Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¡Que alguien pare esta locura!

SPORTYOU SPORTYOU 04/03/2016 Chema Mancha
¡Que alguien pare esta locura! © Getty Images ¡Que alguien pare esta locura!

El emperador quería lucir en el desfile los más lujosos trajes hechos con las telas más pijas y refinadas. Pero resulta que nada le parecía lo suficientemente bueno. Nada hasta que un amigo sastre le convenció de que trabajaba una tela tan sutil, tan exclusiva, que sólo la gente inteligente la percibiría. Claro, en realidad su colega era un gañán y le quería sacar los dineros. Y el emperador picó: salió al desfile en pelotas convencido de que todas esas gentes que le miraban atónitos eran unos soberanos merluzos incapaces de apreciar su cojonudo traje.

Los tíos que escribían las fábulas no eran adivinos, es que percibían los bugs del comportamiento humano y los adornaban con metáforas para prevenirnos de meter la pata. Y en el caso en el que Peter Lim renueve a Gary Neville reproducirá esta del vestido del emperador casi con exactitud milimétrica. Yo leo en Inglaterra las informaciones que apuntan en ese sentido y un sudor frío me sube desde las uñas de los pies hasta la coronilla, he de reconocerlo.

Neville es el entrenador de la segunda peor racha negativa del Valencia en toda su historia; no se entiende con los jugadores; hasta la llegada de Pako Ayestarán, el noventa por ciento de sus entrenamientos eran sonrojantes y no tenía sistema definido de juego; tiene querencia por mentir en las comparecencias públicas y pretende esconder al primer equipo del resto del mundo. Y me voy a detener en este último punto.

Hace poco un chavalín acudió a Paterna a conseguir autógrafos y, al parar el coche de Aderlan Santos y ver al conductor con gorra y pinta de brasileño, se giró a su padre y le preguntó:

-Papá, ¿este quién es? ¿Es jugador del Valencia?

Poco a poco la gente va desconectando del equipo. Y no es por el mal juego o por los resultados, es porque lo que inició Nuno lo ha continuado Neville de manera aún más implacable, más cerril, más obcecada, más abrupta. Mucho más. Y lo que falta.

Esta semana Conrado Valle publicó en As las obras que está supervisando el técnico interino inglés junto con la presidenta del club, en las que se incluye la compra de una nave colindante a la Ciudad Deportiva para trasladar allí a todo el primer equipo. Neville en plan Napoleón derrotado y enajenado, levantando muros, construyendo búnkeres, importando modelos inválidos para esta ciudad, para este país, para esta cultura. Al menos Napoleón ganó batallas antes de enajenarse.

Si por el entrenador fuera, los jugadores acudirían a entrenar en cápsulas, en las que se meterían en sus casas y serían transportadas a través de tubos como esos de los supermercados en los que las cajeras introducen los billetes. Así se funciona en Inglaterra. Y doy fe de conocer de cerca el funcionamiento de los clubes Premier al haber trabajado con uno de ellos.

Pero alguien le tiene que decir basta. Alguien le tiene que parar. Alguno de ahí adentro le tendrá que explicar lo que molaba pelarte una clase para ir a ver entrenar a Mendieta y el Piojo, lo que disfrutábamos de nanos yendo a ver un entrenamiento en el que Luis Aragonés pegaba cuatro gritos. O la de autógrafos que han conseguido los niños de generaciones posteriores de Aimar, de Villa, de Silva, de Mata o de Baraja simplemente acercándose a él cuando salía del entrenamiento o cuando iban a visitar a las peñas.

Este señor quiere acabar con todo eso porque él no lo concibe de la misma manera. Y lleva a cabo sus planes con la maldad y el cinismo del que se cree en posesión absoluta del modelo válido. Yo, sin embargo, siento que nos quita algo nuestro, un pedacito de historia, una forma de relacionarnos que nos ha funcionado por aquí; con sus pegas, sí, pero que nos ha funcionado.

Como les sucedía a los corresponsales de guerra de principios de siglo, me encuentro en primera línea y soy testigo directo de los desmanes del entrenador interino / presidente. El enemigo avanza y mi deber es advertir al resto del valencianismo del futuro peligro.

Así que, por favor, que alguien pare esta locura. Que alguien le diga a Peter Lim que va desnudo, que lo suyo no es un buen traje: es una historia que se aleja mucho de lo que pretendemos. Así que ejerza de dueño responsable, que devuelva el club a su gente, que no prolongue esto; que como broma no está mal, pero ya se hace bola.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon