Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Éxito o accidente, es la ley de Lewis Hamilton en Canadá

AS AS 05/06/2014 Héctor Martínez

Todo o nada. Ésa es la frase que Lewis Hamilton podría llevar cosida en su mono cuando pise hoy el Gilles Villeneuve. En el trazado canadiense no hay medias tintas si es al piloto británico al que ponemos bajo la lupa de la estadística: tres victorias, un tercer puesto y dos abandonos por accidente en los seis grandes premios disputados allí. Todo o nada, así de claro, con la pimienta añadida de la polémica en la que Lewis está inmerso desde el pasado GP de Mónaco.

Vayamos primero con el debate, con la enrarecida relación con su compañero de equipo, Nico Rosberg, actual líder del Mundial. En Canadá habrá una reunión antes de que los monoplazas arranquen sus motores. Habla Niki Lauda, presidente no ejecutivo del Mercedes AMG Petronas F1: “Lewis ha aceptado ya que Nico ganó en Mónaco y él fue segundo. No hay queja de ello. En Montreal volveremos a reunirnos todos otra vez y discutiremos las cosas con calma y, después de todo, la lucha por el Mundial continuará con ambos a bordo de monoplazas idénticos”. Y añade que en la escudería no hay cambio en el plan de ruta: “Dejamos a nuestros pilotos competir entre ellos sin restricciones”.

SU ÚLTIMA VICTORIA. Lewis Hamilton cruza la meta al proclamarse vencedor del GP de Canadá 2012, en el que se impuso a Sebastien Grosjean y Sergio Pérez. © AFP SU ÚLTIMA VICTORIA. Lewis Hamilton cruza la meta al proclamarse vencedor del GP de Canadá 2012, en el que se impuso a Sebastien Grosjean y Sergio Pérez.

Y eso es precisamente lo que alimenta el morbo. Robert Kubica, que conoce bien a ambos pilotos, lo tiene claro: “Cuando luchas únicamente contra tu compañero de equipo, puede convertirse en algo realmente complicado. Si hay una mayor igualdad con el resto de pilotos, hay que apretar los dientes para terminar segundo; sin embargo, en la situación de Nico y Lewis se tiene que dar la circunstancia de que sea un día muy malo para no terminar en las dos primeras posiciones. Saben que están compitiendo contra otros pilotos que no tienen nada que perder porque Mercedes les ha sacado una gran ventaja”.

Esa ventaja se traduce en 57 puntos entre Hamilton, que es segundo, y Fernando Alonso, que marcha tercero. Y en cuatro puntos entre los dos compañeros del equipo de Brackley. Es en eso en lo único que se fija Lewis al aterrizar en Montreal. Ha mantenido silencio en las últimas horas y tira de memoria para afrontar el GP de Canadá con las mejores sensaciones. Hay una que no le va a abandonar pasen los años que pasen. Fue allí, en el Gilles Villeneuve, donde logró su primera victoria en la Fórmula 1. Fue en 2007, el año de las dagas voladoras en aquel equipo McLaren en el que estaba Alonso. Ese 10 de junio, Hamilton se impuso a Nick Heidfeld y Alexander Wurz. Rosberg, entonces en Williams, fue décimo en una carrera recordada por el escalofriante accidente de Kubica. Un día antes, Lewis también había firmado la primera pole de su carrera.

También se llevaría la victoria en 2010 y 2012, mientras que en 2008 y 2011 no pudo acabar. El primer año, al embestir al Ferrari de Raikkonen en pleno pit lane; el segundo, cuando Button, entonces compañero suyo en McLaren, le cerró contra el muro en plena recta de meta. Lo dicho, todo o nada. Así son las carreras en Canadá para un Hamilton cuyo reencuentro con Rosberg se paga a precio de oro por los fotógrafos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon