Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Real se va a la cama como líder en solitario

Logotipo de Sport Sport 08/11/2019
SIGUIENTE
SIGUIENTE

La Real Sociedad se aupó al liderato en solitario de la Liga 17 años después, pero el empate ante el Leganés (1-1) deja un sabor agridulce a los donostiarras, que dejaron escapar el triunfo en la recta final del partido después de que Mikel Merino hubiera adelantado a su equipo en la segunda parte. En-Nesyri, que fue suplente, anotó el tanto pepinero en el debut de Javier Aguirre en el banquillo tras el 'adiós' de Mauricio Pellegrino.

En ausencia de Odegaard, alineó Imanol a toda su artillería para medirse al Leganés. JanuzajOyarzabalPortu y Willian José configuraron el once 'txuri-urdin' más ofensivo de la temporada. En el otro lado, Aguirre retrasó la revolución que se le pedía a su llegada, pero aportó a la causa pepinera su pequeño granito de arena, como la introducción de la defensa de cinco o la titularidad de Arnáiz

Un remate de Willian José, tras un malentendido entre Omeruo Siovas, pudo desmoronar al cuarto de hora el castillo de naipes que llevaba levantando el técnico mexicano durante la semana. Lo evitó Cuéllar en una intervención felina que sirvió a su equipo para sacudirse los nervios y comenzar a mirar a la Real Sociedad a la cara.

La última media hora del Leganés en la primera parte fue estupenda. Aguirre había comentado en la previa que lo primordial para salir del pozo era recuperar la confianza y obedecieron sus jugadores abandonando el diván para lanzarse a la yugular donostiarra sin complejos. Si no hubo sangre es porque primero Remiro se sacó de la chistera una manopla sensacional para evitar el tanto de Recio y después Braithwaite acompasó mal su salto antes de rematar de cabeza muy cerca de la portería vasca.

La Real Sociedad, al ataque

No le debieron de gustar a Aguirre los primeros cuarenta y cinco minutos de Arnáiz, porque aprovechó el descanso para dejarlo en la caseta y dar la alternativa a En-Nesyri, un habitual en la 'era Pellegrino'. En la reanudación, sin embargo, el partido cayó hacia el lado de la Real Sociedad, que si bien se la jugó dejando mucho espacio a su espalda cada vez que atacó metió el miedo en el cuerpo al equipo pepinero.

Esa ambición no tardó en rendir réditos a los donostiarras, que a la salida de un saque de esquina pusieron el antiguo Anoeta, rebautizado como Reale Arena, patas arriba. Januzaj puso un caramelito a Mikel Merino a la salida de un saque de esquina y el centrocampista navarro se adelantó a su par en el primer palo para poner tierra de por medio en el marcador con un testarazo lejos del alcance de Cuéllar.

Con los deberes hechos Imanol tiró del manual de la razón y sacó del campo a un delantero (Januzaj) para meter a un defensa (Sangalli). Era, probablemente, lo que pedía el partido, pero esta vez el tiro le salió por la culata al de Orio, ya que a falta de diez minutos para el final En-Nesyri irrumpió como un elefante dentro del área chica para poner el empate final en el electrónico.

Más noticias en MSN: 

Munir, 'Jugador de la Semana' de la Europa League

Bartomeu comió con Valverde y le tranquilizó

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Visita la web de Sport

image beaconimage beaconimage beacon