Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cabe recordar que los relojes suizos son artículos de lujo

logotipo de DineroDinero 06/10/2015

Luego de la crisis de la relojería en los años 70s, cuando la participación de mercado que le pertenecía a Suiza pasó del 90% al 15%, la industria tuvo que acomodarse a los cambios sociales y tecnológicos. Hoy en día continúa acomodándose a la realidad de la industria pero manteniendo su legado y lujosa herencia.  

La industria de la relojería en Suiza ha pasado pr altos y bajos, sin embargo, sigue siendo reconocida por su calidad, lo cual según los relojeros suizos, es el factor diferenciador que los mantedra en la industria La industria de la relojería en Suiza ha pasado pr altos y bajos, sin embargo, sigue siendo reconocida por su calidad, lo cual según los relojeros suizos, es el factor diferenciador que los mantedra en la industria

Atrás en el tiempo de los relojes suizos

En el siglo XVI se le prohibió a los orfebres en Ginebra, Suiza, crear joyas, por lo que se dedicaron a producir cajas de relojes pues eran “joyas útiles”, para luego darle paso a la creación del sello de calidad de “Punzón de Ginebra” en 1886. Suiza se llevó la delantera en la industria, cuando en Berna se concedió la primera patente, de que se tenga noticia, para un reloj de pulso.

En 1901, Louis Cartier creó el reloj Santos para su amigo el aeronauta brasileño, Alberto Santos–Dumont y llega la primera feria de relojes, en el mismo siglo. En 1926, Rolex creó el reloj Oyster con caja y corona atornilladas y resistentes al agua. Posteriormente, en 1966, se presentó oficialmente el primer reloj suizo de cuarzo.

La medición del tiempo ha estado presente en la humanidad desde antes del siglo XVI, con mecanismos de engranaje y pesas, para luego continuar el desarrollo hasta que en el siglo XX, llegaron los relojes de cuarzo y de plástico al tiempo que se despertó, el coleccionismo y la apreciación de las antigüedades de la relojería que ha mantenido viva la industria.

Tiempos difíciles para la industria

Sin embargo, es precisamente el avance con el cuarzo el acontecimiento más recordado en la industria relojera de Suiza, pues fue la sacudida más reciente que ha recibido el mundo de la relojería y que casi la llevó a la extinción cuando en Asia se masificaron los relojes de cuarzo a precios de alrededor de US$20, mientras que en Suiza los relojes aún eran chapados en oro y se comercializaban por encima de los US$ 1.000.

Lo anterior llevó a la industria a una crisis en donde Suiza pasó de tener el 90% del mercado de relojes a tan solo el 15% de este, pero además, los empleos generados en Suiza por la industria relojera cayeron de 90.000 en 1970 a sólo 28.000 en 1978.

Hasta 1983 cuando hizo su aparición el Swatch, fruto de la empresa ASUAG (después Swatch Group) y la visión de un grupo de empresarios liderados por Nicolas Hayek, tomaron el riesgo de adaptarse a la nueva realidad de la relojería.

La industria relojera de Suiza logró permanecer a flote luego de superar la peor crisis en los años 70s. Sin embargo, aún se ve afectada por la caída de la demanda durante los últimos años, resentida por la coyuntura económica de los principales países demandantes de relojes suizos, entre ellos China.

Los relojes suizos siguen siendo de lujo

De acuerdo con el estudio de Deloitte sobre la industria relojera suiza en el 2015, el número de ejecutivos relojeros que son pesimistas sobre las expectativas de la industria supera a aquellos que son optimistas, pues la actual fortaleza del franco suizo y el debilitamiento de la demanda de países como China, ha repercutido en una tendencia a la baja de las ventas en el primer semestre del año.

Sin embargo, a pesar de que Suiza no exporta un gran volumen de relojes como sus dos principales competidores, China y Hong Kong, ningún otro país genera ventas más altas en términos de valor.

En 2014, el precio promedio de exportación de un reloj de pulsera suizo era de 730 francos suizos, en comparación con 27 francos suizos en Hong Kong y 7 francos suizos en China. De acuerdo a Deloitte, esto es un claro ejemplo de la fuerza del segmento de lujo en Suiza.

Las exportaciones de relojes suizos, en términos de valor, alcanzaron la cifra récord de 21.000 millones de francos suizos en 2014, lo que representó un crecimiento del 1,8% más que en 2013.

A su vez, se registró un ligero aumento en el volumen de las exportaciones, de 1,7% después de dos años de descenso, mientras que la caída de 2012 y 2013 se debió principalmente a las menores ventas de relojes de cuarzo.

El SmartWatch

Una encuesta en línea realizada por Deloitte en este año sobre el uso de smartwatches entre los consumidores de relojes en China, Francia, Italia, Japón, Suiza y Estados Unidos mostró que más del 60% de los chinos, el 48% de los italianos y el 35% de los consumidores franceses tienen la intención de comprar un SmartWatch en el próximo año, mientras que en Suiza el porcentaje es de sólo 17%.

Estos resultados son alarmantes para la industria relojera en Suiza pues, según el estudio de Deloitte, más del 25% de los ejecutivos encuestados consideran a los smartwhatches una amenaza competitiva frente al 11% en el 2014.

Allí mismo, los ejecutivos reconocieron el peligro que representa en la industria el lanzamiento del reloj de Apple. Sin embargo, más de la mitad, consideran que las oportunidades de la industria se encuentran en el segmento de lujo, en donde la relojería Suiza ha permanecido en el tiempo.

Colombia y el lujo

En los últimos 10 años el consumo de relojería y del mercado de lujo se ha incrementado considerablemente en el país; estudios recientes afirman que el consumidor colombiano tiene mayor información y educación sobre este segmento, con criterio abierto a nuevas tendencias basadas en la emoción y sofisticación, convirtiendo a Colombia en un país de interés para las marcas, razón por la cual actualmente existen más de 130 y muchas otras buscan abrirse mercado.

De acuerdo con el gerente de una de las ferias de relojería más relevantes del año de Latinoamérica, WatchBo 2015, Santiago Velilla, durante este año la feria fue una vitrina de negocios para “más de 35 marcas extranjeras pues Colombia es un mercado muy atractivo tanto para relojeros suizos y asiáticos.”

Además, la acogida de la relojería en el país, se evidencia con “más de 130 marcas en Colombia que gozan de aceptación en el país”.

A su vez, Velilla le explicó a Dinero que la creciente demanda de lujo por parte de los colombianos fue un llamado para expandir la feria de relojería a la joyería para exponer las marcas locales e internacionales que buscan afianzar lazos comerciales en el país, algunos de ellos en “busca de canales de distribución” para la posible entrada de otras marcas de alta joyería al país, además de Tiffany & Co. y Bvulgari.

La historia de la relojería ha estado estrechamente ligada a la joyería. Tanto la relojería como la joyería se han venido abriendo mercado en países menos maduros en la industria como Colombia y buscan oportunidades sobre todo en el segmento de lujo.

Más de Dinero

image beaconimage beaconimage beacon