frente a una pérdida operativa de 315 millones de euros en el mismo semestre de 2011.

El aumento de la producción y ventas en todas las regiones está detrás de las buenas cifras del grupo que preside Akio Toyoda, bisnieto del fundador de la marca Toyota, con un total de 4,52 millones de vehículos vendidos en todo el mundo entre abril y septiembre, un 203 % más.

Pese a estos datos, el fabricante nipón revisó a la baja su previsión de ventas para este año fiscal hasta 8,75 millones de unidades, 50.000 menos de los que estimó en agosto, a causa de "la incertidumbre en el entorno del mercado de China y Europa".

Toyota reconoció que la disputa territorial entre Japón y China, que se ha traducido en un reavivado sentimiento antinipón en la primera economía asiática, puede hacer que sus ventas en ese país bajen en 200.000 vehículos entre octubre y marzo.

El vicepresidente ejecutivo del grupo, Satoshi Ozawa, especificó durante la presentación de resultados en Tokio que ello supondría un impacto en el balance neto de unos 290 millones de euros.

A ello se suma un yen muy fuerte respecto al euro y el dólar, que merma el beneficio de la multinacional japonesa en el exterior a la hora de repatriarlos, y la crisis en Europa, donde Toyota no descarta un descenso de las ventas.

Pero estos escollos no han impedido que el fabricante del motor se muestre más optimista con los resultados financieros que espera obtener a final de año gracias, según el grupo, a los "progresos realizados en actividades para mejorar el rendimiento".

Ozawa también admitió que será difícil para Toyota alcanzar la meta de producción récord que se marcó hace algunos meses de 10,05 millones de vehículos en 2012, y señaló que se espera esté "un poco por debajo de los 10 millones de unidades".

Además, añadió que el grupo, insignia de la potente industria automovilística nipona, mantendrá su política de producir en Japón más de 3 millones de vehículos anuales, el mínimo necesario para mantener el empleo en sus fábricas y su capacidad de desarrollo tecnológico.

Toyota perdió su reinado del motor el año pasado, cuando pasó del primer al tercer puesto en la lista mundial de fabricantes, por detrás del estadounidense General Motors y el alemán Volkswagen, aunque en 2012 confía en recuperar parte del terreno perdido.

Sus resultados semestrales suponen un fuerte contraste con los de otro de los grandes del motor, Honda, tercer fabricante nipón, que rebajó su previsión de beneficio para este año en un 20 por ciento debido a la caída de sus ventas en China y el impacto del problema de deuda en Europa.

Nissan difunde sus resultados mañana y los analistas apuntan a que previsiblemente recortará su previsión de beneficio para este año fiscal a causa, en gran parte, de las dificultades en China, uno de los grandes mercados del segundo mayor grupo automovilístico de Japón.

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

image beaconimage beaconimage beacon