Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¡Silencio, falla Gigi Buffon!

SPORTYOU SPORTYOU 07/10/2016 Julián Ávila
¡Silencio, falla Gigi Buffon! © Getty Images ¡Silencio, falla Gigi Buffon!

Gianluigi Buffon acumula más de veinte año pegando costaladas por todos los campos del mundo con 38 castañas sobre los hombros. Es un jugador de leyenda, un mito de carne hueso que escapa hasta de la pifia más clamorosa en su propia casa y en su propio campo.

En tiempos convulsos para los guardametas después del último error del portero del Barcelona Ter Stegen, con vuelta al mundo televisiva incluida, ahora 'Gigi' Buffon regala a España un gol que casi le convierte en un Everest el camino de Italia hacia el Mundial de Rusia en 2018, el que sería su sexta Copa del Mundo.

Falló estrepitosamente en una salida, no impactó un balón muy franco y Vitolo marcó a puerta vacía. Cometió la pifia en Turín, en su casa, en su campo y sobre el césped que tanto conoce. El regalo fue de época y el marcador registró el 0-1. ¿Y saben qué hizo el público italiano cuando Gigi volvió a tocar el balón? Nada. Como si esa jugada no hubiese sucedido. Respeto absoluto para su capitán. Pleitesía para su icono. Confianza absoluta en un hombre que ha dado todo por la azzurra. Hay demasiado agradecimiento para el portero de la Juventus que un error más no puede empañar su dedicación. A sus 38 años, en la previa, decía que juega con la selección "porque tiene margen de mejora".

Se ve como un chaval con sus 165 internacionalidades desde que debutase en el año 1997 en un partido de clasificación para el Mundial de Francia 98. Sabe que el final está más cerca pero, de momento, ha hecho un pacto con el diablo y con su afición para mantener intacta su humildad y ambición cuando se pone los guantes.

Su figura es alargada y sus palabras, una cátedra. Entiende el fútbol como un acto patriótico y de respecto para los suyos y para el rival. A su lado nadie juega con los símbolos. Y lo demostró en un amistoso entre Italia y Francia en Bari cuando un sector de la grada comenzó a pitar La Marsellesa. Ni corto ni perezoso Gigi comenzó a aplaudir el himno francés hasta contagiar al resto de la grada. Esas imágenes también dieron la vuelta al mundo y su gesto fue reconocido en todos los rincones del planeta fútbol.

Por cosas como estas, Gigi Buffon es un grande. Y cuando falla, como ante España, no hay pitos. Hay silencio de respeto ante el más grande.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon