Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las zonas que podrían salvar a Colombia de la falta de gas

DineroDinero 14/09/2016
GAS © Dinero GAS

En los próximos años el Valle Inferior del Magdalena Medio y el Mar Caribe podrían convertirse en la ‘tabla de salvación’ de Colombia para mantener la autosuficiencia en gas natural en los próximos años y evitar el desabastecimiento.

En 2018 Colombia podría perder la autosuficiencia si no aumentan las reservas, según un análisis de la Contraloría General de la República.

Esto implica que dentro de muy poco tiempo el país necesitaría importar el hidrocarburo para cubrir la demanda de unos 8 millones de hogares y generar electricidad en tiempos de sequía.

Sin embargo, el contralor Edgardo Maya advirtió que aún si se importa gas en las cantidades que supone la Upme, “persiste la probabilidad de pérdida de autosuficiencia en el periodo 2018 – 2020”.

¿Dónde se está buscando gas? El primer lugar donde se está buscando gas natural en Colombia es en aguas profundas del Mar Caribe donde 10 empresas operadoras han suscrito 22 contratos de exploración, incluyendo contratos de evaluación técnica (TEA), según el Ministerio de Minas.

Entre esos proyectos prometedores están Orca y Kronos, dos pozos en los que participa Ecopetrol, y que podrían representar un gran potencial.

Según el gobierno el 15% de la producción potencial de Colombia está en el ‘Caribe off Shore’ y en línea con eso estableció beneficios tributarios para la explotación como la declaratoria de zonas francas en las plataformas.

Por ejemplo, Orca 1 fue el principal descubrimiento de la industria de hidrocarburos en 2014. Ecopetrol y sus socios planean perforar el pozo Angel 1 a finales de este año para delimitar el descubrimiento de Kronos.

Sin embargo, tanto Ecopetrol como el gobierno saben que sacar el gas de las profundidades del lecho marino es un proceso que podría tomarse al menos seis años mientras se termina la fase de exploración y se declara la comercialidad.

De hecho el pronóstico oficial de gas, que advierte sobre la necesidad de importar, no incluye estos recursos en el escenario base.

En el corto plazo los hallazgos se están dando en tierra. Un lugar donde se está buscando, y encontrando gas, es en el Valle Inferior del Magdalena.

Allí varias compañías están teniendo éxitos exploratorios y reportaron que aumentarán su producción en los próximos años.

Según datos de la Upme esta región concentra el 12% de las reservas probadas remanentes y el 47,7% de las reservas posibles.

En la zona están los campos Arianna, Bonga, Bullerengue, Caña Flecha, Cicuco, Clarinete, El Difícil, Katana, La Creciente, Mamey, Nelson, Palmer y Pedernalito.

Según la Upme la mayor producción esperada en esa zona “además de compensar la declinación de gas proveniente de la cuenca de Guajira, permite un aumento en la oferta total nacional”.

Los descubrimientos más grandes por el momento son los de Canacol con los pozos Oboe 1 y Níspero 1, donde ya comprobó la existencia de gas.

Los resultados de Níspero fueron tan satisfactorios para la compañía que decidió ampliar su programa de exploración para incluir a Trombón 1, en la misma zona.

Canacol además planea perforar tres pozos adicionales a Trombón en sus campos y mantener activo un taladro de perforación durante todo 2017 para seguir buscando gas.

En ese contexto Canacol planea aumentar su producción a más de 190 millones de pies cúbicos por día.

El reto para los próximos años será lograr llevar líneas de transporte de gas hacia nuevos campos de un tamaño pequeño. En los escenarios de oferta para la próxima década “es notable el aporte de numerosos campos con bajas contribuciones, algunos de los cuales no están interconectados al sistema nacional de transporte debido a su distancia geográfica y volúmenes bajos, lo que puede hacer financieramente inviable la construcción de líneas de transporte para evacuar dicho gas”.

 ¿Por qué importa tener gas? Este año durante la crisis del sector energético, que casi provoca un apagón, Colombia se quedó sin gas natural para encender las plantas termoeléctricas y esas plantas tuvieron que operar con diesel.

Esta solución terminó aportando mayores costos para la generación de energía y problemas económicos en algunas empresas.

 Una de las causas del desabastecimiento fue que no se logró importar una cantidad significativa de gas.

Por un lado Venezuela decidió no venderle a Colombia, pues debía atender su propia crisis energética, y por otro la planta de regasificación de Cartagena no alcanzó a estar lista a tiempo.

Las estimaciones de Ecopetrol apuntan a que Venezuela aumentaría progresivamente sus ventas hacia Colombia hasta 2020, el año en que alcanzan su pico máximo.

De acuerdo con las proyecciones oficiales de la Upme (Unidad de Planeación Minero Energética) la planta de regasificación de Cartagena podría comenzar a importar a partir de diciembre de 2016.

La planta permitirá importar el gas natural en estado líquido y ‘devolverle’ su estado gaseoso una vez en Colombia.

Actualmente los principales campos de gas en Colombia son Chuchupa-Ballena, y Cupiaga-Cusiana que para 2015 produjeron más del 80% del total.

El problema es que los campos de la Guajira (Chuchupa y Ballena) ya han comenzado a bajar el ritmo de producción y se espera que reduzcan su participación en los próximos años. En ese contexto la importancia de campos pequeños comenzará a crecer.

Más de Dinero.com

image beaconimage beaconimage beacon