Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Álvaro Arbeloa: "Valdebebas estuvo empapelada con la foto de Piqué enseñando la mano"

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 09/05/2014 Vero Sanmor

Álvaro Arbeloa habló 'sin pelos en la lengua' en una entrevista en Jot Down. El jugador merengue hace un repaso de su carrera deportiva y las polémicas con las que ha estado relacionado.

Enfrentamientos con el F.C Barcelona

El salmantino asegura que los ‘piques’ con el Barça no empiezan porque “te metan cinco sino por las declaraciones que hubo después. Tras una goleada así hicieron unas manifestaciones que nos dolieron mucho, y que psicológicamente nos afectaron. Luego fuimos capaces de ganarles la Copa del Rey. Valdebebas estuvo empapelada con las declaraciones de ellos sobre su superioridad y su estilo y esas cosas, y la foto con el gesto de Piqué enseñando la mano. No me preguntes quién lo hizo porque no tengo ni idea, y sé que ‘Mou’ no fue porque pasaba absolutamente de eso. Pero a alguno se le ocurriría".

Además, el joven quiso dejar claro que en un partido previo al del 5 - 0 ya hubo ‘cruces de opiniones’. "Antes de ese encuentro hubo un empate en el Bernabéu y allí sí tuvimos piques. Que si os vamos a ganar, que si tenéis el campo hecho una mierda y este césped es de SegundaB. Pero bueno, ¡lo típico! Y es normal, ¿eh? Estábamos jugando muchos partidos contra ellos, nos jugamos muchas cosas y teníamos unas tensiones enormes. Pero oye, la rivalidad no la inventamos nosotros. Es que el Madrid-Barça ha estado ahí siempre. Yo he visto a Zidane coger del cuello a Luis Enrique. Otra cosa es que esté mal, pero esto nuevo no es. ¿O antes se daban besos?".

Mourniho

El zaguero afirmó durante la entrevista que conocieron al verdadero ‘Mou’ un día de pretemporada, “los españoles veníamos de ser campeones del mundo y nos incorporamos en Los Ángeles. Allí jugamos un partido contra los Galaxy y en el descanso palmábamos 2-0. ¡Los gritos que soltó por esa boca! A todos, no se salvó ni uno. Aprendimos rápido quién era Mou. Tú no te imaginabas a Pellegrini gritándole así a Cristiano. Nos acordamos mucho de esa charla. Decía: '¿Tú no quieres correr? No problema para mí: banquillo. ¿Tú tampoco? No problema para mí: fuera'. A quien fuese: a los campeones del mundo, a Kaká o a un canterano".

Vestuario

Sobre la relación que mantiene con Casillas, Arbeloa confirmó que el tema estaba zanjado, “somos dos profesionales que peleamos por lo mismo, el Real Madrid. No es un tema del que vayamos a hablar".

Si bien, corroboró que la situación en el vestuario provocada por la tensión entre Diego López y ‘San Iker’ no ha sido cómoda, “somos un equipo y esta situación se ha dado antes. Alguna vez han estado dos jugadores que eran íntimos dos años sin hablarse. El vestuario lo lleva con naturalidad y ahora ellos lo han arreglado y listo. Somos veintidós personas en el día a día, la mayoría viajando juntas todas las semanas. Da tiempo a todo, a amistarse, a enemistarse, a llevarse mejor o peor. Pero por encima de todo está el Madrid y en el campo solo existe el Madrid".

Su carácter sobre el campo

"Ahora se hace mucha incidencia en que tenemos que ser ejemplos para los niños. Yo no tengo que ser ejemplo para nadie. Tengo que ser ejemplo para mis hijos y punto. Nunca salgo al campo pensando en los niños. Ni pensando en hacer daño a nadie o queriendo lesionar. Soy jugador de fútbol y salgo pensando en lo mejor para mi equipo. Tuve un padre que cuando veíamos algo en la televisión me decía: 'Mira, esto no se hace. Esto está bien y esto está mal'.

Respecto al revuelo provocado por su pisotón a David Villa quiso aclarar que era una manera de demostrar que ‘él estaba ahí’. "Es un balón que le tiran al espacio y yo me pongo delante de él. Él me da un codazo por detrás que me tira, y al levantarme sé que lo tengo ahí en el suelo, así que le doy; no apoyé peso pero fue una forma de decirle: 'Eh, me has tirado de un codazo y aquí estoy yo'. Él se revolvió y lo levanté con Sergio. Luego se lió un pollo de cojones".

Sin embargo asegura que "con Gareth (Bale) fue un choque del que ni nos dimos cuenta. No fue una patada ni una entrada. Un choque fortuito en el que le di con la rodilla en el gemelo, que lo debía de tener en tensión".

Diego Costa

Arbeloa mostró la admiración que siente por el juego del jugador rojiblanco, "ves jugar a Diego Costa y piensas: 'Joder, este tío qué cosas hace'. Bueno, pues yo quiero a un Diego Costa en mi equipo. Un ‘rompehuevos’ que va a por todos los balones y choca con todo el mundo. Y cuando juego contra él me tendré que pegar con él y ya está".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon