Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Defender la investigación no es hacer defensa del dopaje”

AS AS 11/06/2014 Jesús Mínguez

Desde que comenzaron los recortes de subvenciones del CSD, el deporte ha tenido que aprender a sobrevivir. Para 2014 hay seis millones más: 36. ¿Cómo lo valora?

—En los últimos cinco años se ha bajado el 70%. Esta subida, pues, hay que aplaudirla y es buena, pero el deporte español necesita más medios. Lo dice cualquier presidente de federación: se disminuyen las programaciones, se sigue cuidando el alto nivel, pero el efecto de la crisis se notará dentro de cuatro o seis años en las categorías inferiores.

—Le hemos escuchado que la cadena del deporte español corre riesgo de romperse. ¿Cuál es su diagnóstico ahora mismo?

—Soy más optimista, en cuanto que hay subidas. También iniciativas como la de Telefónica de becar a ochenta menores de 23 años, el segundo escalón del olimpismo que si no tiene ayuda es imposible que llegue. Y sin pedir nada a cambio, sin exenciones fiscales. Al final, se va a algo que llevo diciendo desde hace mucho tiempo: se debe llegar a una conjunción de la iniciativa pública y privada, si no, no podremos competir con países que hacen una enorme inversión.

—El mismo día y a la misma hora el CSD presentaba otro plan de ayuda junto a la CEOE. Había deportistas que estaban convocados a los dos. ¿No hablaron para cambiarlos?

—Fue una circunstancia complicada. El nuestro lo habíamos anunciado con mucho tiempo y el del CSD con menos, pero seguro que había una imposibilidad de cambiarlo. No creo en la mentalidad de perjudicar al otro, porque todos estamos para defender al deportista. Todos nos debemos apoyar, y ojalá no se vuelva a repetir.

—¿Cómo calificaría su relación personal y profesional con Miguel Cardenal, cabeza visible del CSD? Me cuenta un presidente de federación que COFEDE (Confederación de Federaciones Olímpicas) les reunió e intentó que esa frialdad aparente mejorara…

—Es habitual que asistamos a esas cenas de COFEDE. Me colgaron el sambenito de esa mala relación y yo me llevo bien con Miguel Cardenal. No hay mal trato ni lejanía. El secretario de Estado defiende unas posturas y el presidente del COE tiene otra forma de ver el deporte. Esa divergencia es buena, y yo no quiero ser secretario de Estado. Nunca entraré en la política.

—¿Y qué le gustaría que hicieran y no hacen?

—No voy a decirle al máximo representante político del deporte lo que tiene que hacer. Simplemente creo que el deporte necesita dinero, que hay que caminar junto a la iniciativa privada y que para eso hace falta una Ley de Mecenazgo que favorezca que las empresas inviertan en deporte, como lo demostró la candidatura de Madrid 2020. Tiene que haber una misma norma para todos.

—El CSD les está apretando mucho las tuercas a las federaciones. Hay once que han superado el gasto pactado y esas cantidades se les detraerán de la subvención para 2014. ¿Le parece correcta esta medida?

Alejandro Blanco © JESUS AGUILERA Alejandro Blanco

—Desde mi experiencia como presidente de federación durante 14 años, nunca necesité que me apretaran las tuercas. El dinero público ha bajado enormemente y aún más los patrocinios privados y las federaciones están respondiendo bien, salvo casos excepcionales. Debo romper una lanza por cómo gestionan los recursos.

—¿Qué le parece el proyecto de la ‘Licencia única’ por la cual un deportista tendrá que obtenerla por la nacional y no la territorial para competir?

—Lo han dicho muchas federaciones y varias comunidades autónomas: la idea me parece buena, pero el inicio no fue el mejor. Meter todas las federaciones en el mismo saco es imposible. El deporte tendrá licencia única si se le pide, pero no en todos los deportes puede ser igual. Se debe conseguir vía acuerdo. La independencia de las federaciones, que están emitiendo acreditaciones privadas, se debe respetar. Luego está la parte política con las comunidades autónomas…

—Parece que la licencia está retrasando la Ley de Deporte Profesional (Cardenal habló de que estaría aprobada antes de cerrar las sesiones el Congreso este mes) y que va orientada al fútbol que a otros deportes. ¿Les han consultado?

—No, pero tampoco hace falta consulta. Y el fútbol tiene unas características que hay que contemplar sin ninguna duda. Es importante reunir a las federaciones que más intereses tienen con los mejores juristas y hacer una ley. Vía acuerdo es muy fácil hacer una ley en el deporte.

—Hace poco se declaró ‘Acontecimiento de Excepcional de Interés Público’ la LFP World Challenge, para promocionar la imagen de clubes españoles por el mundo y que aporta exenciones fiscales de hasta el 90% a las empresas que participen en él. ¿Qué le parece?

—Fenomenal. Pero si ese evento que va a vender la marca España con equipos españoles es de Excepcional Interés, también lo será la Selección de fútbol, o de baloncesto, o de atletismo, o de judo. No se debe hacer sólo una excepción cuando se habla de vender España a través del deporte. Hay muchos deportistas y federaciones, olímpicos y no olímpicos, que la llevan a través de todo el mundo.

—¿Cree que habría que aclarar ese concepto de ‘Excepcional interés público’? Regatas transoceánicas, que no dejan demasiado poso al deporte español, se han beneficiado en los últimos tiempos…

—¡Claro! Si esas regatas son de excepcional interés, no le cuento lo que debería ser la Federación de Vela, el deporte que más medallas olímpicas nos ha dado. La ley debe ser para todos igual.

