Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El descenso a los infiernos de Jesé, la debilidad de Florentino

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 16/04/2018 Ulises Sánchez-Flor

Jesé ha pasado de ser uno de los futbolistas más prometedores de la cantera madridista a un juguete roto. © Getty Jesé ha pasado de ser uno de los futbolistas más prometedores de la cantera madridista a un juguete roto.

Desde que salió del Real Madrid ha ido dando pasos atrás hasta precipitar su caída como futbolista de primer nivel. Jesé Rodríguez anda metido en un nuevo lío por culpa de un viaje a Madrid para ver a su hijo pequeño (Nyan) que está hospitalizado. El Stoke City le concedió permiso para que acudiera a ver a su bebé y el canario no se presentó de vuelta en la fecha marcada. El día 11 tenía que estar en el entrenamiento del equipo que dirige Paul Lambert y no hizo acto de presencia. Nadie del club le pudo localizar y esto provocó un enfado mayor en el entrenador inglés, según The Telegraph. Jesé se expone a una multa y ser apartado de la disciplina de un conjunto que está peleando por no descender. El follón y la confusión conducen a la salida del Stoke, que devolverá a Jesé al Paris Saint Germain (estaba cedido), con el que tiene contrato hasta 2021.

El problema se agravan con la publicación de diferentes medios ingleses sobre el paradero del futbolista. Le sitúan en un festival de reguetón en Canarias, con lo que se habría saltado el motivo por el que verdaderamente pidió permiso al Stoke. Fue a Madrid a ver su bebé y después se marchó a su tierra. Un día después de no presentarse al entrenamiento publicó una foto con sus dos hijos mayores, pero la bola se ha hecho más grande y al siguiente día explotó en las redes sociales con el siguiente mensaje: “A todos los medios de comunicación les pido ¡¡¡no más informaciones falsas!!! Yo no he organizado ningún festival o concierto de reggaeton en Canarias ni en ningún lado. ¡Cuidado! Confirmen sus fuentes antes de hablar de mí. Un poco más de respeto por favor”, a lo que añade un emoticono con el pulgar hacia abajo.

La caída del que fue el mejor canterano del Real Madrid y tocó el cielo el 2 de junio de 2013 empieza a ser importante. Ese día se convirtió en el máximo goleador del Castilla en Segunda división y superó el registro que tenía una leyenda, Emilio Butragueño. Jesé, en un partido contra el Alcorcón, hizo un gol de crack con una jugada individual desde el centro del campo. Era su tanto número 22 y confirmaba que el Madrid tenía una joya en la cantera dispuesta a tirar la puerta del primer equipo. En las gradas del estadio Alfredo Di Stéfano estaba Florentino Pérez, que se puso en pie para ovacionarle ante la barbaridad de jugada y gol que acaba de presenciar. El presidente acudía a los partidos del filial para disfrutar de Jesé. Era su debilidad en un equipo en el que estaban Carvajal, Nacho y Morata, entre otros.

La lesión que le marcó

En la Ciudad Deportiva de Valdebebas se le llegó a definir como el nuevo Cristiano Ronaldo por su descaro, velocidad, verticalidad y facilidad para hacer goles. Era una apuesta del club que no tuvo mucha aceptación por parte de Mourinho, el entrenador que sí le hizo debutar con el primer equipo el 13 de diciembre de 2011, con 18 años, ante la Sociedad Deportiva Ponferradina en Copa. Entró por Cristiano Ronaldo. El 24 de marzo de 2012 se estrenó en la Liga ante la Real Sociedad y también dio el relevo al portugués. Pero Mourinho y Jesé chocaron. El que sí vio algo especial en él fue Carlo Ancelotti, con el que jugó treinta partidos y marcó ocho goles en la temporada 2013-14. El técnico italiano lo definía como un jugador diferente y capaz de revolucionar un partido en cualquier momento. Estaba capacitado para dar relevos a Cristiano, Bale y Benzema. “No hay otro igual”, decía Ancelotti. Pero el 18 de marzo de 2014 se produjo un accidente fatídico. Jesé se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en un partido de la Champions contra el Schalke en el Bernabéu. La recuperación de su rodilla dio muchos problemas y no volvió a ser el mismo.

Hasta la lesión se pedía la presencia de Jesé en la selección y Del Bosque le tenía en su agenda. Un chico que había jugado en todas las categorías inferiores de la selección y que fue subcampeón de Europa sub-17 (2010) y campeón de Europa sub-19 (2012). En el Madrid insistieron en recuperar al mejor Jesé, pero el fútbol no espera y la fuerte competencia jugaba en su contra. Con lo que Florentino Pérez entendió que tenía que salir para jugar más minutos y demostrar su potencial. El Paris Saint Germain fue su destino y pagó 25 millones de euros al Madrid. Era un equipo que le podía dar visibilidad y mucho dinero. La apuesta salió mal porque no se adaptó a Francia, empezó a perder protagonismo y se buscó una cesión a Las Palmas en el mercado de invierno. Era la segunda oportunidad para recuperarle y no la aprovechó. Regresó a París y Unai Emery lo descartó, con lo que se tuvo que buscar una cesión a otro país, otra competición, la Premier League, y el Stoke fue su destino. En Inglaterra ha jugado solo 13 partidos y ha marcado un gol. Ahora acaba de desperdiciar la tercera oportunidad y su caché sigue bajando. La única esperanza es que tiene 25 años. Pero mucho va a tener que cambiar para recuperar tanto tiempo perdido. Algunos ya le ven como un juguete roto.

MÁS EN MSN

-Se acabó la BBC

-El dilema de Iker Casillas

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon