Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“No me sacaron en la época de Uribe, mucho menos en la de Santos”

logotipo de Semana Semana 29/04/2015

Sin duda, Pirry deja un vacío en la televisión colombiana. Semana.com habló en exclusiva con el investigador. Habla sobre las motivaciones de su renuncia y los planes que tiene a futuro.

Guillermo Prieto, 'Pirry'.  Foto: Archivo SEMANA Guillermo Prieto, 'Pirry'. Foto: Archivo SEMANA

Durante 13 años, las investigaciones que publicaba Guillermo Prieto, conocido nacionalmente como Pirry, levantaban ampolla y marcaban agenda. No tenía reparo en criticar a todos: al Ejército, a los paramilitares, la guerrilla de las Farc, a la mafía o al gobierno de turno en sus cortas pero punzantes intervenciones editoriales. Esa política editorial lo llevó a recibir el aprecio masivo del público.

La salida del aire de su programa era un secreto a voces. Fueron muchos los rumores y las conjeturas que se tejieron sobre su salida, tanto así que en redes sociales se volvió viral un mensaje que aseguraba que “el Gobierno había presionado al Canal RCN para que lo sacara”. Nada más alejado de la realidad.

Pirry habló con Semana.com con su habitual naturalidad. No tuvo reparo en responder sobre lo divino y lo humano. Tiene opiniones fuertes y controversiales, pero no duda ni un segundo en expresarlas sin desparpajo. Aseguró, una vez más, que su salida es temporal y se debe exclusivamente a motivaciones personales.

Semana.com: Se han tejido muchos rumores sobre las razones de su salida. ¿Hubo alguna presión de algún sector del poder para que su programa se dejará de emitir?

Pirry: Mire, hermano, si no me sacaron en la época de Uribe, que era bravo el tema, mucho menos en esta época de Santos. Es cierto, se crearon muchos cuentos en torno a mi salida del canal: que había presiones del Ejército, de la Presidencia, de la mafia, en fin. Pero la realidad es que después de 13 años al frente del programa quise buscar un cambio, tomar un nuevo aire. Soy de los que piensan que es necesario reinventarse cuando se pierde la pasión por lo que se hace en la vida, y este es el momento justo.

Semana.com: En la última emisión se le vio cansado, como decepcionado, ¿cree que esa desmotivación se deba a la compleja realidad de Colombia?

P.: Pues a uno como periodista siempre le dan duro muchas cosas. Por más de que se vean y registren muchas cosas, uno nunca termina de impermeabilizarse del todo. No es fácil ver a tanta gente comiendo mierda, pero aun así también conocí historias que te llenan de esperanza y motivación. Así que, sí estoy un poco saturado de la realidad que vivimos en este país, pero precisamente para poder regresar a trabajar y contar esta realidad que nos toca vivir debo tomar un aire nuevo.

Semana.com: ¿Cuáles son sus planes a futuro?

P.: Tengo un acuerdo con el canal por un año para definir si vuelvo o no. Quién sabe que pase durante este tiempo, lo cierto es que busco definir qué quiero hacer con mi vida. Así de simple. Me voy para Estados Unidos a estudiar cine y veré qué pasa, pero no me alejaré del todo. Me mantendré activo en la página web del canal y mantendré actualizado un blog que pienso montar con contenidos.

Semana.com: ¿Qué opina sobre la oferta de programas de crónica y reportaje que se emiten actualmente en televisión nacional?

P.: Como en la literatura o el cine, hay cosas buenas, hay cosas malas y hay porquerías. La gente escoge qué ve. Me parece interesante que los domingos haya propuestas diferentes. Por supuesto sigue el formato típico de ‘Primer impacto’ que no tiene mucha calidad, pero apela a la crónica roja y los temas de impacto social. En realidad no veo que haya una propuesta similar a la nuestra. Mire, nosotros íbamos a Camboya, nos metíamos en el Congo, llegábamos hasta Haití, contábamos historias a profundidad e íbamos más allá en cada tema. Creo que eso caló en la audiencia nacional. Puedo decir con un ligero orgullo que en 13 años no tuvimos que rectificar nada.