—Volviendo al acto de Telefónica y las Becas Podium. ¿Invitó usted a Marta Domínguez? ¿Por qué?

—Se invitó a una serie de deportistas que han dado grandes éxitos, y Marta era una más.

—Allí estaba el futuro de nuestro deporte y no parecía lo más apropiado poner a Marta al lado, a quien la IAAF pide ante el TAS una sanción de cuatro años por indicios de dopaje…

—El que vaya Marta es un apoyo a esos jóvenes, igual al de otros exdeportistas. El tema de Marta con la IAAF no tiene que ver con ese acto, no se puede mezclar.

—¿Por qué tanto afán en defenderla?

—Dígame dónde la he defendido… Defiendo a todos los deportistas españoles. De ella ya dije lo que tenía que decir, y hablar más es perjudicial. Mantengo lo que dije la última vez.

—Entonces dijo: “Marta Domínguez sigue siendo la atleta española por excelencia. Si ha pasado 50.000 controles antidopaje sin problemas y, por mi información, sólo hay un valor anómalo en su pasaporte, lo que hay que cuestionarse es si el método del pasaporte biológico es fiable al cien por cien”. Puso en duda el pasaporte biológico, método de prueba válido para la AMA, el COI, o España…

—Yo sólo me he implicado en casos de dopaje en España cuando creo que puede cuestionarse un determinado método. Defiendo el máximo rigor en las sanciones, pero también la máxima seguridad en el método. Ahora el COE está en un camino de investigación que ya veremos a dónde va (el médico Cristóbal Belda, uno de los peritos que elaboraron el informe exculpatorio ante la Federación Española en el caso de la atleta trabaja en ese tema). Lo que yo he dicho es que el método debe ser seguro, y en ese camino aparece Marta como puede aparecer la figura de otro deportista. En mi vida profesional, jamás he tenido un caso de dopaje en el alto nivel. Soy presidente del COE y estoy alineado totalmente con el COI y la AMA. Me moriré defendiéndolos, pero también más investigación. Potenciarla y mejorarla. Lo que yo quiero es lo que han pedido los deportistas: seguridad.

—Pero si el Pasaporte se considera ahora lo más fiable, ¿por qué meterse en el berenjenal de defenderla, repito?

—No he sido yo el que me he metido. Hablé del método, no del caso de Marta. Y dije que hay científicos que están estudiando ese método. No he cuestionado que lo que hace la AMA esté mal, sino que hay científicos que van en otra dirección y presentarán sus trabajos. Interesadamente, alguien ha querido que yo apareciera cuestionando a la AMA… Dentro de poco veremos quién lleva razón.

(La Operación Galgo se cerró por fallos de procedimiento. Se anularon las escuchas y con ello nada de lo que salió sirve procesalmente. Pero en el sumario se puede leer, por ejemplo, una declaración de Alberto García ante la Guardia Civil en la que admite “haber recibido sustancias dopantes de Alonso Valero y Marta Domínguez, de quien dice que le ha facilitado el ORO y una ampolla de EPO, que Marta le decía se las hacía llegar César Pérez”. También está una bolsa de la Operación Puerto etiquetada como ‘Urko’. Y se probó que Marta tuvo un perro de igual nombre…).

—¿Por qué? ¿Por las investigaciones del doctor Cristóbal Belda?

—Ya veremos… Este país, con la lacra de la Operación Puerto encima, debe ser muy claro. Yo no he defendido a un deportista cuando le pillan dopado: me marcharía de aquí. Hay que luchar con todas las fuerzas y con los mejores métodos… Si se demuestra que hay un método de detección de dopaje mejor, ¿no lo vamos a seguir?

—Presentan la Oficina de Atención al Deportista y leo que un asesor es Nicolás Terrados: médico de la ONCE en el famoso Tour del ‘Caso Festina’ en 1998 y a quien Zülle o Jalabert acusaron de doparles con EPO. ¿Por qué seguir recurriendo e estas personas?

—Dejó el ciclismo hace más de quince años y en este momento lleva un centro de medicina deportiva (el Centro Regional de Medicina Deportiva del Principado de Asturias), es profesor de nuestro Máster de Alto Rendimiento y hay que escucharle: da lecciones de ética. En esta casa y en el deporte es un referente. Lo que haya hecho es su pasado, no sé de su vida antes. Que hable de él la gente que pasa por este Máster…

—Ahora el COI, en su ‘Agenda 2020’, le ha incluido a usted en la Comisión de Protección de Deportistas por sus “innovadoras propuestas de investigación en este campo”. ¿Cuáles son?

—¡Pues lo que estoy proponiendo! Investigación, investigación, investigación. Y buscar métodos que sean totalmente seguros. Qué casualidad que mientras cuestionan lo que digo, el COI me llame para esta comisión. Será que cuenta mi trayectoria. A veces tenemos mala memoria. El método de curación con factores de crecimiento de los doctores Mikel Sánchez y Eduardo Anitua (utilizado, por ejemplo, por Rafa Nadal) no estaba permitido. Les llevamos ante el COI y, tras explicarlo, se retiró de la lista prohibida. Defender la investigación no es defender el dopaje: más rigor y mejores métodos. Y de la mano de la AMA.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon