Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los polos opuestos ya no se atraen; llega el fin de la (manida) teoría

logotipo de Vanitatis Vanitatis 28/06/2017 Dàlia Rajmil
© Externa

¿Te has planteado alguna vez por qué siempre te fijas entipos altos? ¿O por qué casualmente sueles acabar con hombres muy sensibles? Si es así, es probablemente porque tienes un patrón que te gusta y esto hace que, de forma consciente o inconsciente, tiendas a buscar siempre personas que reúnan más características deeste tipo de perfil.

Pues bien, ahora la ciencia apunta que estas preferencias no son casuales, puesto que nuestra sexualidad también está definida genéticamente. En un estudio publicado en la revista 'Nature Human Behavior', genetistas australianos analizaron 24.000 parejas de origen europeo. Recopilaron información sobre su estatura y su índice de masa corporal y esbozaron un modelo de persona para cada uno de ellos que pudiera encajar con esas características. Los investigadores compararon la estatura del modelo con la estatura de su pareja real.

El resultado de estas investigaciones fue la sorprendente correspondencia entre la altura de las parejas, lo que significa que las personas que participaron en ese estudio estaban eligiendo de forma inconsciente parejas con genes similares a ellos mismos.

Esta conclusión desmontaría las teorías clásicas que defendían la atracción entre polos opuestos. La base científica de esta creencia popular es que podríamos estar buscando una genética distinta a la nuestra para la prevención de enfermedades que suelen darse en la descendencia de parejas de la misma familia, primos, por ejemplo. En el bando contrario estarían los que apuntan a que la razón por la que nos sentimos atraídos por personas que se nos parecen y, por extensión a nuestros padres, es porque se busca la familiaridad y la confianza en la unión con una pareja.

La fuerza de la unión

Sin embargo, este no es el primer estudio que sugiere que los matrimonios tienen genes en común. Otra investigación publicada en 'Nature Immunology' concluyó que las parejas que desarrollaban sistemas inmunes parecidos estaban unidos más tiempo.

Esto no significa que no intervengan factores sociales además de los puramente biológicos. Se estudiaron 7780 parejas británicas y se determinó que existía un nexo a nivel de educación entre ellas. No quiere decir que estemos buscando a nuestra media naranja en función de sus títulos académicos, sino que dos nerds comparten genes que hacen que se sientan atraídos el uno por el otro antes que hacia otras personas que tienen genéticas distintas.

Cuando eliges a alguien para tener una relación, no estás basándote únicamente en motivos físicos, intelectuales o emocionales. Tu elección tiene un efecto en la arquitectura genómica de los rasgos humanos. Cuando una persona alta se junta con otra persona alta, el promedio de altura humana se eleva. Cuando dos personas altas e intelectualmente sofisticadas se casan, esperan que esta intelectualidad vaya a más con su descendencia.

En definitiva, no se trata de hacerse un estudio genético para encontrar pareja, pero sí como para plantearse que si elegimos a una persona u otra es porque inconscientemente buscamos la perpetuación de la especie.

MÁS EN MSN

10 cosas que debes saber para mejorar tu relación instantáneamente 

10 cosas que debes saber para mejorar tu relación instantaneamente

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon