Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¡Bienvenido, Mr. Lim!

Marca Marca 17/05/2014 marca.com

En Valencia, como si del Villar del Río berlaguiano se tratara, esperaban la llegada de quien los salvara de la ruina económica que llevaba años deprimiéndoles. Prepararon para ello los che, nos sin la dificultad añadida de competir contra un elegante Celta que se adelantó en el marcador, un bonita recepción a su nuevo propietario.

Peter Lim pudo ver como su club le obsequiaba con una remontada de poca trascendencia para una Liga ya decidida ante un conjunto gallego que no pudo despedir como se merecía a un brillante Luis Enrique.

El asturiano, que deja el club de las Rías Baixas con un futuro espléndido gracias a una prolífica cantera y un sistema de juego atractivo, buscará la felicidad entre las ruinas del Barça. El amor de una vida puede encontrarse en Vigo; pero el de 'Lucho' está en Barcelona. Y el riesgo, pese a ser mayúsculo, siempre merece la pena.

Hubo poca intensidad en Mestalla; pero se mostraron voluntariosos ambos equipos a la hora de dar un decente espectáculo futbolístico acertadamente aderezado con el contraste entre dos estilos: el Valencia, abonado a la velocidad y el repliegue, y el Celta bailando - esta vez de manera estéril - con el balón.

Con una jugada trazada con escuadra y cartabón, se adelantaron los vigueses. Nolito tocó en corto para Jonny, que devolvió con presteza el balón en una pared a la que nadie pareció darle valor. Se camufló el lateral con vértigo para pisar área sin oposición y recibir el balón franco frente al portero. Cedió el canterano gallego para la entrada en segunda línea de un Íñigo López que hubiera anotado aunque se hubiera empeñado en lo contrario.

Dominaban por entonces los de Luis Enrique en el juego y en el marcador; pero poco a poco la falta de incentivos comenzó a hacer mella. Se desperezó el Valencia y comenzó a cerrar filas de manera más precisa. En defensa, se volvieron infranqueables mientras que en ataque Feghouli parecía imparable.

Fue el propio argelino quien al borde del descanso empató con un remate de cabeza tras una gran cesión con la misma extremidad de Piatti. En la reanudación, con las tables en el marcador, dejó atrás a Jonny para ponerle un centro medido a Piatti que anotó con fortuna tras proyectar el remate contra la espalda de uno de los centrales gallegos.

El Valencia recibe a su nuevo dueño con victoria © El Valencia recibe a su nuevo dueño con victoria El Valencia recibe a su nuevo dueño con victoria

Con mucha elegancia y vistosidad intentó llevarse el Celta un punto que le permitiera mantener la noble octava plaza; pero su juego esta vez demostró tanta estética como inocencia. No lograron los celestes mutar el marcador y dijeron hasta siempre a Luis Enrique con derrota.

Nuevos retos y quizás distintas metas buscarán ambos equipos la próxima temporada. En Valencia, se frotan las manos ante la previsible inyección de capital de Lim. Por Vigo, se preguntan si la marcha de su entrenador les despierta del sueño de no pasar nunca más apuros para mantenerse en Primera.

Gran impronta deja Luis Enrique en un Celta que emborronó la festividad de las hermosas y legendarias letras galegas con una indeseada derrota. Veremos lo que construye el ambicioso Peter Lim desde la pulcritud de los despachos y la abundancia monetaria. Pero ésto, ya será la temporada que viene...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon