Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Senado aplaza decisión en el caso Pretelt

logotipo de Semana Semana 24/08/2016
Abril, mes clave para decisiones en escándalo de Pretelt © colprensa.co Abril, mes clave para decisiones en escándalo de Pretelt

Cuando parecía que las mayorías en el Senado admitirían la acusación contra Jorge Ignacio Pretelt, el magistrado logró una victoria parcial al conseguir que la plenaria lo oyera antes de tomar cualquier decisión.

Una proposición presentada por el senador Daniel Cabrales, del Centro Democrático y paisano del magistrado, pues también nació en Montería (Córdoba), y respaldada por otros senadores del Centro Democrático, se convirtió en el salvavidas del magistrado de la Corte Constitucional, acusado por la Cámnara der Representantes por el delito de concusión.

La proposición pedía que el magistrado Pretelt fuera oído antes de la votación definitiva. Y aunque senadores como Juan Manuel Corzo y el investigador Julián Bedoya explicaron que el magistrado podría hablar sólo en el momento del juicio político (es decir, en una instancia posterior), la plenaria decidió que ante la posibilidad de quedar suspendido, la plenaria lo debería ir: 55 senadores votaron por oírlo, 17 se manifestaron en contra.

Tras esa votación, la plenaria del Senado se levantó y volvió a ser citada para este miércoles a las 10 de la mañana. Se retomará el caso precisamente con la intervención del magistrado, quien había recurrido hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que intercediera ante la plenaria.

Este miércoles, después de la intervención del magistrado, la plenaria deberá decidir si admite o no la acusación. De hacerlo, el magistrado quedaría suspendido de su cargo en la Corte Constitucional.

Este martes todo parecía tornarse oscuro para el magistrado Pretet, más aún cuando la plenaria rechazó la solicitud de nulidad que hizo el senador José Obdulio Gaviria (Centro Democrático) y del procurador Alejandro Ordóñez.

Gaviria pidió que el caso retornara a la Cámara de Representantes para corregir errores de procedimiento, mientras que el procurador pedía la anulación por no haberse garantizado el debido proceso al magistrado acusado. Gaviria yo Ordóñez fueron derrotados con una votación de 51 votos contra 20.

El debate

La plenaria del Senado había sido citada a las 10:00 de la mañana para abordar el ‘Caso Pretelt’. Al debate, en el que por primera vez en la historia un magistrado podría ser suspendido de su cargo, los senadores no llegaron a tiempo.

Sólo a las 12:30 del medio día, cuando los meseros servían el almuerzo, se pudo constituir quórum decisorio. Sólo 54 de 102 senadores contestaron el llamado a lista. En ese momento el senador instructor Guillermo Santos (P. Liberal) se subió al atril para dirigirse a la plenaria.

Minutos antes dos senadores intentaron hacerle el quite a la acusación del magistrado. El senador uribista Orlando Castañeda se declaró impedido porque la Misión Carismática Internacional, la mayor Iglesia Cristiana de Colombia, a la cual pertenece, expidió un comunicado en el que aseguraba que suspenderían del cargo a Pretelt por sus posición es “en defensa de la familia”.

Armando Benedetti, presidente del Partido de La U, se declaró en conflicto de interés por que en el año 2013 contrató los servicios del abogado Abelardo de la Espriella para un caso de injuria y calumnia, y ahora el abogado representa al magistrado Pretelt. La plenaria negó ambos impedimentos.

El senador Santos explicó a la plenaria que la decisión del Senado será definitiva y explicó los posibles veredictos. En pocas palabras, explicó uno a uno los trámites del debate de acusación, y se comprometió a que el Senado no puede actuar con sesgos políticos sino conforme a la Constitución a la ley. A la vez dijo que la posición del Partido Liberal es la de respaldar su informe, que culmina con la aceptación de la acusación: “Este Senado tiene en sus manos la gran posibilidad de reivindicarse ante el pueblo colombiano”.

José Obdulio pidió anular el caso

A las 4:30 de la tarde se completaron las primeras cuatro horas del debate de acusación. De ellas, una hora fue ocupada por José Obdulio Gaviria, senador del Centro Democrático, quien expuso las razones por las cuales considera la plenaria del Senado debe anular el proceso contra quien fue presidente de la Corte Constitucional.

“No somos defensores de nadie”, dijo Gaviria quizás en respuesta a quienes han señalado al Centro Democrático de buscar la amanera de absolver a Pretelt de los cargos que la Cámara de Representantes le endilga: el delito de concusión por haber, presuntamente, pedido $500 millones para favorecer una tutela de la firma Fidupetrol.

En su extensa exposición, Gaviria justificó haber contratado as una firma de abogados de “alto turmequé” para hacer un análisis juicioso, a conciencia y en derecho de las pruebas que reposan en el expediente. El senador dijo que desde la apertura de la investigación no se le ha respetado el debido proceso al magistrado Pretelt, por lo que optó a pedir la nulidad del caso y rechazar la acusación.

José Obdulio cuestionó “la impericia” del representante investigador, el liberal Julián Bedoya, quien fue el encargado de acusar al magistrado. Y aseguró que el investigador se equivocó “de cabo a rabo” porque desde la primera página de la acusación califica la conducta del magistrado como un cohecho, pero sólo en la última la define de concusión.

El investigador se defiende

Julián Bedoya, representante a la Cámara liberal y quien adelantó la investigación contra el magistrado, tuvo su cuarto de hora para defender su instrucción y de los calificativos del senador José Obdulio.

“Su rpapel era el de senador instructor, mas no de abogado defensor del magistrado Jorge Pretelt Chaljub”, dijo Bedoya a Gaviria. “Su intervención larga, densa, lo único que busca es traerle terrorismo jurídico a esta plenaria con su humor negro, su sarcasmo vulgar y grosero”.

Bedoya le explicó a la plenaria del Senado que las nulidades propuestas por el procurador Alejandro Ordóñez, y por el senador Gaviria, carecen de sustento y soporte jurídico, y que fueron resueltas en cinco oportunidades durante el proceso. “La acusación fue aprobada por el pleno de la Comisión de Acusaciones y por 96 representantes a la Cámara el pasado 15 de diciembre”.

“Mandado del Gobierno”

La bancada del Centro Democrático, la que más ha pedido la palabra, la que más mociones de orden ha exigido, también denunció presencia indebida de funcionarios del Gobierno en la plenaria.

El senador Ernesto Macías publicó con indignación su cuenta de twitter una fotografía en la que aparecía el alto consejero para Asuntos Políticos de Presidencia, Luis Miguel Pico, en el recinto del Senado con algunos senadores.

Alfredo Ramos dijo que el Centro Democrático sólo es defensor de la Constitución y el debido proceso, y no hace mandados políticos. Paloma Valencia, senadora uribista, que el Centro Democrático “no es defensor de ningún magistrado, sólo buscamos que se cumplan las garantías constitucionales”.

Alfredo Rangel aseguró que el Gobierno “quiere la silla del magistrado Pretelt” para hacer aprobar las leyes para la paz, y Jaime Amín dijo que era un gravísimo error acusar al magistrado sin garantizarle el debido proceso.

Más de Semana

image beaconimage beaconimage beacon