Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Ahora sólo importa el Levante”

AS AS 02/05/2014 F. J. Díaz, Juan Casáñez
Simeone, aclamado a su llegada al aeropuerto. © Chema Díaz Simeone, aclamado a su llegada al aeropuerto.

El Atlético salió del estadio Stamford Bridge vitoreado por los aficionados rojiblancos que se congregaron rodeando el autobús del equipo. En una noche así nadie quería marcharse del estadio donde el Atlético acababa de escribir una de las páginas más bonitas de su historia. Eso fue un anticipo de lo que le iba a suceder a su llegada a la capital de España, sobre las seis de la mañana. Unos 300 aficionados aguardaron al equipo rojiblanco y cuando los futbolistas y el cuerpo técnico salieron de la terminal 3 se desató la locura. Se formó un pasillo por el cual fueron pasando todos y los jugadores se hicieron una idea de lo que significa para su afición clasificarse para una final de Champions. Las bengalas que prendieron los seguidores ponían luz a una noche que se terminaba. Gabi era uno de los más felices del equipo. Se perdió la semifinal en Londres por sanción y tendrá ocasión de jugar la final con el club en el que se formó. Para todos es un partido especial, pero quizá más para él, un futbolista formado en la cantera del Manzanares, que ha vivido una época mucho menos gloriosa que la actual. Y Simeone fue el gran aclamado por los hinchas rojiblancos, hasta el punto de que se tuvo que quitar de encima a alguno de ellos.

Fue el broche final a una jornada memorable. En el avión hubo risas, felicitaciones de los seguidores que viajaron con el equipo y música para festejar el 1-3. Muchos de los componentes de la plantilla estuvieron acompañados por sus familiares, que disfrutaron tanto como ellos. En el vuelo de vuelta hubo dos palabras clave que no pararon de nombrarse: entradas y Levante.

Porque el Atlético jugará una final de la primera competición continental de clubes 40 años después y nadie quiere perderse ese momento. Y conseguir una entrada es el objetivo de muchos seguidores del Atlético. El segundo nombre propio es el Levante, próximo rival rojiblanco en Liga. El domingo a partir de las 17:00 horas el equipo madrileño juega en el Ciutat de Valencia con tres puntos que pueden ser decisivos para la conquista del título de Liga. En la expedición, tanto entre el cuerpo técnico como la plantilla y los aficionados, existe coincidencia en el hecho de que si el Atlético gana en Valencia, se llevará el campeonato liguero. Por eso no es de extrañar que todos dijeran que “lo más importante ahora es el Levante. Sólo importa este partido y este rival”.

Eso responde a la filosofía de Simeone que tan bien se explicó en las camisetas conmemorativas tras el partido de ayer y que los jugadores llevaban en el avión. “Juega cada partido como si fuera el último”, se podía leer en las mismas. El último no es, pero casi. A los rojiblancos les restan tres encuentros para el final del campeonato y ganando dos se llevarán su décimo título liguero. El objetivo es sumar los tres puntos en Valencia, hasta donde se desplazarán muchos aficionados rojiblancos e intentar cantar el alirón en casa, la próxima semana, frente al Málaga. Nada de cálculos ni especulaciones. Ganar otra vez, algo a lo que se ha acostumbrado este año el Atlético.

El del Málaga es otro partido y supone saltarse el guión del Cholo. Y nadie lo hace. Y mucho menos pensar en la final del 24 en Lisboa. Los jugadores se refirieron a ella tras el partido, pero poco más se hablará del choque hasta que llegue la fecha. “Juega cada partido como si fuera el último”. Ese es el lema. Lo pudieron ver todos en el avión. Una y otra vez. Lo llevaban puesto encima. La fiesta grande queda para el día 24 de mayo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon