Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Descendí al Deportivo así que estaré en paz cuando ascienda”

AS AS 24/04/2014 Luis de la Cruz
Photo © Proporcionado por AS Photo

—Siempre compara la Liga a un maratón, pero lo va a acabar antes del kilómetro 42...

—Vamos a por el kilómetro 36 y estamos escapados. Si mantenemos este ritmo, como decía Arsenio, el resto va exigido y llegaremos de primeros antes de la última etapa. Pero eso pasa por ganar, ganar y seguir así. Pensar en el final ahora es inútil.

—¿Le gustaría celebrar ese ascenso en Riazor?

—Claro, pero eso no lo puedo controlar. Dependemos claramente de nosotros y no hay que pensar en otras cosas.

—¿Cuántas veces se dijo ‘menuda ocasión perdimos’?

—Hubo momentos que tuvimos opciones para escaparnos y no salió. Pero creo que lo hemos hecho en el momento oportuno y que además coincide con un momento extraordinario del equipo. Pero si algo nos distingue del resto en esta Liga es que tenemos regularidad.

—¿Está el equipo en su mejor momento de la temporada?

—Seguramente, pero es normal. Incorporamos a muchos jugadores en enero, y la mayoría en bajo estado de forma. Su ayuda empieza a ser significativa al llegar al nivel de los compañeros. No hay secretos, construir un equipo es cuestión de tiempo. Sueles tardar meses y estamos batiendo récords en eso.

—Usted ha vivido varios ascensos. ¿Es este especial por algún motivo?

—Sí, sin duda. Descendí con el Depor y voy a subir con el Depor. Eso es una tranquilidad impresionante para mí. Es pagar una deuda, una responsabilidad que tenía contraída. Si logro subir al Depor estaré en paz. Las otras veces cogí a los equipos ya en Segunda y es otra responsabilidad. Quiero pagar lo que me entregó la afición.

—Además, la situación económica del club obliga a subir...

—Aquí hice cosas que no hice en otros sitios. Me entregué en cuerpo y alma, como si fuese mi empresa. Estuve metido en el futuro del Depor desde el principio de la partida.

—La partida ya es larga, lleva 50 partidos con el Depor.

—Sí, y tengo unas ganas especiales de sumar partidos en Primera. Tengo el reto de superar a Cid Carriega en partidos de Primera. Es una vanidad estúpida, lo sé, pero es que lo he hablado con él muchas veces.

—De los 50, ¿con cuál se queda?

—Tengo marcado el último partido en Primera, fue duro y triste. Hicimos un esfuerzo muy grande. En el otro lado el derbi con el Celta, nos reanimó y nos lanzó a una buena racha. Pero en el corazón me quedó el de la Real.

—Ascender también es renovar. ¿Le motiva también eso?

—Tengo dos años más de contrato y mi intención es seguir. Soy feliz, me siento querido y reconocido. Estoy en mi casa y mejor no puedo estar.

—¿Planifica ya la próxima Liga?

—No mucho, la verdad. Ahora no es productivo y el club tiene gente para eso. Aún no ascendimos.

—¿Qué le pediría a la afición en este tramo final?

—Que lo viva a fondo. Siempre es mayor la alegría de un ascenso que de una salvación. Quedan tres partidos en Riazor y espero que sean de enorme alegría e ilusión para ellos.

—¿Y cómo tiene pensado celebrarlo usted?

—Lo que digo siempre, con la afición en Cuatro Caminos y lo que me salga.

—¿Qué le diría a los que dicen que los equipos de Vázquez bajan en las segundas vueltas?

—Es una tontería, pero... Lo único es el peligro de ver ahí el objetivo y pararte. Ésa experiencia sí la tengo y es un problema mental.

—¿Qué pasó con Marchena el día del Recreativo?

—No hubo problema. Venía muy cabreado consigo mismo y hablamos. No fue conmigo, estaba así porque no jugó y es normal en un futbolista. Fue un malentendido, hablamos luego y está zanjado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon