Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Demandado por comerse a su compañero el náufrago que sobrevivió 13 meses a la deriva

logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 16/12/2015

La familia del fallecido le exige una indemnización de un millón de dólares y lo acusa de canibalismo.

El pescador que ha estado más de un año a la deriva en el Pacífico vuelve a la civilización © La Vanguardia El pescador que ha estado más de un año a la deriva en el Pacífico vuelve a la civilización

Sobrevivió 13 meses navegando a la deriva, pero su calvario no ha acabado. Salvador Alvarenga ha sido demandado por un millón de dólares acusado de comerse, presuntamente, al compañero que viajaba con él.

El pescador, de 36 años, pagó a Ezequiel Córdoba, de 22, para que le acompañara dos días de pesca en las costas de México en noviembre de 2012. Una fuerte tormenta hizo que perdieran el control del barco, que navegó mar adentro y los dejó a la deriva. Se alimentaron de peces, aves y beber sangre de tortuga y orina.  

MÁS EN MSN:  

La trascendental decisión contra WhatsApp en Brasil 

Instagram: la ‘barbie humana’ presenta a su familia

Pero sólo Salvador sobrevivió. En su lecho de muerte, Ezequiel le hizo prometer que conservara su cuerpo para entregárselo a su madre y poder explicarle qué había pasado. Alvarenga navegó seis días con los restos mortales del joven, hasta que decidió arrojarlos por la borda.

Ahora, la familia de su compañero le exige una indemnización de un millón de dólares y lo acusa de canibalismo. El abogado del demandado, Ricardo Cucalón, ha asegurado que el superviviente no se comió el cuerpo del joven y ha acusado a la familia de Ezequiel Córdoba de querer las ganancias del libro que Salvador ha publicado.

“Creo que esta demanda es parte de la presión de esta familia para dividir los ingresos de los derechos de autor”. “Muchos creen que el libro está haciendo a mi cliente rico, pero lo que va a ganar es mucho menos de lo que la gente piensa”, explicó Cucalón.



Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon