Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Luis Enrique tenía razón y España fue una fiesta... pero algunos no la disfrutaron tanto

Logotipo de El Confidencial El Confidencial hace 4 días Rubén Rodríguez
La Selección española comenzó con muy bien pie el Mundial de Qatar. El combinado nacional se dio un festival de goles y juego ante Costa Rica (7-0), para firmar la mejor victoria de toda su historia en una Copa del Mundo. Y uno de los factores determinantes para conseguir el triunfo fue Luis Enrique, quien tomó un par de decisiones controvertidas en la alineación inicial pero que, a la postre, le dieron la razón: dos cambios tácticos que ofrecieron soltura a la Selección.

Sobre las 16:00 horas, se hacían públicas las alineaciones de ambos equipos, donde España sorprendía con Rodri como central y Marco Asensio como falso nueve. En el debut mundialista, Luis Enrique sorprendía con lo que parecía que eran dos ataques de entrenador que poco o nada gustaron a buena parte de los aficionados. Un par de horas después, nadie estaba en desacuerdo con las decisiones del técnico y la fiesta de la Selección era total.

© Proporcionado por El Confidencial

Albert Ortega

Ante un equipo como Costa Rica, teóricamente la 'cenicienta' del Grupo E, Luis Enrique decidió apostar por jugar con un mediocentro como central y con un extremo como delantero puro. La idea, sobre el papel, era clara: favorecer con Rodri la fluidez de juego y la salida de balón ante un combinado que, en principio, no llegaría demasiadas veces a la portería y, con Asensio, hacer salir a los centrales de posición para que Ferran Torres y Dani Olmo aprovecharan los espacios a su espalda.

La jugada no le pudo salir mejor a Luis Enrique, que demostró que la idea que tenía en mente y que ha practicado en los últimos entrenamientos era más que acertada. Fruto de esas decisiones, España vivió un festival de fútbol y juego como nunca antes se había visto en un Mundial. Su idea de juego, su estilo y la ejecución de los conceptos se aplicaron a las mil maravillas en un partido que impresionó a medio mundo y que sirvió para dar un puñetazo en la mesa.

Sin embargo, a pesar de la fiesta, la alineación generó cierto sentimiento que el propio Álvaro Benito hizo público en la retransmisión: "No tiene sentido que se lleve un montón de centrales y no confíe en ninguno", expresaba el exjugador. Y ese argumento no solo lo mantiene parte de la afición, que no entiende que Pau Torres, Eric García y Hugo Guillamón fueran 'sustituidos' por un centrocampista en el debut mundialista, sino que, indirectamente, señala a los propios jugadores.

Álvaro Morata celebra su tanto ante Costa Rica. (EFE/José Méndez) © Proporcionado por El Confidencial Álvaro Morata celebra su tanto ante Costa Rica. (EFE/José Méndez) Álvaro Morata celebra su tanto ante Costa Rica. (EFE/José Méndez)

La idea de Luis Enrique era clara, apostando por un jugador con buena salida de balón para dominar el control del esférico y se da por hecho que, ante Alemania, será un central el que ocupe dicha posición. Pero, ¿qué puede pensar uno de esos jugadores cuando conoció la alineación? Ya no digamos jugadores como Sergio Ramos o Raúl Albiol, que están viendo el Mundial desde su casa. Si la idea era la de contar con Rodri puntualmente en defensa, quizá un Thiago no habría estado de más...

Parecida es la situación del ataque, aunque con matices. Ya en la convocatoria, Luis Enrique anunció que valoraba la opción de jugar con falso nueve en algunos partidos, con el nombre de Asensio como principal candidato. Además, Álvaro Morata, que había atravesado un fuerte resfriado, no estaba en plenitud de condiciones... aunque salió y terminó marcando. Pero el debut en un Mundial se hizo sin nueve puro, con nombres como Borja Iglesias o Iago Aspas desde casa. Un debut a lo grande, pero que no dejó contento a todo el mundo. Como la vida misma.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon