Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"¿Cómo fichan los Knicks un entrenador sin experiencia?"

Marca Marca 15/06/2014 marca.com
Baloncesto / NBA. Escribe en MARCA © Baloncesto / NBA. Escribe en MARCA Baloncesto / NBA. Escribe en MARCA

Siempre aprovecho las vacaciones para intentar mejorar como jugador y como persona. Nunca es tarde para aprender, para formarte. El fin de semana estuve en Toronto. Se preguntarán qué haría volviendo allí en mis vacaciones y si no estaría mejor descansando en Barcelona.

La respuesta es sencilla. Fui a unas conferencias que daba Robin Sharman. Los aficionados a la lectura le conocerán por libros como 'El Monje que Vendió su Ferrari'. Fueron unos textos muy inspiradores para mí. Me entusiasmaron tanto que contacté con el autor. Me invitó a sus charlas y allí me presenté.

La ponencia se llamaba 'Transformación en 48 horas: revoluciona tu vida, haz crecer tu fortuna, cambia el mundo'. Fui a , a aprender. No sólo me interesaba lo que decía Robin. Quería observar como desarrollaba sus discursos, como exponía sus ideas. Fue apasionante, tanto como para perderme la final de Rafa Nadal en París. Me dio mucha pena, pero ya me había comprometido a asistir.

Las técnicas de autoayuda que se destilaban en sus libros son muy efectivas, y también me pareció muy sugerente la interacción con los asistentes, empresarios y empresarias de más de 40 países del mundo. Recibimos ideas para ser más eficientes en el día a día y también para intentar ser mejores en nuestra profesión.

El mensaje estaba claro: no acomodarse, seguir aprendiendo, mantener el hambre necesaria para estar entre los mejores. Es difícil llegar a lo más alto, pero para ser un icono tienes que hacerlo durante mucho tiempo y tratar de mantenerte. Robin es un genio, un personaje al que conviene seguir en esta época repleta de followers.

Esto me lleva a pensar en Derek Fisher, el nuevo entrenador de los Knicks. Él también es un líder y un comunicador extraordinario, un hombre que transmite mucho, un gran compañero. Es una fenomenal elección y no lo pienso porque la haya hecho mi amigo Phil Jackson.

Se preguntarán también ¿cómo es posible que a Fisher, sin experiencia y debutante en un banquillo, le han podido dar cinco años de contrato y 25 millones de dólares? Me parece perfecto. Es una manera de decir al mundo que hay proyecto para largo, que habrá paciencia con él, que no caerá por una mala temporada. Hay mucho zen en esta decisión. El planeta busca líderes, son la base de los grupos de trabajo, de los equipos. New York ha encontrado uno.

El juego coral de San Antonio es ejemplar
Es difícil destacar a un jugador de los Spurs. La primera parte del tercer encuentro disputado en Miami fue un prodigio. No sólo anotaron 71 puntos, ofrecieron una circulación de balón admirable, encontraron siempre la mejor opción, no hubo egoísmo ni nada que se le pareciera. Defendieron muy bien y eso les ayudó a atacar porque siempre se ataca mejor cuando mejor defiendes. El trabajo de lo Spurs es ejemplar para el aficionado y el profesional de baloncesto. Como se suele decir, da gusto verlos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon