Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Zidane está en la cuerda floja

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia hace 6 días Carlos Novo
Zinédine Zidane, durante el Roma-Real Madrid del domingo © Image LaVanguardia.com Zinédine Zidane, durante el Roma-Real Madrid del domingo

La mala pretemporada del Real Madrid ha acabado con el aura de prestigio de Zinédine Zidane dentro del club y del madridismo en general. El crédito del entrenador francés, que parecía ilimitado hace menos de un año por haber ganado tres Champions seguidas, ya venía mermado por no haber podido levantar el rendimiento del equipo en el final de la temporada pasada, pero aquello no se le tuvo muy en cuenta por haber cogido a un grupo ya sin títulos por los que pelear.

“Si a Zidane le dejan hacer el equipo a su gusto y tiene toda la pretemporada por delante volveremos a ver al Madrid ganador”, era el comentario generalizado de la afición a comienzos de julio. A falta de pocos días para el comienzo de la Liga en Balaídos, la desilusión es patente.

En primer lugar, las promesas de Florentino Pérez no se han cumplido. Zidane pidió a un sólo jugador: Paul Pogba. No ha venido y ya no se le espera. Quiso también que le quitaran de en medio a Bale y a James Rodríguez. Y ahí siguen, sin saber muy bien el club cómo deshacerse de ellos sin tener que regalarlos. En lo único que se le ha hecho caso a Zidane es en el fichaje de Eden Hazard porque ahí sí coincidieron todos los intereses: el belga estaba loco por venir, el Chelsea quería vender a precio de oro y al Madrid no le importó pagar lo que fuera, 100 millones más bonus.

El resto han sido minucias. Zidane no quería a Marcos Llorente ni a Ceballos y se ha consentido. Con las entradas, tampoco puso pegas, aunque ninguno de los nuevos, salvo Hazard, apunta a titular. La guinda que puede colmar el vaso de la paciencia de Zidane es el intento de fichar a Neymar, un futbolista que nunca ha sido de su agrado, pero que Florentino Pérez siempre tuvo entre ceja y ceja.

En cualquier caso, el gran problema al que se enfrenta Zidane no se llama Neynar, sino la pobre pretemporada de su equipo, que se parece como una gota de agua al que se arrastró en el final de la temporada pasada, con el único añadido de un Eden Hazard pasado de peso.

El Madrid ha deambulado por julio y agosto dando una pésima imagen, vapuleado de forma inadmisible por el Atlético (7-3), con una defensa que ha sido un coladero (18 goles en contra en siete partidos) y sin un sistema claro de juego. Empezó con el 4-3-3, pasó al 3-5-2 para evitar la sangría goleadora y ha vuelto al 4-4-2 más tradicional.

Ni uno sólo de los jugadores de Zidane llega al comienzo de Liga en un momento óptimo. Además, ha tenido mala suerte con las lesiones. Marco Asensio se rompió el menisco y se pierde la temporada. Mendy, uno de los nuevos, y Brahim, apenas se han estrenado por culpa de lesiones musculares.

Queda también el sempiterno problema de suplir los goles que marcaba Cristiano. Luka Jovic, por el que se pagaron 60 millones, no ha demostrado nada. Benzema, como ya pasara en la Liga pasada, ha sido el mejor, pero no es un ariete al uso. Hazard ha dejado detalles, pero por ahora en lo único que se parece a Cristiano es en que lleva el dorsal número siete. A Zidane se le acaba el tiempo. Y estamos en agosto. Algunos ya hablan de la sombra de Raúl, el flamante nuevo entrenador del Castilla. Otro icono del madridismo, como Zidane.

Más noticias en MSN:

-El Barça acelera la salida de Coutinho

-Rodrigo dinamita la paz entre Lim y Alemany

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon