Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Constructora Carlos Collins entra en liquidación

logotipo de Semana Semana 30/01/2017

La constructora del ingeniero Carlos Collins no pudo hacerle frente a los difíciles problemas financieros que venía afrontando desde hace varios años, razón por la cual fue intervenida por la Superintendencia de Sociedades para su liquidación.

De esta manera termina la existencia de una compañía que nació hace 17 años con el fin de desarrollar proyectos de infraestructura, entre ellos la doble calzada Bogotá- Girardot y el Túnel de La Línea, que a la postre se convertirían en sus principales dolores de cabeza y en la causa de la liquidación.

En noviembre del año pasado el Instituto Nacional de Vías (Invías) decidió no renovarle el contrato que venía ejecutando desde hace más de cinco años para la construcción de un túnel de 8,6 kilómetros entre Cajamarca y Calarcá, así como puentes y viaductos, y cuyo valor inicial estaba estimado en 629.000 millones de pesos. Le puede interesar: Collins vuelve a perder por obra Bogotá-Girardot

Esta decisión se tomó teniendo en cuenta que el constructor había pedido un nuevo plazo de cuatro meses para entregar las obras pero después de los informes de interventoría se comprobó que ni en un año estarían listas. Además, el proyecto llevaba 39 meses de retraso y se habían inyectado recursos adicionales para sacarlo adelante. Con la no renovación del contrato, Collins tenía que entregar las obras para que el Invías le adjudicara el proyecto a un nuevo concesionario.

Faltaba por terminar el 12 por ciento del proyecto para lo cual se abriría un nuevo proceso de licitación y se destinarían recursos adicionales por más de 200.000 millones de pesos. Esta obra de ingeniería terminará costando alrededor de 1,8 billones de pesos, es decir, casi tres veces lo previsto inicialmente.

Desde un comienzo diversos sectores advirtieron sobre los problemas que se podrían presentar debido a que el tramo tenía riesgos geológicos y, además, porque el proyecto se había adjudicado por un monto muy bajo. P

La semana pasada, el Consejo de Estado ratificó un fallo de un tribunal de arbitramento y condenó a Collins a pagar una multa por 151.000 millones de pesos por el incumplimiento de la obra Bogotá- Girardot, en la variante de el Boquerón. La situación de la compañía llegó a un nivel tan crítico que estaba atrasada en el pago de impuesto y salarios.

Según la Superintendencia de Sociedades, la firma de ingeniería debía en impuestos de renta y de riqueza 1.800 millones de pesos por lo que la Dian le tenía embargadas las cuentas. Además, no había renovado la matrícula mercantil ni estaba cumpliendo con el objeto social para la cual fue constituida. Collins, de 77 años, y con más de 40 años de experiencia en el sector de infraestructura, ha acusado a funcionarios del gobierno de quererlo sacar de este proyecto y de cerrarle las puertas, con el fin de entregar las obras a otros contratistas, con el pago de cifras muy superiores a las que él estaría dispuesto a terminar el proyecto.

Con la decisión de la Supersociedades la historia de Collins llegar a su fin, aunque el ingeniero dice que está dispuesto a seguir dando la pelea y para ello tiene demandas contra el Estado en diversos tribunales por cerca de 400.000 millones de pesos por este proyecto.

Más de Semana

image beaconimage beaconimage beacon