Semana.com: Son muchas las críticas que se leen sobre el Canal RCN. Usted trabajó durante 13 años con ellos, ¿qué balance hace?

P.: El canal es de corte institucional, pero ni más ni menos que Caracol. Ambos publican la información que entrega el Estado, sin ir más allá en la mayoría de las veces. Podrían ser más profundos con las investigaciones, tratar de ahondar más en temas de corrupción, pero hasta ahí llega su línea editorial. Pero sé que muchas veces no disponen del tiempo que quisieran para poder adelantar estas investigaciones.

Ahora, es muy raro decir que “RCN está enmermelado”. Mire, la mermelada del gobierno Santos se va en los Ñoño Elías y los Musa Besaile, entre otros. La mermelada se necesita para los políticos, no para los noticieros. Es cierto, los medios podrían ser más profundos en sus investigaciones sobre corrupción, pero eso no quiere decir de ninguna forma que mientan. Una cosa es no ir más allá y otra mentirle a la opinión pública y le puedo asegurar que el Canal RCN no miente.

Semana.com: ¿Cuál fue la imagen que más lo impactó durante estos 13 años de trabajo?

P.: Íbamos en un helicóptero de las Fuerzas Armadas para recoger a un soldado que había perdido una pierna por una mina. Cuando llegamos a la zona, los disparos se sentían como maíz pira en la culata, uno de los oficiales me dijo que me hiciera adelante porque atrás las balas sí penetraban. Ahí dimensioné los horrores de la guerra.

Minutos después lograron rescatar a tres soldados: uno había perdido una pierna, otro tenía vendado el rostro por las esquirlas y el tercero tenía una herida en su estómago. En un momento de dolor, el soldado con la venda en la cara acariciaba la cabeza de otro compañero, como si fuera un niño. Esa imagen me marcó para siempre. La guerra nos despedaza. Destruye personas jóvenes, las marca para siempre. Mire, uno de ellos tenía 29 años, dos hijas y una esposa, y su futuro había cambiado para siempre.

Semana.com: ¿Qué visión tiene sobre el proceso de paz que adelanta el Gobierno con las FARC en La Habana?

P.: Si las FARC de verdad quisieran la paz, esto iría mucho más adelante. Las FARC tienen dos cosas: una, que ya las traicionaron en el pasado cuando acabaron con la Unión Patriótica. La otra es que ellos siguen convencidos de la premisa de ‘todas las fuerzas de lucha’, entonces uno no sabe si están sentados allá hablando en serio o mamando gallo, ganando tiempo, esperado a ver qué pasa en Venezuela o esperando a ver qué sucede para reorganizarse y volver al ataque. Pero mientras sigan traficando droga, siguen siendo una fuerza ilegal muy peligrosa y muy dañina para el país.

Sin embargo, pues de pronto inclusive por razones económicas puede haber una luz. Si hay paz, pueden llegar todas las multinacionales que quieran sacar petróleo, entonces de pronto por ahí es. Dicen que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Semana.com: ¿Qué opina sobre la llegada de Claudia Gurisatti a la dirección de noticias del Canal RCN?

P.: Mire, yo conozco a Claudia hace 20 años, cuando yo era ‘barman’ en un bar de la 82 y ella era una estudiante, así que más que colegas, somos amigos. Y en este ambiente de pasiones y polarización prefiero no opinar sobre lo que se está hablando sobre su nuevo trabajo.

Semana.com: Cuando regrese, ¿trabajaría para Caracol Televisión?

P.: Trabajaría con quien quiera contar con mis servicios. Pero es claro que tengo un agradecimiento especial con el Canal RCN y a pesar de que mucha gente lo critica, yo le tengo mucho aprecio, así que ellos serían la primera opción cuando decida volver.

Más de Semana

image beaconimage beaconimage beacon