Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cuánto le cuesta la 'felicidad' a Bogotá?

DineroDinero 21/09/2016
Beatriz Arbeláez (Secretaria de Hacienda de Bogotá). © Dinero Beatriz Arbeláez (Secretaria de Hacienda de Bogotá).

El Plan de Desarrollo de Bogotá vale más de $96 billones. En cuatro ejes se enfocará la discusión: venta de activos, APP, impuestos y los recursos para el Metro.

El objetivo rector del Plan de Desarrollo de la Administración Peñalosa –Bogotá mejor para todos 2016-2020– es aumentar la felicidad de los bogotanos y mejorar su bienestar, por medio de una menor desigualdad, una mayor democracia urbana y la construcción de comunidad y cultura ciudadana.

¿Cuánto cuesta la felicidad para los habitantes de la capital? La inversión requerida entre 2016 y 2020, según el Plan de Desarrollo y los cálculos de la Secretaría de Hacienda, asciende a $96,1 billones.

La mayor parte (45%) será para el sector de la movilidad en el Metro, varias troncales de Transmilenio, nuevas vías y ciclorrutas. El sector de la educación ejecutará la segunda mayor proporción (16%), sobre todo en 30 nuevos colegios.

Al sector de la salud le corresponderá otra porción significativa (14%), que invertirá en seis nuevos hospitales. Los sectores de hábitat e integración social ejecutarán otros montos importantes (6% y 5%, respectivamente), mientras que a los fondos de desarrollo local, las empresas sociales del Estado y otras inversiones indirectas les corresponderá ejecutar 7,2%.

El resto, 7%, estará en cabeza de los sectores de seguridad, cultura y otros. Además de la forma en que se ejecutarán los recursos, la pregunta que sigue es cómo se financiará ese plan de desarrollo.

Beatriz Arbeláez, secretaria de Hacienda de Bogotá, asegura que es una estrategia que combina diferentes frentes: fortalecer los ingresos tradicionales y hallar otros nuevos, reducir la evasión de impuestos, atraer al capital privado por medio de Asociaciones Público Privadas (APP), optimizar el gasto público y manejar de una manera responsable el endeudamiento.

Con base en esta estrategia se prevé obtener $47,2 billones de ingresos corrientes, la mayor parte por el ICA y el predial; se espera recibir transferencias de la Nación por $16,2 billones, provenientes sobre todo del SGP y del Fosyga. Se proyecta obtener $18,3 billones de ingresos de capital, de los cuales $5,1 billones serán aportados por mayor deuda, $6,5 por gestión de activos y el resto por excedentes, rendimientos financieros y recursos del balance.

Uno de los temas que más debate generará corresponde a la gestión de activos. Esta estrategia incluye la anunciada venta de las acciones del Distrito en la ETB, pero –de acuerdo con la cifra consignada en el plan de desarrollo– cabrían otras movidas.

Aunque el Grupo Empresa de Energía (EEB) ha desmentido haber tomado alguna decisión con relación a la venta de la Transportadora de Gas Internacional (TGI), el rumor sobre una posible venta de este u otros activos de la EEB, dentro de una estrategia de desinversión de este poderoso grupo energético, ha cobrado mayor relevancia, pues el valor de la ETB es menor a los $6,5 billones consagrados en el plan.

En conversación con Dinero, Arbeláez no anticipó ninguna decisión en este frente. Donde sí advirtió que viene trabajando con intensidad es en la estructuración de las APP, donde si bien había proyectos por unos $60 billones, la cifra se aterrizó y se espera contar con una inversión de $13 billones.

Estos proyectos están enfocados al sector de infraestructura vial –en especial a los accesos de la ciudad, donde además tendrá que debatirse con la Gobernación de Cundinamarca todo el tema de peajes de entrada–.

Sin embargo, no se descarta que para el sector salud también se incluyan proyectos bajo este modelo.

En infraestructura el otro frente es el Metro. “El valor total es de unos $13,6 billones, que incluyen una contrapartida del Gobierno de $9,6 billones”, dice la Secretaria de Hacienda.

Los más de $4 billones que corresponden al Distrito se financiarán con sobretasa a la gasolina (unos $2,6 billones), $800.000 millones que están en el cupo de endeudamiento y los $700.000 millones restantes de distribuciones de excedentes de la EEB y la ETB.

Y en el campo tributario, Arbeláez aclaró enfáticamente que no se ha hecho una reforma tributaria ni se ha aumentado la carga. “Se trata de un proceso de simplificación tributaria”, explicó.

La filosofía del Plan Para lograr sus objetivos, el Plan de Desarrollo propone un nuevo ordenamiento territorial, una aceleración del desarrollo económico, un crecimiento urbano compacto y un gobierno legítimo, con una administración eficiente y pulcra, que preste los servicios y provea los bienes públicos de óptima calidad, en forma equitativa, al menor costo y con el mayor beneficio social.

Mientras la igualdad en la calidad de vida y la inclusión social se propiciarán mediante programas focalizados en la población vulnerable y la primera infancia, la democracia urbana se promoverá por medio de un mayor espacio público y una mejor infraestructura.

Esto se logrará con programas como el de la infraestructura para el desarrollo del hábitat; la recuperación, la incorporación y el control de la ilegalidad en áreas susceptibles de ocupación informal; la provisión de infraestructura social para mejorar el acceso de la población más vulnerable a los servicios públicos; y la mejora de la movilidad, mediante el sistema integrado de transporte masivo (SITM), compuesto por el Transmilenio (TM) y el Metro (MT).

Para ello se construirá la primera línea del MT. Además, se ampliará la red de troncales del TM y se optimizará su sistema operativo para mejorar la calidad del servicio.

El Plan establece que la construcción de comunidad y cultura ciudadana mejorará el cumplimiento de la ley y la cooperación entre los ciudadanos, a través de la consolidación de espacios seguros, con base en programas que incrementen la seguridad y reduzcan la criminalidad.

Un nuevo ordenamiento territorial permitirá planificar un crecimiento urbano compacto, articulado con el desarrollo territorial de los municipios de la región.

Dentro de él se destacan los proyectos urbanos integrales y el programa para reducir el déficit de suelo urbanizable, vivienda y soportes urbanos, junto con el de articulación regional y planeación integral del transporte.

Compactar el crecimiento de la ciudad minimizará el consumo de energía y mejorará su sostenibilidad ambiental. El desarrollo económico basado en el conocimiento facilitará el entorno para que prosperen los negocios y mejore la interacción entre la academia y las empresas.

Para lograrlo se pondrán en marcha los programas de generación de alternativas de ingreso y empleo formal, de mejora de la eficiencia de los mercados, de fortalecimiento del recaudo tributario, de vinculación del capital privado a la financiación de la infraestructura, de generación de un entorno propicio para la innovación y de una infraestructura de comunicaciones que permita aprovechar las TIC para generar conocimiento y actividad económica.

A través de todas estas acciones se incrementará la competitividad de la ciudad, para reducir los costos de las empresas, lo cual les permitirá generar empleo formal y pagar los impuestos que les corresponden.

Se trata, como dice Arbeláez, del plan más ambicioso que se ha presentado en la historia de la ciudad. La financiación combina las fuentes disponibles, aunque algunas –como la venta de activos– no dejarán de suscitar polémica.

Más de Dinero.com

image beaconimage beaconimage beacon