Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Sevilla despeña al Rayo

Logotipo de AS AS 25/04/2019 Juan Jiménez
© Proporcionado por Prisa Noticias

Sólo un milagro permitió que un Rayo hecho papelillos y con muy mal color llegase con vida al minuto 55 en el Sánchez Pizjuán. Fue entonces cuando Promes (55') y Munir (57' y 62') le hicieron añicos en una ráfaga de apenas ocho minutos en las que salieron a la luz todas las carencias que ya había enseñado en la primera parte.

Entonces, sólo alguna parada de Alberto y el desacierto de Sarabia, Navas, Mudo, Munir y hasta Ben Yedder evitaron lo inevitable. El Rayo, cuyo dibujo no resultó y que dejó enormes espacios a la espalda de su defensa, especialmente por donde entraba Munir, demostró estar en liquidación.

Su problema a día de hoy no parece siquiera los siete puntos que le separan de la salvación sino la sensación de ser un equipo absolutamente roto sin capital humano y convicción en lo que hace. Resulta duro ver esa descomposición en estos equipos cuando el desenlace fatal es inevitable y lo único que queda es destrucción.

Como era previsible, el partido no tuvo dificultad alguna para el Sevilla más allá de que cayera el 1-0. Caparrós puso mucho fútbol en el campo con Sarabia, Roque, Mudo y Banega en el medio. Y para este tramo final se ha encontrado a Munir. Desaparecido André Silva, el millón de euros que pagó el Sevilla al Barça por él en enero se ha demostrado un acierto.

Jugador con calidad y criterio, que tiene el juego en la cabeza, también es un maestro en la definición. El 2-0, la pausa para acomodarse en la definición y el golpeo, hablan de un futbolista que puede dar alegrías en Nervión.

Caparrós utilizó la última media hora para oxigenar al equipo con vistas a la final del domingo en Girona, donde le espera otro moribundo pero esta vez en casa. Descansaron Mudo Vázquez, Munir y Jesús Navas, que con 4-0 se iba al sprint del campo a sus 33 años. Su imagen, exuberante, contrastaba con la tristeza de un Rayo que empieza a hacerse a la idea de que le espera un trago amarguísimo, el peor posible para un profesional de Primera.

La guinda del partido la puso Bryan Gil, 18 años, la última perla de esa maravillosa fábrica de jugadores que está en la Carretera de Utrera. Su engaño con el tobillo izquierdo ilusiona. Lo del Rayo, asusta.

MÁS NOTICIAS EN MSN:

Zidane vuelve a dejar fuera a Llorente y Ceballos

BOMBA | Pep Guardiola podría entrenar a Cristiano Ronaldo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de As.com

image beaconimage beaconimage beacon