Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las lecciones de vida que la cárcel le dejó a Adriana Arango

logotipo de Revista Fucsia Revista Fucsia 23/11/2015

La expresentadora está próxima a recobrar su libertad, después de 7 años y medio de condena por estafa y captación ilegal de dinero. La periodista estuvo en las charlas TEDxBuenPastor de Bogotá, contando su experiencia y cómo sus manos le "salvaron la vida". 

Adriana Arango. Adriana Arango.

A pocas semanas de recobrar su libertad, Adriana Arango cuenta su historia en la cárcel Buen Pastor de Bogotá, con el tono sabio que sólo da la experiencia, el perdón y la aceptación.

Ella, la cara visible de las noticias de uno 24 Horas, el decano de los noticieros de la televisión colombiana, vivió y sufrió la experiencia de estar recluida en una cárcel.

Su meteórica carrera, que la puso en un lugar privilegiado del periodismo en donde se codeaba con referentes como Yamid Amat y María Isabel Rueda, hizo un parón en 2009 cuando fue condenada junto a su esposo a 7 años y medio de prisión por los delitos de estafa agravada y captación ilegal de dinero. 

MÁS EN MSN:

Canibalismo y decapitaciones: el horror que se vive en las cárceles de Brasil  

La exreina que se cansó de los malos tratos del defensor

Una comercializadora de flores en la que se asoció con su segundo esposo Javier Coy se convirtió en la peor de las pesadillas de Adriana. Con la baja del dólar ella y su esposo perdieron capital que habían obtenido de sus amigos y familiares para hacer andar la empresa. Los impagos empezaron a aparecer, y encima, el “inconveniente” estallido del escándalo de DMG, la “pirámide” de David Murcia Guzmán, la pusieron en el ojo de la justicia.

Hoy de nuevo pisó ese centro carcelario -pues la mayor parte de su condena la pagó en prisión domiciliaria- para participar en las charlas TEDxCárcelBuenPastor, una iniciativa de la actriz Johana Bahamón, que se une al movimiento global TEDX cuyo objetivo es ser la plataforma de las ideas que merecen ser difundidas.

Con su charla "Las manos mágicas", una forma irónica de decir cómo sus manos la salvaron de la soledad y la culpabilidad que produce la reclusión. Una forma irónica porque Adriana sufre desde hace varios años de una artritis degenerativa que no sólo le produce dolor sino que ha transformado la forma de sus manos.

"Cuando cometemos errores quisiéramos no dejar huella, desaparecer las evidencias como por arte de magia o borrar lo que pasó… Sin embargo, en nuestras manos está la historia de nuestras vidas", decía Arango.

Y agregaba: "Estas manos que ustedes ven torcidas desde adentro demuestran la fuerza y la convicción de un camino que logró enderezar su rumbo".

Adriana Arango, fue una de los 8 panelistas de las charlas TEDxCárcel Buen Pastor, que también incluyeron al exviceministro de Justicia Miguel Samper, la diseñadora de joyas Mercedes Salazar, quien lidera un proyecto con reclusos de la cárcel La Picota, el publicista Julián Arango y el grpo de teatro Cárcel Buen Pastor.

Más de Revista Fucsia

image beaconimage beaconimage beacon