Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así fue el dramático desalojo de una familia en Montería

logotipo de Semana Semana 03/06/2016

© Semana

Dejar a un lado lo que construyó durante 13 años, no es fácil para Luz Herlinda Aya Montaña. Su tierra, su ganado, su forma de sustento y la de su familia están a punto de desvanecerse en sus manos. Pero, por ahora, no puede hacer nada.

El pasado 19 de mayo la Policía de Montería cumplió la orden del fallo del juez segundo civil especializado de Restitución de Tierras de Córdoba, James Mauricio Paucar, de desalojar a Luz Herlinda, su familia y sus trabajadores de las 80 hectáreas que tenía en la parcelación Mundo Nuevo del corregimiento de Nueva Lucía, en Montería.

Pero la orden, al parecer, no la cumplieron de la mejor manera. Las imágenes del desalojo son desgarradoras. La familia Aya Montaña se desiste a salir de allí, se aferran de lo que encuentren: árboles, prado, las columnas de una casa, asientos. De todas las formas intentan evitar ser sacados por las fuerzas especiales de la Policía.

En el video, revelado por el canal regional Nortevisión, aparecen los adultos y los niños resistiéndose a ser desalojados. Ante la actitud, los uniformados utilizaron la fuerza y no fueron pocos los que salieron lastimados. Los vecinos llegaron a apoyar a Luz Herlinda y su familia.

“Allá llegaron, leyeron el fallo y procedieron a entrar a la fuerza. Eso fue humillante. Incluso, una niña salió lastimada y tuvimos que llevarla al médico. (…) Esto es muy duro. Mi hermana compró las tierras de buena fe. Ahora no pueden venir a quitárselas”, manifestó José Anibal Aya, hermano de Luz Herlinda.

Y es que ella no sería la única afectada. Del trabajo que se realiza en esas parcelas viven cinco familias que han trabajado la tierra y el ganado para tener un sustento.

Pero aunque la familia Aya Montaña manifiesta haber comprado honestamente, por otro lado está la familia Espitia Durango, quienes se declaran víctimas del conflicto armado y habrían sido supuestamente despojados de sus tierras en los años 80.

Pero, ¿qué pasará con estas personas que fueron desalojadas y que, tal vez, compraron sus tierras de manera honesta? Según el secretario de Gobierno de Montería, Salim Ghisays, esto es un tema que se podría volver recurrente con la ley de restitución de tierras y al que debería prestársele mucha atención.

“Hay mucha gente que compró de muy buena fe, pero que ahora aparecen los antiguos dueños y dicen que los desalojaron. Entonces los jueces dan una orden y nosotros tenemos que cumplir. No podemos incurrir en desacato (…) Solo estamos dando cumplimiento a una decisión de un juez”, dijo a Semana.com.

Sin embargo, Ghisays aseguró que en el video se mostró solo una parte y que, según la información que tienen, no agredieron a las personas. Incluso, resaltó, estuvo el ICBF. “Siempre cogen las fotos amarillistas, hubo un forcejeo, pero no pasó a mayores”, manifestó.

El secretario reconoció lo difícil de la situación y manifestó que se reunirán con la oficina de Restitución de Tierras para saber cómo se manejarán los casos. “Esto va ser una bomba de tiempo. (…) Esto es un solo caso, pero lo que se va venir de ahora en adelante van a ser muchos. Esto será un pan de cada día si se firma la paz”, recalcó.

Por último, el secretario expresó que, aunque el tema se le sale de las manos cuando hay acciones de cumplimiento de por medio, se encargarán de brindarles asesoría jurídica a estas personas para que entren al litigio y también luchen por sus derechos.

Mientras tanto, la Policía decidió abrir una investigación sobre cómo fue el desalojo y poder descifrar si, en realidad, se cometieron excesos y arbitrariedades.

Más de Semana

image beaconimage beaconimage beacon