Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Apolo, el perro que sobrevivió a la barbarie humana

logotipo de Semana Semana 06/10/2015

El can, de raza siberiana, logró congregar la solidaridad de los habitantes de Envigado (Antioquia).

Apolo, el perro herido en Envigado.  Foto: Cortesía / Tomado de El Colombiano Apolo, el perro herido en Envigado. Foto: Cortesía / Tomado de El Colombiano

Justamente el domingo, cuando se celebraba el Día Internacional de los Animales, otro acto de salvajismo humano contra estas criaturas por poco enluta a Envigado (Antioquia). Apolo, un perro de raza siberiana fue víctima de dos machetazos, uno en la cabeza y otro en el hocico, que por poco acaban con su vida.

Así lo reportó la versión web el diario El Colombiano, que narró cómo el canino fue hallado en lamentables condiciones en el sector de El Salado, un parque al que los deportistas suelen acudir. Ellos fueron testigos delas terribles heridas de Apolo y de sus lamentos.

Fue Yessica Velásquez, que trotaba por el lugar, quien se apersonó de la situación y llamó a las autoridades. La Policía Ambiental de Medellín no pudo actuar pues el sitio estaba fuera de su jurisdicción, pero el can finalmente pudo ser asistido por policías y bomberos de la municipalidad.

“Al perro le dieron dos machetazos: uno en el cráneo y el otro en el hocico. El hueso estuvo muy expuesto al ambiente y tuvieron que intervenirlo para evitar algún tipo de infección y con el otro golpe por poco lo degollan”, dijo la mujer al rotativo antioqueño.

Versiones recogidas entre los lugareños dan cuenta de que Apolo habría sido agredido de esa forma tan violenta por ingresar a uno de los predios del sector.

El perro finalmente fue llevado a una clínica veterinaria. Entre quienes se interesaron en el caso se recogió algún dinero para iniciar su atención, pero por la gravedad de las heridas deberá estar hospitalizado entre tres y cinco días.

El primer reporte indica que Apolo está estable, aunque crítico, puesto que por un buen tiempo estuvo expuesto el hueso frontal.

“La condición corporal es aceptable y no reviste síntomas de desnutrición u otra enfermedad. Pese a que el golpe fue cerca de la parte de los ojos, no se vio comprometido”, señaló Andrea Pizarra, médica veterinaria, a ese medio de comunicación.

Apolo al parecer habría escapado de su hogar la noche. El domingo, durante la tarde, un hombre apareció en la clínica veterinaria y se identificó como el dueño del can. Y él, como muchos otros, se pregunta quién y cómo pudo atacar de semejante manera a su perro.

Pero este no ha sido el único caso en Envigado. En mayo del 2014 ocurrió un caso todavía más doloroso: Miguel Ángel Palacio no pudo seguir de largo ante la escena que se presentó ante sus ojos: un hombre, en estado de embriaguez -según la Policía- había decidido degollar a un perro con un machete, en las afueras de una casa en la Loma del Chocho.

El joven de 19 años, que residía y estudiaba en Miami (EE. UU.) y que estaba de vacaciones en el lugar, murió por cuenta de las heridas provocadas durante un forcejeo con el agresor. Ambos casos son muestras de que la intolerancia humana es capaz de ensañarse, literlamente, con cualquiera.

Más de Semana

image beaconimage beaconimage beacon