Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ángel Di María: “El Mundial estaba en mis sueños de pibe”

AS AS 09/06/2014 Topo López

—Tuvo una temporada de altísimo nivel. ¿Qué le agrega este Mundial a su gran año?

—Estar en la Selección me hace muy feliz. También es real que hace muchos años que todos jugamos juntos y quizás eso hace que me sienta muy a gusto en la Selección. El camino en las eliminatorias fue largo, por momentos, sobre todo hasta el partido en Colombia, nos costó, y luego encontramos el rumbo y nos dimos cuenta de que podíamos. Pero no nos vamos a conformar con eso. Estamos todos muy ilusionados con la llegada del Mundial. Creemos en nosotros como equipo, porque es lo que somos: un equipo.

—¿Argentina tiene la obligación de ganar el Mundial?

—Todos tenemos la ilusión de que podamos lograrlo. La ilusión de la gente también es nuestra. Pero debemos estar tranquilos. Yo dije que son siete partidos difíciles, en donde dejas todo y a veces necesitas de la suerte. De nuestra parte, trataremos de hacer lo máximo, dejar la vida en la cancha para llegar a la final y ser campeones.

—Pero tienen claro que son candidatos...

—Sí, porque Argentina, por nombre y por historia, siempre está entre los candidatos. Claro que también lo son Alemania, España y Brasil. Tenemos una buena selección para pelear, para soñar con hacer las cosas de la mejor manera. Con esfuerzo, con nuestro compromiso, y con nuestro trabajo. Vamos a darlo todo. Ahora tenemos la cabeza puesta en Bosnia. Hay que tomarse el torneo partido a partido. Sin regalar nada. Pendiente de cada detalle.

—¿Messi es el símbolo?

—Es quién lleva el brazalete de capitán de nuestra selección y nosotros lo seguimos. Ojalá que tenga un gran Mundial, es un jugador fantástico. Y como persona es sencillo, un gran amigo y muy buen compañero. Es un gran capitán. Todos queremos que a la Selección también le vaya bien. El grupo está muy unido y hemos trabajado mucho para llegar hasta aquí. Queremos seguir por este camino.

—¿Cuál es la primera imagen que tiene de Messi?

—Siempre cuento lo mismo. Que cuando fui a los Juegos y lo conocí fue fuerte. Todo el mundo empezaba a hablar de Leo, que ya era un terrible jugador y yo lo tenía al lado en la cancha. Lo disfruto como compañero.

—Usted no se puede quejar. Juega con Cristiano y con Messi.

—Mis amigos siempre me lo dicen. Pero con el paso del tiempo me acostumbré, lo tomé como natural aparecer al lado de ellos. Son dos grandes jugadores, sin duda, y por suerte los tengo como compañeros.

—¿Usted debe ser Messi cuando falta Leo en la Selección?

—Sigo haciendo el juego de siempre: ayudar a los de arriba y a los de atrás. Cuando tengo aire ayudo a los de arriba. Si no, me quedo en el medio para que los delanteros rivales lleguen de la peor manera a enfrentarse con nuestra defensa. Pero el esfuerzo es de todos. Cada uno en su función. La idea es atacar y defender con la misma intensidad, estamos trabajando para lograrlo. Queremos lo mejor y lo dejaremos todo en el campo. Todos tenemos el sueño de que sea un gran Mundial. Pero si me preguntas, pienso más en el colectivo que en lo individual.

—¿Cuánto aprendió desde el Mundial pasado a éste?

—Muchísimo. Uno aprende de los errores. Yo siempre quiero esforzarme para crecer. Las cosas no se dieron como esperaba la gente. Pero hay que saber que ahora tenemos otro Mundial para responder. Ojalá que todo salga como lo soñamos.

—Como en la Champions...

—Son competiciones diferentes. Sí, es cierto que estoy muy feliz y muy contento con todo lo vivido. Fue una noche soñada, que la esperas siempre, un momento en el que te acuerdas de tus seres queridos, de la gente que te ayudó siempre. Yo soy un agradecido de Dios. Por mi familia. Por mis amigos. Si crees en vos, si luchas por tus sueños, en algún momento tienes la oportunidad de alcanzarlos. Pero en este momento, tengo la cabeza metida en el Mundial. Es lo que soñé de chiquito, de pibe, cuando jugaba a la pelota con mis amigos. Y no voy a parar de perseguir ese sueño...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon