Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La desesperación de Bale

Logotipo de Sport Sport 11/02/2019
Gareth Bale calentando © AFP Gareth Bale calentando

Bale marcó recientemente su gol número 100 con el Real Madrid, pero su papel en el conjunto blanco no es el de protagonista, como se esperaba tras la marcha de Cristiano.

Por segunda temporada, se ve y se ha visto sobrepasado por algún compañero, e incluso se ha visto relegado al banquillo en partidos importantes como en el Clásico en el Camp Nou. Vinicius y Lucas Vázquez ocuparon las bandas en la línea de ataque, mientras que Benzema fue el protagonista en el centro. La aparición de Bale se hizo esperar hasta el minuto 64, que sustituyó al juvenil Vinicius.

La explosión del brasileño cuestiona su titularidad, como lo hizo Isco la temporada pasada. El galés ha relevado a Vinicius en los cuatro partidos que ha sido suplente. En esos cuatro, ha marcado dos goles, en un intento de recuperar el terreno perdido.

Bale juega obsesionado por marcar un gol o hacer la jugada demostrando que es capaz, pero se desengancha de la cadena del equipo y resta en el engranaje colectivo. Quiere pero no le sale. Su disposición es la mejor, pero su cabeza no le deja.

Su carácter introvertido no encaja en un grupo que le sigue esperandoy su lacra son las lesiones. Desde que Gareth se lesionó otra vez el sóleo, ha jugado cinco partidos, pero cuatro de ellos ha empezado como suplente. La mismas lesiones son las que hacen que juegue midiéndose y no explota espontáneamente, que es precisamente por lo que el Madrid lo fichó del Tottenham por 100 millones.

Solari apuesta por él y le empareja con el brasileño en el mismo puesto. Bale ahora tiene competencia y necesita algo más de lo que está dando para entrar como fijo en el once. Además, su continuidad está en el aire, con una afición que quiere venderlo desde la temporada pasada, aquella en que Florentino le salvó traspasando a Cristiano, pero provocando la renuncia de Zidane que quería lo mismo que la afición: vender al galés y no al portugués.

Más noticias en MSN:

-Los datos desmienten a Pep Guardiola

-Lo que esconden los cortes de manga de Bale

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Visita la web de Sport

image beaconimage beaconimage beacon