Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La nueva guardia pretoriana del Barça preocupa a la directiva

Logotipo de El Economista El Economista 19/05/2017
Gerard Piqué, tras la disputa del Clásico en abril. © Reuters Gerard Piqué, tras la disputa del Clásico en abril.

El Barcelona afronta sus últimas opciones para no irse de vacío en este curso (Liga y Copa) con la mente puesta en el siguiente. Un aspecto clave es del entrenador. Suena Valverde, pero no hay nada 'atado', o al menos eso es lo que se informa desde un club que ve en esta decisión una oportunidad para blindarse ante un vestuario bastante opositor a su gestión.

Según cuenta As, uno de los requisitos que el nuevo técnico deberá presentar es el de controlar a un cambiador, el blaugrana, que en los últimos tiempos ha tenido demasiada autogestión en opinión del club. Contribuye a ello que muchos jugadores, ya maduros, tienen mucho peso en el vestuario. Futbolistas, algunos de ellos, que no simpatizan en exceso con la junta de Josep Maria Bartomeu.

Este grupo de jugadores está integrado por nombres como Luis Suárez, Gerard Piqué, Leo Messi (los tres cumplen 30 años en 2017), Ivan Rakitic y Sergio Busquets. Con la continuidad pendiente de Andrés Iniesta y Javier Mascherano, serán ellos los que tomen más protagonismo e incluso copen los cargos de una nueva ronda de capitanes.

Dada la importancia creciente que van a adquirir (que en algunos casos ya es muy grande, como con Piqué), desde la directiva se trasladará un mensaje al nuevo entrenador: deberá manejar muy bien el recurso humano. Su misión, además de conseguir títulos, será contribuir a la paz social del club.

Pero no solo eso. Al margen de los pleitos entre plantilla e institución, el asunto también es deportivo: la gestión también debe tener en cuenta que dosificar a estos futbolistas es ya una tarea imprescindible. Van pasando los años y lo mejor para la entidad es que los jugadores lleguen bien a un tramo delicado de sus carreras. Es otra vertiente más a tener muy en cuenta de cara a un banquillo que no termina de tener dueño.

Vídeo proporcionado por Diario As

SIGUIENTE
SIGUIENTE

MÁS EN MSN

-Pánico culé al doblete del Madrid

-La dulce venganza de Alves con el Barça

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon