Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La marca "James"

logotipo de DineroDinero 23/06/2015

Conoce usted a ¿David Rodríguez Rubio?, ¿se animaría a comprar algún producto promocionado con una imagen de David? Muy seguramente no. Pero si el nombre para estas preguntas fuera James Rodríguez, el 10 de la Selección Colombia y del Real Madrid, la situación sería distinta. De hecho, David y James son la misma persona, pero la diferencia comercial entre los dos nombres supera los 9 millones de euros al año.

James David Rodríguez Rubio no es solo un gran jugador de fútbol. Es más un empresario que sabe sacarle provecho al deporte y a su imagen. Es protagonista de millonarias campañas de publicidad de grandes multinacionales como Adidas, Bimbo, Unilever (Clear y Rexona) y Nestlé (Milo); sin pasar de largo a Pony Malta, las líneas de ropa propia en Almacenes Éxito, la amplia presencia en redes sociales, sus inversiones inmobiliarias, su bebida energética 10 Gold y la empresa Top 10 –dedicada a la instalación de canchas sintéticas–, que lo ponen más en la órbita de los CEO con éxito, que en la de los futbolistas famosos.

Aunque su fútbol exquisito, su fichaje al Real Madrid y su gol casi celestial contra Uruguay en el Mundial de Brasil le dieron a James su boleto al hall de la fama: hoy el 10 de 23 años de edad es más una marca comercial. No en vano, en la más reciente campaña publicitaria de Adidas James personificó al golden boy; o mejor, todo un Rey Midas; al fin y al cabo, lo que toca lo convierte en oro.

Es difícil precisar cuánto gana al año por esos comerciales y promociones. El portal de Barcelona Diariogold.com aseguró que por estos conceptos facturaba 9 millones de euros, cifra que de ser cierta sería superior a su salario en Real Madrid, que ronda los 6 millones de euros.

¿Qué hace a James un golden boy? Varias cosas. El experto en marketing deportivo y profesor de la escuela de negocios IE de Madrid, España, Eduardo Fernández Cantelli, afirmó a Dinero que “determinadas empresas, sobre todo en el sector de gran consumo, se han fijado en James para asociar su imagen a la de un deportista que transmite ilusión, ha conseguido un sueño, tiene una vida ordenada, es disciplinado, muestra una actitud positiva y ha triunfado”.

Lo mismo dice Adidas Colombia. “James representa una nueva era como marca en el país. Lo mejor es que no genera controversias, tiene un buen aspecto físico y es un deportista perfecto”, dice Santiago Gutiérrez, relacionista público de la empresa.

Este jugador encarna una nueva generación de deportistas más preocupados por su preparación física y mental, que por la vida nocturna y las verbenas. Otros buenos ejemplos son Nairo, Falcao, Ibargüen, Pajón, Yacamán...etc.

Con esas características James representa la contraparte frente a casos emblemáticos como Lance Armstrong, sumido en un averno por cuenta de sus ‘malos pasos’.

En la "realeza"

James Rodríguez es talentoso, joven y aclamado por el público femenino, pero no sería el mismo si no estuviera jugando en el Real Madrid. Es un negocio de doble vía, pues el equipo merengue factura todos los días.

A juicio de Fernández Cantelli, la rentabilidad que James le da al Real Madrid se puede ver desde dos puntos: el primero está asociado a la penetración de este club español en el mercado colombiano, que es gran consumidor de fútbol. “Gracias a James, el Real tiene más seguidores. Esta vinculación tiene para el club un valor porque incrementa el atractivo y la capacidad de atraer ingresos”, explica.

Y el otro es indirecto: si James ha generado un incremento en el número de seguidores del Madrid, entonces el valor de esta marca aumenta (el mayor activo de un club es el número de seguidores y en el nivel de afinidad que estos tienen) y los ingresos serán mayores porque las empresas estarán más interesadas en vincularse a ese club. Una cifra final en ese frente: los ingresos de explotación del Real Madrid alcanzaron los 550 millones de euros (2013/2014). El 32% de ese monto deriva del marketing.

La venta de camisetas es otra fuente de recursos, aunque no la principal. El analista español prevé que el Real Madrid venderá 1,5 millones de camisetas al año, la mayoría gracias a la marca Cristiano Ronaldo. Sin embargo, se estimó que el día de la presentación de James se vendieron unas 90.000 camisetas y que en los primeros días que siguieron a su fichaje se vendieron 400.000. “¿Son todas de James? No se puede afirmar, aunque naturalmente, un número alto de esas camisetas no se habrían vendido esos días si James no hubiera sido presentado”, precisa.

Cuando el talento se une con la madurez y una buena pinta, solo hay que esperar los cheques. En los últimos días recibió el primero de su hija Salomé, ‘fichada’ por EPK para una colección de ropa. James es todo un CEO.

Más de Dinero

image beaconimage beaconimage beacon